21Febrero2018

Miércoles, 21 Febrero 2018
6:59:20pm
  • La iglesia católica por la reconstrucción del tejido social
  • Por Dr. Luis David Fernández Araya (*)

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

El 5 de febrero de 2018, será la toma de protesta del Cardenal Carlos Aguiar Retes como nuevo Arzobispo Primado de México, labor que no resultará menor para los tiempos que vivimos en cuanto al desgaste que por años ha venido teniendo el tejido social mexicano.

Pero es una tarea que recae en manos de un hombre ha probado su capacidad para realizar su trabajo pastoral, como un hombre de Dios, que más allá de haber conocido al actual papa en 2007, ha dejado constancia de los temas que le interesan como la ecología, la migración, educación y el problema de las drogas.

Y es como él mismo lo definió llega “lleno de esperanza” a este nombramiento, esperanza que proviene del trabajo que ha venido haciendo en la Arquidiócesis de Tlalnepantla y que se reflejaba en su tarea cotidiana en las comunidades, donde las visitaba de manera constante a fin de realizar trabajo pastoral, pero enfocado en los principales problemas sociales, lo anterior lo asevero porque me tocó la fortuna de coincidir con él cuando me desempeñé como tesorero del municipio de Tlalnepantla y tuve la gran oportunidad de apoyarlo en muchos proyectos con el objetivo de recomponer el tejido social, en una sinergia entre lo público y la asistencia privada.

Atestigüé como profesional a un hombre de Dios, como persona a un excelente ser humano incansable sobre los principales temas de iglesia y por ello me uno a la celebración de su nombramiento, no solo por tener el honor de conocerlo sino porque estoy cierto de que la iglesia y su labor social entra a una etapa donde será protagonista de muchos cambios sobre los principales temas que nos atañen, pero desde los lugares de los problemas, recorriendo caminos, escuchando a la gente, acompañando a las soluciones.

Será una iglesia involucrada con los principales problemas sociales, que acompañará a los alrededor de 100 millones de fieles en nuestro país (somos el segundo país con mayor número de católicos en el mundo después de Brasil) como una voz autorizada que comenzará por señalar las deudas sociales, que reconocerá que debemos hacer algo, llamando a las cosas por su nombre, con valor, con la fuerza que lo representa en la voz y los hechos de un hombre probadamente claro y de resultados.

(*) El Autor es Economista Doctorado en Finanzas, Profesor Investigador de Varias Instituciones Públicas, Privadas y Funcionario Público.
Contacto en redes
@luisdavfer
Facebook
Page/LuisDavidFernándezAraya

Medios

Deja un comentario