21Febrero2018

Miércoles, 21 Febrero 2018
7:09:17pm
  • 2018
  • Por Dr. Luis David Fernández Araya (*)

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

Es inevitable cerrar el presente año sin hacer un par de reflexiones, más allá del sano ejercicio personal de saber qué nos deja el 2017, se trata de la impronta etapa que nos permiten como mexicano desearnos a todos un mejor año 2018. Lo merecemos.
Y lo merecemos como sociedad porque si algo nos arroja el 2017, es precisamente la lección de unidad y solidaridad que demostramos como país, el terremoto o el par de ellos que sufrimos nos movió más allá de la sacudida física, más allá del respetable puño en alto, nos dolió por los más de 400 muertos, por todos los daños materiales, pero nos pegó como un golpe al hígado para regresarnos a la inevitable realidad con la que convivimos un año más. Golpeó a los que menos recursos tienen, nos vino a decir que la naturaleza es sabia y que nos hemos equivocado, que está por encima de las cosas de los hombres y mujeres.
Cierto, un año más en la historia de nuestro país, pero llegamos a la aduana de esta etapa con amplias deudas hacia adentro que es preciso atender y debemos comenzar por algún lado. El 2018 es el mejor pretexto.
Nos hemos preguntado cientos de veces que qué necesitamos para alcanzar los niveles de vida de otras naciones que son ejemplo, como Suecia o de los países bajos, cierto, no hay respuestas absolutas, los “cómos” no son sencillos, pero si a algo debemos aspirar es que el siguiente año debe ser diferente al resto, no solo me refiero a que lo será por los temas conocidos como la salida o no del TLC de los Estados Unidos, el impacto de la reforma fiscal en EU, nuestras elecciones, sino a la actitud que debemos asumir en los temas domésticos, ahí radica la diferencia.
Sin los romanticismos propios del cierre de cada año, se trata de sacudirnos esa zozobra y volverla esperanza de que podemos ser mejores, para esto se necesitan más de 365 días para hacerlo, pero podemos, al menos, sembrar los elementos de que podemos aspirar a un país diferente. Cierto, no hay respuestas absolutas, sin embargo, 2018 se nos presenta como otra gran oportunidad.
Agradezco a este medio de comunicación haberme permitido, durante todo este año, una colaboración semanal sobre diversos temas, donde esta humilde aportación solo ha querido transmitir la enorme convicción de que el debate, las ideas y hasta ciertas provocaciones pueden contribuir a la modificación de nuestra realidad.
Felices fiestas!
*El Autor es Economista Doctorado en Finanzas, Profesor Investigador de Varias Instituciones Públicas, Privadas y Funcionario Público.
Contacto en redes
@luisdavfer
Facebook
Page/LuisDavidFernándezAraya

Medios

Deja un comentario