20Enero2018

Sábado, 20 Enero 2018
11:04:54am
  • La cultura de la identidad y arraigo
  • Por Dr. Emiliano Mateo Carrillo Carrasco

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

La confusión que han traído los partidos políticos en cuanto a fraudes electorales, compra de votos, robo de urnas, violencia y es que en la incipiente democracia ,fortalece más nuestro sistema político el votar que no votar. Las instituciones y las culturas político-mediáticas varían de manera considerable de un sistema político a otro o de un país a otro hasta el punto de introducir diferencias significativas en la relación entre la prensa y las fuentes políticas, por ejemplo (Charron, 1998: 89). Este tipo de análisis permite precisar las características propias del juego de la comunicación política y ese es el objetivo que se pretende alcanzar. los mecanismos de participación se caracterizan especialmente por su diversidad, evidente en factores tales como quiénes pueden participar (residentes, electores, individuos u organizaciones de la sociedad civil), las formas de participación (pasiva o restringida al acceso a la información, deliberativa y/o con capacidad para tomar decisiones e incluso implementarlas), el nivel de formalización de los mecanismos (por vía de ordenanzas o leyes, o convocados puntualmente por alcaldes o concejos deliberantes) o las competencias o capacidad de incidencia de los mecanismos participativos (que refiere a la diversidad de cuestiones que pueden ser objeto de la participación ciudadana, desde presupuestos a definición de políticas públicas en áreas específicas)
La rebelión de las masas partidarias los científicos y mechifiques del circulo de poder “ El proceso electoral del 2018 trae consigo personajes con síndrome de Hubris, trastorno común en los líderes políticos que se sienten semi-dioses, creen ser infalibles, insustituibles y necesarios. Por lo tanto, vemos las mismas caras pero propuestos en distintas candidaturas, cargos y aspiraciones políticas para los próximos comicios. El poder intoxica y envenena tanto que termina por podrir la democracia y hacer creer que su lucha por la utopía revolucionaria es la única vía para salvar al país. Encontramos políticos megalómanos, las características esenciales para describirlos es hacerse pasar por humildes, sencillos, modestos, disciplinados, con espíritu de sacrificio, dispuestos a anteponer su felicidad personal en aras del bienestar social, frívolos, solitarios, soberbios y narcisistas. Cientos de actores políticos muestran características megalómanas, pierden la realidad del contexto nacional, político, social y económico. ” Jessica Aguilar .
Lo cierto que las acciones de poder a un proceso electoral del 2018 con sus circunstancias de descensos y consensos del líder del círculo . En la búsqueda del concepto del merito en cada región es muy incierta a inteligencia del líder o por sus espectros de conducta ; si, el gobierno de los mejores y no los menos malos, es en base una vez más tres elementos de la persona ,conocimiento , habilidad y actitud prepositiva , y a sus estilos propios de identidad ,arraigo y amar su entornos socioeconómico ...el territorio---- . El voto, la manifestación más crítica de la opinión pública en un régimen democrático, se ha ido desprendiendo gradualmente de las lealtades partidarias (este fenómeno se produce en términos generales a escala mundial), para transformarse en un voto que pierde su carácter cautivo en ambos países. Este fenómeno es la manifestación explícita de un cambio que repercute en la opinión pública en general, que se vuelve más reflexiva, más sistemática y menos apasionada.
Un indicador evidente de este proceso es el aumento llamativo de los porcentajes de indecisos a pocos días del acto eleccionario; esa franja de la población es tan importante en la actualidad que muchas veces define el resultado de los comicios.La necesidad de una reciprocidad a la convivencia del poder público. Las nuevas visiones de protagonistas en el ámbito público están sumergidos a un circulo de poder , esto es ,en nuestro sistema de partidos cada uno tiene dueño . Disminución de la identificación partidaria. Este hecho quizás sea el más característico, aunque ello no invalida la identificación con líderes particulares o bien con movimientos que en muchas realidades exceden a la representación que un partido político tradicional puede ofrecer. En todo caso, y producto de lo analizado en el punto anterior, muchas de las representaciones han estallado en formas novedosas, sea a través de nuevos partidos políticos, como de manifestaciones u organizaciones sociales diversas (agrupaciones territoriales, representaciones de reivindicaciones nacionalistas, grupos de campesinos, organizaciones indigenistas, agrupaciones sindicales, liderazgos corporativos, etc.). Los medios locales ganan espacio en la estrategia mediática, así como en general, la campaña se desarrolla cada vez en los medios, sea por publicidad paga o de contenidos de relaciones públicas. Este es un hecho real aunque debe analizarse en cada caso en particular, teniendo en cuenta los diferentes estilos de financiamiento público que permiten subsidios a los partidos políticos y en especial el acceso gratuito a espacios en los medios de comunicación (ver Carrillo, Lujambio, Navarro y Zovatto, 2003).
También es necesario conocer la composición del sistema de medios y el mapa, esto nos permite una mejor focalización masiva de la misma estrategia política y así poder romper esquemas tradicionales y sobre todo la ciudadanía más informada ,de los que quieren gobernar , esto es, de donde viene y el cómo son parte de ese objeto el poder.En las acciones de poder centralista esta puesta la mesa ,pero falta los comensales para su operación; a pesar de todo el esfuerzo electoral volcado a la inversión en medios de comunicación y al gasto asociado a técnicas profesionales, todavía existen prácticas que constituyen reafirmaciones evidentes de partidos de masa o con lógicas atrapa-todo. Así, el uso o aprovechamiento de militantes, activistas o “gladiadores de base” al decir de Putnam (2000: 37) sigue teniendo un peso esencial en una campaña. Ganar la calle sigue siendo la consigna en casi todas las campañas. Reparto de votos o papeletas electorales, distribución de folletos o panfletos, pintadas en paredes o muros, movilización para los grandes actos, prácticas de caravanas multitudinarias, candidatos por ciudades y pueblos, la relación directa y personal con el ciudadano, generación de actividades con alta visibilidad callejera, agitar banderas, fiscalizar el día de las elecciones y cientos de otras actividades son una señal evidente de que la estructura partidaria es una característica irrenunciable. A la tipología de cada municipio o distrito , con sus riesgos de simulación y división interna. Las armas de poder en su lógica el dominio de las estructuras de movilización ,pero hay un elemento de actitud que es la identidad ,como vista de un todo a la pertenecía del derecho de tierra y no a la migración extranjera, los naturales en su momento deciden .
(*) Doctor en Ciencias Jurídicas

Medios

Deja un comentario