24Noviembre2017

Viernes, 24 Noviembre 2017
1:34:58am
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

La cuestión no es ser un empresario exitoso, de hecho requerimos muchos, que mexicanos se sumen a la construcción de riqueza y empleos para todos, eso habla de la buena salud nacional para hacer negocios.

La buena salud se convierte en tumor cuando al amparo se dudosas sociedades se crean fortunas y lo peor, que el empresario exitoso represente al podrido rostro de las complicidades políticas.

Es común toparse con personajes que de la noche a la mañana se suman al nuevo club de ricos. Ese es el caso de Carlos Lomelí Bolaños, un suertudo que tuvo a bien ser uno de los favoritos de Marcelo Ebrard cuando este era jefe de gobierno.

Ebrard, a quien por alguna razón le brotó lo generoso le dio por beneficiar a la empresa de Lomelí, Lomelí S.A. de C.V. con unos 930 millones de pesos para el afortunado. Así, Carlos Lomelí se dedico a surtir al Metro desde condones hasta DIUs.

Este sujeto fue todo un consentidazo de Marcelo, pues tuvo contratos por todas las esquinas, siempre favorito, siempre, sin explicación.

Y siempre protegido por el engañabobos de Marcelo Ebrard. Pero el tema no para ahí, Carlos Lomelí fue investigado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, por el mismo problema de Rafael Márquez y Julión Álvarez. Así es: Lavado de dinero.

Este amigo de Marcelo es un tipo con mucha suerte o mejor, tiene la protección de Ebrard al punto de haber sido nombrado coordinador de Morena en Jalisco, todo un blindaje que le otorgará sin duda una futura candidatura política con su consabida dosis de fuero.

Pero Carlos Lomelí y su buena estrella no deberían ser los únicos con foco de atención en esta trama, se trata de ir hacia donde habita el ex jefe de gobierno, un sujeto que se ha escurrido en varias ocasiones y que trae la cola de la línea 12.

Este pájaro de cuenta no ha sido tocado, sus tentáculos están metidos en prácticamente todas las áreas del gobierno de la ciudad, de otra manera no se explica el que a pesar de todas las evidencias Marcelo no haya sido tocado con el pétalo de un citatorio.

Ebrard viene jugando con AMLO, los dos están cortados con la misma tijera de la corrupción y de falsedades, pero la aparición de Carlos Lomelí podría otorgar más elementos para ahora si jalar el hilo que lleva hasta los pies mismos del ex jefe de gobierno. No sólo Ebrard sino López Obrador, a quienes se ha tardado en que la máscara se les caiga.

Carlos Lomelí, el coordinador de Morena en Jalisco es solo un peón, uno chiquito, pero como el existe un ejército de los suyos que operaron y operan todo el andamiaje que surte dinero y protección a ese oscuro personaje llamado Marcelo Ebrard.

¿Ahora sí ira por él, el gobierno federal?

Medios

Deja un comentario