30Marzo2017

Jueves, 30 Marzo 2017
11:29:54am
  • ¿Del lado de los criminales?
  • Por Carlos Ramos Padilla

RedFinancieraMX
México/Redacción central

 

Que peligroso resulta que por ejercicios mediáticos y electorales se hagan, como dijo Margarita Zavala, guiños a los delincuentes.

La operación ejecutada por la Marina en Tepic fue extraordinaria por su pulcritud, por su limpieza. Se abatieron a criminales con armas de alto poder. Operó la inteligencia del país y se pegó directo al corazón de una banda delincuencial que estaba sangrando a México.

Intentar ganar votos acusando al gobierno de cosas que no sucedieron y de dinamitar a las instituciones con el fin de subir en las encuestas es muy riesgoso para la nación.

Quien ahora crítica sin bases y acusa falsamente por el otro lado oculta sus nexos con bandas criminales en Guerrero. Que se apoyó a una pareja de extorsionadores y asesinos para ganar plazas y repartirlas entre narcos.

Que se financió abiertamente a una rural que pretende formar guerrilla y no estudiantes. Que esos, los que hoy levantan el dedo contra el Estado saben bien qué fue lo que ocurrió por lo menos con 43 jóvenes desaparecidos en Iguala.

Esos que hoy tratan de enfrentan a la población con el gobierno permitieron que disfrazados de comerciantes ambulantes los narcomenudistas se multiplicarán en la Ciudad de México.

La administración de la capital se convirtió en un saqueo hormiga a los pobres para mantener a un grupúsculo en el poder a razón de permitir de todo.

Los funcionarios que pasaban por las cuotas eran amparados desde las oficinas centrales para que, como sabemos, se llevarán hasta las ligas y en un engaño siniestro, con tal de ganar espacios, lo mismo se inventaban adelitas y hasta juanitos.

La palanca de crecimiento popular fueron los pobres, hoy son los migrantes. Antes se aseguraba que no había necesidad de salir del país que la política se hacía en casa, hoy es diferente, los votos están afuera y hay que placearse.

Antes era la constante mafia en el poder, los delincuentes de cuello blanco, los pirrurris quienes atentaban contra la estabilidad, hoy hay que contratarlos y nombrarlos asesores.

Antes era una distancia marcada a fuego, hoy es el discurso del amor. Acusar sin pruebas a la Marina de asesinar a menores de edad es la misma estrategia que se intentó cuando a gritos desde la tribuna se señalaba que a minutos de tomar la Presidencia Peña Nieto ya tenía en su historial a un muerto, cosa que se comprobó era absolutamente falsa y que nunca hubo disculpas ni explicaciones.

No, a ellos se les olvida rápido los linchamientos en Tláhuac, es más redituable hablar de Atenco. A ellos se les pasa por alto que un joven murió por el incendio que ocasionaron los de Ayotzinapa en una gasolinera en Chilpancingo, es mejor confundir con los 43.

Y así hicieron en Coyoacán, allá por Santo Domingo cerrando calles asegurando que el gobierno secuestraba a niños.

Qué podemos esperar si a ellos les llega una información de masacres de niños, la explotan mediáticamente y resulta que nada es cierto y eso, eso, que aún se pretenden candidatos que si en el ejercicio de la administración estuvieran, que susto.

¿Cómo ve usted que quien humilla así a las fuerzas armadas en meses pretende ser su comandante en jefe? y que conste que es pregunta.

Medios

Deja un comentario