21Febrero2018

Miércoles, 21 Febrero 2018
7:08:38pm
  • Unión para llegar a la Silla
  • Por Javier Divany Bárcenas (*)

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

El líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, a sus 80 años de edad, busca el respaldo del total de las tribus, organizaciones y fuerzas políticas que forman parte de este partido, porque sólo así él podría medir la fuerza que los llevaría a ganar las próximas elecciones.
Es quizá el último cartucho que Cuauhtémoc quemaría para poder ganar la “Silla Presidencial” y no precisamente para él, sino para que él pudiera llevar a alguien a los Pinos.
El hijo de del general Lázaro Cárdenas no se la va a jugar sólo porque sí, necesita de toda la unión del PRD, de todas las corrientes y tribus que existen, llama a la unión para defender el principio por el cual fue creado el partido del Sol Azteca que es la lucha por los que menos tienen, y además no pretende desgastarse en una batalla sin triunfo, quiere ganar desde antes, con un apoyo total de los militantes.
Desde la creación del PRD en 1989 Cuauhtémoc Cárdenas es elegido para ser el presidente del partido recién formado, junto con Efigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo.
Sin duda a quien habría que convencer es a Carlos Navarrete quien tiene el respaldo de toda la corriente de los “Chuchos” y del coordinador de los diputados en la Cámara baja, Silvano Aureoles Conejo, quienes seguramente buscarán mantener el poder de la dirigencia nacional.
Las reformas a las leyes secundarias energética y telecomunicaciones son parte de la manzana de la discordia que se discute en el centro del Partido de la Revolución Democrática y que hará que se defina el destino del su dirigencia, por eso es que a Cuauhtémoc no le queda mucho para convencer a todos los líderes de las tribus perredistas. Sin duda que Cuauhtémoc quemará su último cartucho.
Mirilla política
La Marina Armada de México está de manteles largos y en este su día de aniversario 1 de junio, es importante recordar que su trabajo por el país es el más reconocido por todos los mexicanos.
Su larga travesía no sólo ha sido por los litorales mexicanos, sino ha tenido que incursionar a tierra para defender la legalidad, tarea que le toda a las autoridades locales y federales.
Sin embargo, el país ha estado sumergido en los últimos 13 años en una guerra contra el crimen organizado, las bandas del narcotráfico y el contrabando que no han podido ser abatidas por la Procuraduría General de la República y por la Policía Federal, las cuales se vieron rebasadas durante los gobiernos panistas de Vicente Fox y de Felipe Calderón, ambos dejaron injustamente miles y miles de muertos producto de la guerra fallida.
La Marina Armada de México ha trasladado su fuerza de trabajo al interior del territorio nacional, a lugares como el Estado de México donde el gobernador Eruviel Ávila no ha podido, durante todo su gobierno, controlar siquiera a la delincuencia, mucho menos acabar con ella.
Imagínese que la Armada que vigilaba las costas mexicanas, ahora sus equipos acuáticos han siso llevados a Valle de Bravo donde vigilan las grandes presas, pero además muchos municipios de esta entidad son vigiladas en células formadas por Marinos, federales y policías estatales.
¿Qué tiene que estar haciendo la Marina en tierra? Cuando su trabajo es cuidar las costas por donde llega toda la mercancía ilegal a través de grandes barcos, donde también llega droga y se da el tráfico de personas.
Sin duda hay que reconocer que esta institución es el orgullo de nuestro país, al igual que la Secretaría de la Defensa Nacional, ambas han luchado por la seguridad del territorio que se ha visto amenazado por el crimen organizado y que son quienes harán que regrese la tranquilidad a México.
Felicidades almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, por llevar al frente de México esta gran institución que es la Marina Armada de México.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
@javierdivanybz

(*) Periodista

Medios

Más en esta categoría: « Zona Cero Zona Cero »

Deja un comentario