Inicio ColumnistasAcento Acento

Acento

por Redacción
  • ¿Hacia dónde va México?
  • Por Salvador Flores Llamas

RedFinancieraMX

Habían empezado a irse capitales del país, ¿cuántos más lo harán porque López Obrador decidió cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM?

El reafirmó que “nomás sus chicharrones truenan”, que los capitales deben sometérsele, y no faltará quien diga que es el premio a que después de su triunfo electoral muchos de los grandes iniciativos privados publicaron un video en que se le pusieron de hinojos.

Pero el mensaje principal de Amlo fue: Los empresarios ya no manejarán al gobierno. Estado y capital no son socios, y “yo no estoy de adorno”.

Sin duda muchos hombres de dinero otean otras latitudes con más garantías para los negocios. Jair Bolsonaro, nuevo presidente de Brasil, ofrece amplias garantías a los capitales extranjeros; hacia allá se irán con los de otros países.

Mientras, se cerrarán aquí más posibilidades de abrir empleos; que no es óbice para que Amlo ofrezca trabajo a los migrantes centroamericanos, que suman miles. Ya viene una tercera caravana y muchos desistirán de seguir hacia EU, porque aquí tienen grandes oportunidades.

La inmensa mayoría de mexicanos no participamos en la consulta popular para convalidar el proyecto Santa Lucía; el Juez Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, Juan Pablo Gómez confirmó que fue ilegal, porque López Obrador aún no es autoridad y, por tanto, no podía ser “vinculate” u obIigatorio acatar su resultado.

Otra mentira en que fincó su decisión: que el presidente Fréderic Macron, de Francia le mandó un estudio sobre que Santa Lucía era el sitio indicado para el nuevo aeropuerto. Pero de inmediato la cancillería y la embajada francesas lo desmintieron por escrito

El gobierno francés sólo puso en contacto a Amlo con la empresa Airbus, que realizó un análisis rápido según los datos que le envió el ingeniero predilecto de Amlo, José María Riobóo, que concluyó lo que esperaba el presidente electo.

No extraña, pues, que el futuro secretario de Comunicaciones, Jiménez Spriú constantemente mintiera al abogar por Santa Lucía, proyecto del que no existe ningún estudio serio; es puro bla-bla-ba, y no es así como se deciden las cuestiones básicas de México ni de ningún país.

Tampoco puede creerse que Ruibóo no vaya a intervenir en construir Santa Lucía, pues es socio consentido de Andrés desde que construyó los segundos pisos del DF, y Amlo decretó que sus cuentas se guardaran en secreto, como jefe de gobierno.

Entretanto, la tormenta financiera se cierne sobre México: la Bolsa de Valores perdió en un día más de 20 mil millones; el peso más de 1.50 desde la noche del domingo, y Ficht, HR Ratings y Mooy’s, calificadoras internacionales empeoraron su opinión sobre México por la incertidumbre y el deterioro de las políticas de Amlo

Subrayaron que la decisión de cancelar NAIM envía una señal negativa a los inversionistas.

También debe verse como rechazo al priismo corrupto, que ya no pudo imponer a su candidato y entendió que ni con el fraude de siempre lo haría. Mas para muchos Amlo comió ansias, pues pudo esperar a tomar posesión y anunciar la cancelación de NAIM.

Si no quería cargar con la responsabilidad, pudo convocar a una consulta popular, ya con los requisitos legales cambiados, al cabo Morena tiene mayoría para lo que él le ordene.

Mientras, pudo aprovechar el tiempo para analizar las prioridades y afinar los proyectos con que enfrentará nuestros ingentes problemas (corrupción, impunidad, inseguridad pública, pobreza), que se comprometió a desterrar.

Era fundamental ganar credibilidad, mas por desgracia, ésta resultó muy lesionada por el lance del aeropuerto, ahora que México más la necesita.

Si los colaboradores moderados de Amlo, como Alfonso Romo se decepcionaron aunque no lo digan, será muy difícil que el dialogo que éste emprenderá como jefes de la iniciativa privada restablezca la confianza; se la habían reintegrado cuando él se lo pidió después de la elección

Parece inútil insistir en que la clave está en atender el aviso de Enrique de la Madrid, secretario de Turismo: la disposición de un grupo de empresarios a continuar con NAIM, pagar al gobierno lo que ha invertido allí y participarle de los altos rendimientos, más los impuestos que generará.

Una solución muy saludable, desapasionadamente.

Por lo visto, correrá la misma suerte que la propuesta del ingeniero Slim en una carta manuscrita a Amlo, de que los hombres de negocios se harían cargo de NAIM sin costo para el gobierno, y además le participarían de sus beneficios.

Obrador se la agradeció le prometió que se reunirían tras conocer el resultado de la famosa consulta. “Después del niño ahogado…”

El aviso de que el dictador venezolano Nicolás Maduro vendrá a la toma de protesta de Amlo es rechazada por la mayoría de los mexicanos, que piden se le cancele la invitación, a lo que se opone el futuro gobierno.

No vaya a ser un preanuncio de lo que nos espera después de otra consulta popular, entre las que implementará el gobierno obradorista.

llamascallao@hotmail.com

@chavafloresll

Te puede interesar