Inicio Deportes Adriana Guzmán y Brenda Báez quieren aportar al tenis de México

Adriana Guzmán y Brenda Báez quieren aportar al tenis de México

por Redacción
  • “No tiren la toalla, participen en los torneos de la AMTP”, piden a las tenistas
  • Por Mauro Flores Ledesma

RedFinancieraMX

Humildes en la victoria, con muchas ganas de colaborar en lo posible por el desarrollo del tenis en nuestro país y por compartir sus experiencias a las jóvenes talentos del deporte blanco en México se mostraron las actuales campeona y finalista del Campeonato Nacional Femenil 2018 de Primera Fuerza, la mexiquense Adriana Guzmán y la capitalina Brenda Báez.

Ambas jugadoras, con una amplia trayectoria en el tenis nacional desde sus etapas infantiles-juveniles y orgullosamente participantes en el Circuito Profesional de la AMTP (Asociación Mexicana de Tenistas Profesionales), pueden ya considerarse como parte de la meca del tenis mexicano.

El Lic. Javier Gaitán Estrada, presidente de la AMTP apuntó: “En estos momentos Adriana Guzmán y Brenda Báez pueden considerarse parte del selecto grupo de campeonas y subcampeonas nacionales donde hay glorias del tenis como Yola Ramírez, Rosa María Reyes, Claudia Hernández, Alejandra Vallejo, Elena Subirats, Marcela Zacarías, nuestra última tricampeona, y muchas más que forman parte de esta historia admirable del tenis nacional”.

DURO CAMINO

Para la blonda mexiquense Adriana Guzmán, de 26 años, las cosas no han sido sencillas. Jugó sus etapas infantiles-juveniles en 12, 14 y 16 años, donde llegó a ser la uno de México, becada por el tenis estudió la preparatoria y la Universidad en el TEC de Monterrey, campus Estado de México, donde actualmente concluyó ya la Licenciatura en Mercadotecnia.

En su etapa colegial en nuestro país, Adriana fue la número uno en los torneos del CONDDE (Consejo Nacional del Deporte de la Educación A.C.) y la CONADEIP (Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas) lo que le permitió participar en las Universiadas celebradas en Kazán, Rusia 2013 y Daegu, Corea del Sur 2015.

Su pase por la CONADEIP le permitió también conseguir un boleto para la calificación de singles en el Abierto Mexicano de Tenis 2015 y también lo hizo en dobles llevando como compañera a la potosina Carolina Betancourt, debutando así en torneos de la WTA (Asociación Femenil de Tenis, por sus siglas en ingles).

Adriana comenzó a jugar torneos futuros en el 2008 a la edad de 16 años ya que participó en los 3 que hubo en la Ciudad de México. En el 2009 sólo tuvo oportunidad de participar en el que se realizó también en la CDMX, mientras que en 2014 participó en dos: Coatzacoalcos y Pachuca. Éste de gran satisfacción ya que salió de la calificación y llegó hasta semifinales donde cayó 4-6, 6-4, 6-1 con Carolina Betancourt. Cabe resaltar que en octavos de final obtuvo una gran victoria sobre la japonesa Ayaka Okuno, quien unos meses después llegó al sitio 285 de la WTA.

DEBUT ABIERTO MEXICANO

En 2015 Adriana Guzmán tuvo mayor participación en torneos profesionales ya que compitió en San Luis Potosí; en los tres que hubo en Manzanillo; otro en Ciudad Obregón; en Metepec, Estado de México, donde cayó en primera ronda con la brasileña Fernanda Álves (132 WTA)  por 6-2, 6-4 y por supuesto en el Abierto Mexicano donde perdió en la primera ronda de calificación con la española Sara Sorribes (86) por 6-1, 6-1.

En 2016 Adriana jugó el ITF que se disputó en Sayavedra y el año pasado sólo estuvo en el ITF de Irapuato donde en octavos de final perdió con la eslovaca Michaela Harcova (345).

La tenista mexicana quiso darle un giro a su vida y viajó a Saltillo, Coahuila, donde se enroló como coach en el Club San Ysidro. Hace 6 meses decidió regresar a su natal Estado de México, donde actualmente encabeza, junto con Alexis Carlos, la Escuela de Tenis del Club de Golf Bellavista, donde su objetivo principal es brindar una estructura de tenis en todos los niveles, desde Minitenis hasta Alto Rendimiento.

SIN TORNEOS EN MÉXICO

El nulo apoyo a los tenistas profesionales de nuestro país y los muy, pero muy escasos torneos profesionales de la ITF (Federación Internacional de Tenis) fueron los dos aspectos decisivos para que Adriana buscara una carrera como coach de tenis: “El tenis es mi vida, me encanta, pero hay muy pocos torneos en México y sin patrocinio es difícil salir a otros países a buscar puntos internacionales”.

“Compito en los torneos de la AMTP y hoy me siento orgullosa por ser CAMPEONA NACIONAL. Quiero ayudar a las chicas más jóvenes y a ellas sólo les pido que no tiren la toalla, que no pierdan la oportunidad de jugar los torneos AMTP y suban de juego”.

BRENDA BÁEZ, JUGADORA AMTP

Más joven, apenas con 20 años de edad, la capitalina Brenda Báez se batió en grande para acabar en cuartos de final con la segunda sembrada, la poblana Ximena Hermoso, al son de 0-6, 6-2, 6-2 y en semifinales con la cuarta en la siembra, la también capitalina Elda Lara al son de 6-1, 6-3 para caer en la final con Adriana Guzmán por 6-4, 6-2. Sin embargo, en dobles se quedó con el cetro junto a Paulina López tras vencer a Adriana Guzmán y a Lydia Oviedo por 7-6 (5), 6-7 (3), 10-8.

Brenda Báez disputó el tenis en las categorías infantiles-juveniles siempre destacando entre las mejores, compitió en 5 Olimpiadas Nacionales, ganando una medalla de plata en dobles y participa continuamente en el Circuito de la AMTP donde ha ganado cualquier cantidad de etapas.

Esta actualmente becada por la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana), plantel Iztapalapa, donde estudia la carrera de Biología experimental.

En julio pasado participó en la Juegos Panamericanos Universitarios que se celebraron en Sao paulo, Brasil, donde obtuvo la medalla de bronce en singles, compitiendo con jugadoras ranqueadas en la WTA.

Brenda Báez ha participado en torneos profesionales ITF desde 2014 cuando jugó la calificación en Pachuca y este año lo hizo en el ITF del Club Irlandés donde cayó en octavos de final ante la canadiense Raphaelle Lacasse.

Adriana y Brenda son dos joyas mexicanas que tendrían que estar en la mira de la FMT no sólo como jugadoras en los representativos nacionales, también como posibles integrantes del grupo de entrenadoras mexicanas que pueden hacer mucho por este deporte.

Algunas de las mejores jugadoras que participan en el circuito de la ITF o WTA quizá prefieren descansar que recibir el orgullo de ser campeonas nacionales, tal vez no desean compartir sus experiencias con jugadoras mexicanas más jóvenes o tal vez haya temor de perder en una ronda previa. Lo cierto es que el nivel de varias o muchas de estas niñas mexicanas le podría dar un buen susto a cualquiera de ellas.

Te puede interesar