Inicio ColumnistasAnálisis a fondo Análisis a Fondo

Análisis a Fondo

por redfinanciera
  • Lamentaciones de la hipocresía
  • Trump, ¿contra el racismo y el supremacismo?
  • El asesino de El Paso iba por los mexicanos
  • Por Francisco Gómez Maza

RedFinancieraMX

Condenable la masacre contra mexicanos en un centro comercial de El Paso, Texas, una comunidad casi mexicana, unida urbanamente con Ciudad Juárez, Chihuahua. Paso del Norte se llamaba hasta por tiempos de la revolución.

Dice Trump que las armas no son las importantes, sino la actitud de quien las posee y las usa. El hecho dramático es que a cada rato hay una masacre en los Estados Unidos, en escuelas, en lugares públicos. Los presidentes condenan los hechos, pero nunca se les ocurre cambiar las reglas del juego, o del fuego, y continúa la costumbre hecha ley de que cualquier persona puede adquirir y portar un arma en cualquier armería de las miles que hay en las ciudades y pueblos de la unión norteamericana.

La Asociación Nacional del Rifle es poderosísima. No puede nadie con ella. Ningún presidente. Y menos Trump.

Cualquiera, independientemente de su situación sicológica, independientemente de que sea una mente criminal puede comprar un arma o las que quiera. Las armas estadounidenses están circulando por todo el mundo, generalmente en manos de la delincuencia. México se ha quejado consuetudinariamente de que la inmensa mayoría de armas de alto poder que asesinan en México son compradas libremente en las armerías estadounidenses. Ellos ponen las armas; nosotros ponemos los muertos en estos aciagos tiempos de sangre, dolor y lágrimas por los que pasamos en México.

Aparentemente murieron 20 bajo las balas del cuerno de chivo del asesino. Muchos mexicanos. El asesino declaró en una especie de proclama que iba contra la invasión hispana, es decir mexicana, pues el escenario que escogió para disparar cientos de balas es una zona mayoritariamente mexicana de allá y de acá de este lado.

Lo que no puede pasarse es la hipocresía de las derechas estadounidenses, personificadas por su presidente, Donald J. Trump. Impunemente, el presidente impulsa el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco. Hasta quiere construir un muro por toda la frontera con México, para que no pasemos a territorio estadounidense. Y sin recato alguno, el señor Trump muestra su doble cara, su doble moral, su mediatismo burdo. “Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco”, afirmó en una declaración desde la Casa Blanca, tras los tiroteos registrados el pasado fin de semana en El Paso (Texas) y Dayton (Ohio), que dejaron 29 víctimas mortales.

Donald Trump condenó el lunes 5 de agosto la ideología racista del supremacismo blanco, sospechosa de causar uno de los dos tiroteos masivos que enlutan al país, pero evitó hablar de las armas de fuego y de las acusaciones sobre su retórica incendiaria.

En su mensaje a la nación televisado desde la Casa Blanca, Trump describió los tiroteos masivos como un “crimen contra toda la humanidad”, y ofreció sus condolencias a México por los fallecidos en El Paso. “Nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca, insistió una y otra vez. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos. El odio deforma la mente, devasta el corazón y devora el alma”, dijo.

Pero prefirió denunciar “la glorificación de la violencia”, afirmando que internet ha radicalizado las “mentes perturbadas”, antes que referirse a la disponibilidad inmediata de armas de fuego como el principal problema detrás de la epidemia de violencia armada en Estados Unidos. “Debemos reconocer que Internet ha proporcionado una vía peligrosa para radicalizar las mentes perturbadas y realizar actos dementes”, dijo Trump, mencionando además los “horripilantes y espeluznantes videojuegos que ahora son comunes”.

En fin, el discurso de la doblez, de la hipocresía. Hasta pidió la pena de muerte para quienes arman matanzas, sin decir – ni lo puede decir – que estas manifestaciones de violencia extrema son producto del capitalismo salvaje. @analisisafondo @AFDiario

Te puede interesar