Inicio Finanzas Banxico mantiene postura monetaria sin unanimidad

Banxico mantiene postura monetaria sin unanimidad

por Redacción
  • La tasa de referencia se queda en 8.25%

RedFinancieraMX

La Junta de Gobierno del Banco de México decidió por mayoría mantener la tasa de referencia en 8.25%, con un voto de los miembros en favor de una reducción de 25 puntos base.

De acuerdo con analistas de Intercam, el comunicado no dio indicios claros de ajustes a la baja en el futuro cercano, pero admitió un balance de riesgos para la inflación más equilibrado (aunque aún plagado de incertidumbre). Esto resultó en un tono del comunicado que fue menos agresivo (dovish) comparado con comunicados anteriores; aunque persiste la postura de alerta ante los riesgos e incertidumbres.

Banxico afirmó que algunos riesgos para la inflación han disminuido, pero otros han aumentado. Dentro de los riesgos al alza se encuentran el tipo de cambio, que aún podría ser presionado por factores internos o externos; la amenaza de EE.UU. de imponer aranceles y la adopción de medidas compensatorias (mitigado recientemente por un acuerdo temporal); posible volatilidad en energéticos y agropecuarios; el deterioro de las finanzas públicas; las revisiones salariales; el proteccionismo a nivel global (guerra comercial); y la persistencia de la inflación subyacente en niveles altos (que mantiene expectativas altas de inflación).

Como riesgos a la baja el banco incluye uno nuevo: la posible apreciación de la moneda por una política monetaria más acomodaticia en economías avanzadas; el cual se suma a la desaceleración económica.

Destaca que el organismo se muestra más optimista sobre el futuro comportamiento de la inflación subyacente y el posible impacto de la desaceleración en la caída de este subíndice, a pesar de su repunte en abril y en la primera quincena de junio. Pero se mantiene alerta a la incertidumbre del entorno, particularmente la amenaza de aranceles y la fragilidad financiera de PEMEX, que sigue sin resolverse. El riesgo de deterioro de las finanzas públicas y los posibles episodios de volatilidad por recortes a la calificación crediticia de PEMEX y el soberano se colocan como los riesgos más relevantes para el entorno.

En cuanto al crecimiento, el balance sigue sesgado a la baja y se ha deteriorado, pues el banco reconoció que la debilidad ha sido mayor de la esperada. Resaltó la debilidad de la demanda interna y la desaceleración en el sector servicios como factores determinantes en el mal desempeño económico reciente.

Si bien el comunicado no abre de manera explícita la puerta a probables recortes en el corto plazo a la tasa objetivo, la preocupación de Banxico por la desaceleración global y local repercute directamente en su balance de riesgos para la inflación y le da un tono menos restrictivo. Además, la falta de consenso en la votación demuestra que se han fortalecido los argumentos para una política monetaria más laxa. Esto provocó que en el mercado de deuda soberana las tasas de interés cayeran tras el anuncio (-4pb, 2 años; -10pb, 3 años; -8pb 5 años; y -8pb, 10 años), aunque el tipo de cambio y la bolsa de valores no vieron movimientos importantes.

Hacia adelante, esperaríamos ver un giro definitivo hacia una política monetaria más acomodaticia del banco en los próximos dos meses, a medida que se resuelva el tema de migración y aranceles con EE.UU. y que se confirme la tendencia de baja en la inflación. La postura más acomodaticia del FED dará margen de maniobra suficiente al banco para bajar las tasas de interés aún con la persistente incertidumbre de la situación en PEMEX.

Te puede interesar