Inicio ColumnistasCentro histórico Centro Histórico

Centro Histórico

por Redacción
  • Recuento breve de los daños de causados por huachicoleros
  • “Ya no más una televisión para una clase media jodida”, dice Villamil
  • Crece la respuesta al autoritarismo en el mundo
  • Maduro dice revisara “total y absolutamente” las relaciones con EE.UU.
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

RedFinancieraMX

No bueno, ahora resulta que “en el nombre sea de  Dios” y siguen los amarres de navajas de todos tipos y colores, claro que también sabores y ahora el turno tocó al personaje designado por el presidente Andrés Manuel López Obrador como coordinador del Sistema Público de Radiodifusión y Televisión del Estado Mexicano llamado Jaime Villamil quien de inmediato blandió su espada al señalar que se buscará que ya no haya más televisión para la clase media “jodida” sino todo lo contrario.

Lo que realmente esperamos los mexicanos es que de una vez por todas se arranque de raíz todo lo que representa un problema de robo crimen. corrupción y que “caiga quien caigare”, como dicen en mi pueblo, y del nivel que sea terminen en la cárcel aunque pensamos que tal vez no alcance para albergar a todos los que han empobrecido al país con todas las prácticas de saqueos y sabotajes contra el gobierno de AMLO que es el que paga las consecuencias de todo lo que ha sido intentos descarados por acabar o con serios intentos por acaba con nuestro querido México.

Por cierto ayer se dijo “Nuestro mercado en este país es muy claro: la clase media popular. La clase exquisita, muy respetable, puede leer libros o Proceso para ver qué dicen de Televisa… Estos pueden hacer muchas cosas que los diviertan, pero la clase modesta, que es una clase fabulosa y digna, no tiene otra manera de vivir o de tener acceso a la distracción más que la televisión”.

Así lo afirmó Jenaro Villamil, quien fue propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador para coordinar el Sistema Público de Radiodifusión y Televisión del Estado Mexicano, ofreció hacer un sistema articulado que ofrezca “contenidos de utilidad y calidad”.

Al ser presentado por el presidente como nuevo funcionario encargado de los medios del Estado, Villamil dijo que ya no habrá “más una televisión para una clase media jodida, que no va a salir de jodida como dijo un clásico”. El clásico al que se refería era Emilio Azcárraga Milmo, El Tigre, presidente de Televisa hasta mediados de los 90, a quien se le atribuye las siguientes palabras: “México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.”

La frase fue recogida por el mismo Jenaro Villamil en un artículo de la revista Proceso publicado en 2013, en donde señala que lo de ‘El Tigre’ había sido un discurso improvisado con motivo del éxito internacional de la telenovela ‘Los Ricos También Lloran’. “Los ricos, como yo, no somos clientes porque los ricos como yo no compran ni madres”.

Jenaro Villamil es politólogo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha sido reportero, así como escritor y docente. Nacido en Mérida, Yucatán, en 1969, se dedica principalmente al análisis de los medios de comunicación fue propuesto como coordinador del Sistema Público de Radio y Televisión.

Desde hace varios años, Villamil comulga con las ideas de Andrés Manuel López Obrador y fue un crítico del presidente anterior, Enrique Peña Nieto, a través de su libros “La caída del telepresidente” (2015), “Ciberdisidencias” (2014), “Peña Nieto: el gran montaje” (2012) y “Si yo fuera presidente. El reality show de Peña Nieto” (2009). Ha sido reportero en “El Financiero”, “La Jornada” y, desde 2004, de la revista “Proceso”. Dirige también el portal “Homozapping” y es profesor de la Maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién.

En fin que esperaremos veremos y diremos si las cosas marcharán así o también tendrán tropezones como los que ocurren hasta ahora en el flamante gobierno López-Obradorista.

Ahora que después de la histeria colectiva por el “desabasto” en Ciudad de México y real escasez en algunos estados como Guanajuato, Hidalgo, Estado de México, Michoacán y Querétaro, vale la pena hacer un recuento de daños o al menos lo que expuso esta primera crisis del gobierno de López Obrador.

En los 30 primeros días de la nueva administración se han dado varios cambios, pero la decisión de cerrar los oleoductos fue sin duda la más audaz, aunque tal vez no la más popular.

Se le ha criticado en diversos medios y, por supuesto, en las redes sociales. Sin embargo, todo el proceso se podría calificar como una falla en los cálculos que hizo el gobierno sobre las consecuencias; el desabasto y el pánico que causó la posible escasez. Esto solo puede calificarse como falta de visión total del problema, pero la ingenuidad no está permitida para gobernar, y la otra, una total falta de manejo de crisis, de comunicación y de anticipación.

Como ejemplo nos sirve el pasado aviso durante semanas de los arreglos al sistema Cutzamala, (que no sirvió pero eso es otra historia) su planeación y la comunicación del gobierno de la Ciudad de México anticipándose al problema del desabasto y la prevención a cargo de la misma ciudadanía de guardar agua y cuidarla funcionaron.

No sabemos si el cierre de los oleoducto tenía que permanecer en secreto o si fue un fallo de estrategia, lo cierto es que hizo más daño el pánico que generó que la distribución como tal.

Eso sí, lo que podemos decir es que AMLO logró romper con un hecho histórico al romper con el monopolio de distribución de PEMEX y el mismo Sindicato dio su aprobación para las medidas tomadas incluso las que se referían a la distribución de pipas de empresas privadas a las estaciones de servicios.

Luego de la decisión del gobierno federal de cerrar los oleoductos de donde se surtían, al parecer, sin ninguna restricción o vigilancia los huachicoleros, las autoridades se vieron en la necesidad de improvisar una forma de distribuir el combustible a las estaciones. Ahí comenzó el problema, pues acercar tantos millones de litros a las ciudades en pipas de PEMEX, debido a la ley que impone al Sindicado a transportar el hidrocarburo mínimo durante la última milla antes de las estaciones, complicó aún más la distribución. Esto, aunado a la distancia y otros problemas incluso de seguridad para que las pipas llegaran.

Pues si ahora se conoce que existe una creciente oposición a los gobiernos autoritarios y fue el avance más importante del último año, explicó el grupo en su informe anual sobre el estado de los derechos humanos en el mundo. “Los mismos populistas que propagaron el odio y la intolerancia están alimentando una resistencia que sigue ganando batallas”, dijo el director de HRW, Kenneth Roth. “Se están ganando batallas importantes, revitalizando la defensa global de los derechos humanos”.

El reporte, publicado en Berlín, señaló que esta respuesta puede verse en los esfuerzos para resistir los ataques a la democracia en Europa, para evitar un baño de sangre en Siria o para frenar los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí y el bloqueo a los civiles en Yemen.  En Europa, el respaldo a los derechos tomó muchas formas, tanto en las calles como en las instituciones, según el informe.

Grandes multitudes se manifestaron contra el gobierno cada vez más autoritario del primer ministro de Hungría, Viktor Orban, y sus límites a la libertad académica. Decenas de miles de personas salieron a las calles en Polonia frente a los intentos del gobierno de erosionar la independencia de la justicia. Y a nivel gubernamental, Alemania, Dinamarca y Finlandia dejaron de vender armas a Riad tras el asesinato del escritor saudí Jamal Khashoggi.

En Estados Unidos, la oposición demócrata se hizo con el control de la Cámara de Representantes en las elecciones de mitad de legislatura, y los votantes rechazaron el denominado “alarmismo” del presidente Donald Trump, “que quiso movilizar a su base de simpatizantes tratando de presentar a los solicitantes de asilo que huían de la violencia en Centroamérica como una crisis”.

Votantes en Malasia y Maldivas echaron del poder a primeros ministros corruptos, el primer ministro de Armenia renunció en medio de multitudinarias protestas por la corrupción, y la presión popular forzó la salida de un gobierno abusivo en Etiopía, que fue reemplazado por un primer ministro con una impresionante agenda de reformas.

“Si eres un autócrata, es muy conveniente violar los derechos humanos. Es la forma de mantenerte en el poder, es la forma de llenar tu cuenta bancaria, es la forma de pagar a tus amigos”, dijo Roth a The Associated Press.

Pero “el rol del movimiento de los derechos humanos está aumentando el costo de estas violaciones de derechos. Esto no es algo que ocurre de la noche a la mañana… pero sabemos que si se encarece el costo de los abusos, en última instancia, los gobiernos se darán cuenta de que no merece la pena y empezarán a frenar esos abusos”, agregó.

Sin embargo, también se registraron reveses.  En el último año, China incrementó la represión a su peor nivel en décadas. Roth se mostró preocupado por la decisión del presidente, Xi Jinping, de eliminar los límites a su mandato y porque las autoridades ampliaron enormemente la vigilancia a la población civil.

“Este año quedó claro que tiene detenidos a un millón de uigures para la llamada reeducación, que básicamente significa obligarles a renunciar al islam y a renunciar a su origen étnico”, apuntó Roth. Si cualquier otro país estuviese haciendo esto “sería un escándalo, pero China, debido a su poder económico, se está saliendo con la suya”.

A temblar se puso Donald Trump y todo Estados Unidos de Norte América cuando el presidente espurio, así le llaman en su mismo país, Nicolás Maduro manifestó su irritación con EE.UU. cuando amenazó con que el país revisará de forma “total y absoluta” sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos, tras las declaraciones del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, en las que apoyó las manifestaciones convocadas para mañana.

“He decidido y dado la orden al canciller (Jorge Arreaza) a que iniciemos una revisión total absoluta de las relaciones con el gobierno de Estados Unidos y en las próximas horas tomemos decisiones”, dijo, según ha informado la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

Horas antes, Pence reiteró el apoyo de la Administración norteamericana al pueblo venezolano en su “grito de libertad”, de cara a las marchas opositoras convocadas para el miércoles y ” “hasta que la democracia en Venezuela sea restaurada”.da”.

“Hola, soy Mike Pence”, dijo el “número dos” de la Casa Blanca en un breve video que difundió a través de las redes sociales intercalando palabras en español para dirigirse directamente a los venezolanos ante lo que se prevé que sea una jornada de grandes movilizaciones contra el gobierno de Maduro.

“Al alzar sus voces mañana, en nombre del pueblo estadounidense, le decimos al pueblo entero de Venezuela, estamos con vosotros”, declara, antes de asegurar que el respaldo del gobierno de Donald Trump se mantendrá “hasta que la democracia en Venezuela sea restaurada y los derechos y libertades que pertenecen (a los venezolanos) sean reivindicados”.

Pence no dudó en definir a Maduro como “un dictador sin derecho legítimo al poder” porque “no ganó la presidencia en unas elecciones libres y justas” y “mantuvo el control del poder encarcelando a cualquiera que se atreva a oponerse”.

“Estados Unidos se une a las naciones que aman la libertad para reconocer a su Asamblea Nacional como la última instancia de democracia de vuestro país, ya que es el único órgano elegido por ustedes, el pueblo venezolano”, ha defendido.

A este respecto, también ratificó el apoyo de Estados Unidos “a la valiente decisión de Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional, de defender los poderes constitucionales de este organismo, declarar a Maduro como usurpador y pedir el establecimiento de un gobierno de transición”.

La crisis política en Venezuela se agudizó desde el pasado 10 de enero, cuando Maduro inició un segundo mandato que la oposición y gran parte de la comunidad internacional no reconocen porque consideran que es fruto de un proceso electoral fraudulento que culminó con la votación del 20 de mayo.

La oposición convocó para mañana una jornada de movilizaciones contra el gobierno que podría ser el arranque de una ola de protesta similar a las vividas en 2014 y 2017, que se saldaron con más de cien muertos y miles de detenidos y cuya represión suscitó una investigación preliminar en el Tribunal Penal Internacional (TPI).

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

Te puede interesar