Inicio ColumnistasCentro histórico Centro histórico

Centro histórico

por Redacción
  • La tensión fronteriza pone a AMLO en serios problemas
  • CFE pierde millones en regalar luz a trabajadores
  • AMLO le da a Trump una sopa de su propio chocolate
  • Los asesores principales y jefes  de seguridad  de Maduro son cubanos
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

RedFinancieraMX

Pues las cosas en la frontera Norte de nuestro país suben de color cada vez más al rojo por supuesto debido a la intransigencia y a las acusaciones del presidente republicano el magnate Donald Trump y su enfermedad mental llamada “el muro” y su deseo de acabar con la migración de centro y suramericanos hacia su país y de su afluencia y cada vez más numerosas de marchantes culpa a México  y pide que acá se le resuelva el problema o cierra la frontera, de su lado claro, medida que los demócratas le censuran.

En todos los canales y en todas las redes  el Presidente gringo y sus seguidores manifiestan el peligro latente que tienen la frontera Sur para ellos se manifiesta la urgencia de regular el acceso de esos migrantes que suman miles a los que resisten los migrantes y a pesar de esos esfuerzos propagandísticos de los republicanos para lograr la reelección de Trump por otro período de gobierno pero sin que los demócratas autoricen los dineros exagerados se piden para logra esa barrera que logará aislar a los dos países.

Pero insisten en que sea México el país que les sirva de tablita de salvación para lograr sus ambiciones políticas y de ahí el temor que les provoca el que no cuenten con el apoyo del Congreso para sacar adelante sus planes y claro que los esfuerzos del grupo de seguidores cercanos a Trump también hacen esfuerzos desmedidos para lograr sus propósitos electoreros y prolongar la estancia del rijoso presidente por otros cuatro años.

Entonces ahí tienen ustedes que Donald Trump busca permanecer en el poder y lo hace siguiendo su estrategia probada de atacar a México responsabilizándolo por las corrientes migratorias que se originan en Centroamérica y se dirigen a la frontera para intentar ingresar a Estados Unidos. En esta ocasión y con el poder en las manos, el presidente Trump amenaza con cerrar tramos estratégicos de su frontera sur y acusa a México de no hacer nada para detener las caravanas de migrantes que se dirigen a su país.

La medida de Donald Trump de cerrar la frontera entre Estados Unidos y México, de 3200 kilómetros, afectaría la economía de ambas naciones impactaría de manera severa a las ciudades y comunidades fronterizas desde San Diego hasta el sur de Texas, en los Estados Unidos caerían las ventas, por ejemplo, de supermercados que venden productos mexicanos, fabricas armadoras de ese país tendrían problemas para acceder a las partes importadas y otros negocios en ese país que integran cadenas productivas con importantes eslabones en México.

Según la Cámara de Comercio de Estados Unidos el intercambio entre ambos países involucra operaciones diarias por cerca de 1,700 millones de dólares, por lo que el cierre de la frontera con México sería “una absoluta debacle económica” que amenazaría cinco millones de empleos estadounidenses. (AP, 30 de marzo de 2019).

El problema migratorio desde el enfoque de Donald Trump se resuelve construyendo un Muro en la frontera con México, cuyos recursos le han sido negados por legisladores de su país. La solución no es compartida por López Obrador quien plantea ir al origen y las causas que motivan el fenómeno.

Parece que el tema se mantendrá vigente mientras para Donald Trump sea una herramienta útil para mantenerse en el poder. Su campaña está en marcha y no existe ninguna razón para que abandone la estrategia nacionalista y racial que le permitió llegar a la Casa Blanca y que podría mantenerlo ahí hasta completar ocho años.

Pero la posición de .nuestro país respecto a las permanentes amenazas del mandatario estadounidense queda un poco clara cuando el Presidente Andrés Manuel dijo el Presidente Andrés Manuel dijo Uno de los principios de la política es no caer en la provocación y eso es lo que hace el presidente Andrés Manuel López Obrador, experto provocador, al responder a Donald Trump, experto provocador, que no va a responder a sus comentarios sobre México y se lo dice preguntando al “pueblo sabio” si debe responder a Donald Trump, y actuar con prudencia.

El “pueblo sabio” le recomienda no responder y ser prudente levantando la mano y con ello el presidente de México le dice a Donald Trump que no va a caer en la provocación y le manda el mensaje de que no va a hacer el juego a su estrategia electoral.

El presidente Donald Trump, una vez superado el tema de su presunta responsabilidad en la injerencia de los rusos en su anterior campaña hace casi tres años, retomó su campaña para obtener posiciones para el Partido Republicano en las elecciones intermedias en los Estados Unidos que lo pondría en ruta para su reelección en dos años.

Donald Trump busca permanecer en el poder y lo hace siguiendo su estrategia probada de atacar a México responsabilizándolo por las corrientes migratorias que se originan en Centroamérica y se dirigen a la frontera para intentar ingresar a Estados Unidos. En esta ocasión y con el poder en las manos, el presidente Trump amenaza con cerrar tramos estratégicos de su frontera sur y acusa a México de no hacer nada para detener las caravanas de migrantes que se dirigen a su país.

La medida de Donald Trump de cerrar la frontera entre Estados Unidos y México, de 3200 kilómetros, afectaría la economía de ambas naciones impactaría de manera severa a las ciudades y comunidades fronterizas desde San Diego hasta el sur de Texas, en los Estados Unidos caerían las ventas, por ejemplo, de supermercados que venden productos mexicanos, fabricas armadoras de ese país tendrían problemas para acceder a las partes importadas y otros negocios en ese país que integran cadenas productivas con importantes eslabones en México.

Los diablitos de la CFE emprobecen a la empresa, dicenFinal del formulario

El titular d la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett (d), acompañado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (i), habla durante una rueda de prensa este lunes en Ciudad de México (México). Caro le resulta a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) regalarles energía eléctrica a sus trabajadores de confianza y sindicalizados.

Anualmente, la empresa entrega a 14 mil 319 empleados de confianza y 58 mil 101 sindicalizados el equivalente a mil 548.8 millones de pesos en 2018, como parte de la cláusula 67 del contrato colectivo de trabajo vigente entre CFE y el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM).

En el documento se establece un suministro gratuito, como prestación, al equivalente de 350 kilowatts-hora (kwh) mensuales a cada trabajador, ya sea de base o de confianza —dato al cierre de 2018—.

La Gerencia de Relaciones Laborales de la Dirección Corporativa de Administración de la CFE reveló que en enero de este año el desembolso por la electricidad entregada, pero no cobrada, sumó 132.6 millones de pesos.

Se trata de una histórica prestación que data de hace 45 años, puesto que fue pactada “desde el primer contrato colectivo de trabajo para el periodo 1974-1976”, aunque existen antecedentes de la misma desde los albores de la industria eléctrica, señala la empresa productiva del Estado en su portal web.

Algo similar ocurrió con la extinta Luz y Fuerza del Centro, que en la cláusula 94 de su contrato 2000-2001 contemplaba el pago a sus trabajadores provisionales, también por el equivalente a 350 kwh por mes.

La cantidad de energía eléctrica otorgada gratuitamente a los 72 mil 420 trabajadores de base de CFE representa una vivienda por empleado, independientemente del número de habitantes de la misma.

Además, es similar al consumo promedio que realizarían alcaldías como Magdalena Contreras, que tiene 67 mil 498 viviendas; dos veces Milpa Alta, con 35 mil 905; Zumpango, con 73 mil 918; Huixquilucan, 70 mil 945; Santa Catarina, Nuevo León, con 78 mil 284, y Oaxaca de Juárez, 68 mil 692 mil, con un promedio de habitantes de 3.7, de acuerdo con la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

El monto de recursos que deja de cobrar CFE se entrega en efectivo y especie. En los lugares en los que existe red de distribución de la empresa, la ayuda a cada trabajador de base es el suministro del fluido eléctrico por 350 kwh mensuales, es decir, en especie. En tanto, en los sitios en los que no existen redes de distribución, CFE entregará a sus trabajadores una ayuda equivalente al costo de 350 kwh mensuales, es decir, en efectivo a través de su recibo de nómina.

Actualmente, de acuerdo con la información proporcionada por la Gerencia de Contabilidad de la empresa vía la Plataforma Nacional de Transparencia, casi cuatro de cada 10 trabajadores de la CFE reciben esta prestación en efectivo, y los restantes, como electricidad para sus viviendas. En 2018, por ejemplo, se entregaron 582 millones 503 mil pesos en efectivo como parte de la prestación prevista en la cláusula 67 del contrato.

Otros 966 millones 280 mil pesos fue energía eléctrica entregada al personal en especie hasta por 350 kilowatts-hora mensuales. Para enero de este año, el pago en efectivo fue de 51 millones 313 mil pesos y el equivalente en electricidad fue de 81 millones 315 millones.

Sólo empleados activos. Los números proporcionados por la Gerencia de Relaciones Laborales de la Dirección Corporativa de Administración de CFE se refieren exclusivamente a los trabajadores activos, por lo que no menciona los montos relacionados con los 49 mil 233 jubilados, quienes también reciben ese apoyo.

El contrato establece que en el caso de los jubilados, “tal concepto no se incluirá en sus pensiones”. La decisión de entregar fluido eléctrico por el equivalente a 350 kwh se debe a que este volumen resulta suficiente para cubrir las necesidades de una vivienda promedio con aparatos electrodomésticos.

Son cubanos los guardaespaldas y asesore principales de Maduro.-Los hombres que arrancaron las uñas de los pies de Carlos Guillén y colocaron una bolsa de plástico sobre su rostro en un cuartel general de contrainteligencia en Caracas eran venezolanos, pero los oficiales que supervisaban su tortura eran cubanos. Lo que los delató de inmediato fue su acento, explicó Guillén, exteniente del Ejército venezolano acusado de traición que luego de ser puesto en arresto domiciliario y escapar, huyó a Colombia.

Los acentos también fueron una advertencia para María Martínez Guzmán, parte del equipo de Univisión que obtuvo una entrevista en febrero con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, que quedó sorprendida por lo que presenció: cubanos con trajes y audífonos dando instrucciones a los asesores de Maduro, que vestían jeans. El mandatario se enojó tanto con las preguntas de los periodistas que ordenó que el equipo fuera detenido y luego expulsado del país.

“Quedó muy claro quiénes vigilaban a Maduro, quiénes eran responsables de él y quiénes simplemente recibían órdenes”, señaló recientemente Guzmán, una productora de televisión cubano-estadounidense de Miami. Agregó que la jerga que usaban los hombres en la habitación dejó claro que eran de la isla.

Cada vez que la comunidad internacional trata de comprender cómo es que Maduro, pese al colapso económico y las sanciones estadounidenses, se ha mantenido en el poder durante los últimos dos meses, el foco se pone en el papel desempeñado por Rusia y China, patrocinadores financieros clave de su régimen autoritario.

No obstante, Cuba y su equipo de agentes en terreno también son cruciales, ya que brindan apoyo de inteligencia que ha ayudado a frustrar los planes de Juan Guaidó, el legislador opositor reconocido por más de 50 países como el líder legítimo de Venezuela, orientados a derrocar a Maduro e instalar un gobierno de transición.

’Sistema nervioso’.-  “Sabemos que los guardaespaldas de Maduro son cubanos. Sabemos que hay una presencia cubana muy importante en las dos agencias de inteligencia principales”, afirmó Elliott Abrams, enviado especial del Departamento de Estado de EE.UU. para Venezuela, en una entrevista. “Los cubanos constituyen una especie de sistema nervioso de este régimen. No estaría allí si no fuera por ellos”.

En un tuit publicado hace 10 días, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó de mentiras y propaganda afirmaciones de que cubanos entrenan e intimidan a funcionarios venezolanos. Voceros del gobierno venezolano no respondieron a solicitudes de comentarios.

La estrecha relación entre ambos países comenzó luego de que Hugo Chávez fuera electo presidente de Venezuela en 1998 y se acercara a Fidel Castro, alineando así sus ideas socialistas. Durante la siguiente década, decenas de miles de cubanos fueron enviados a Venezuela para instalar centros médicos y comunitarios y desarrollar programas deportivos, además de ofrecer herramientas de represión política. Por su parte, Venezuela pagó con petróleo.

Caracas continúa enviando a la isla al menos 50.000 barriles diarios, aseguró Abrams. Tras la muerte de Chávez y la llegada de Maduro al poder en 2013, la caída de los precios del petróleo, junto con la mala gestión y la corrupción, hicieron que los despachos de crudo se volvieran una carga cada vez mayor. La crisis venezolana obliga a Cuba, otrora estandarte de resistencia tercermundista respaldado por los soviéticos, a encontrar otras formas de salir de la pobreza.

Anthony Daquin, quien trabajó en el Ministerio del Interior cuando modernizó su sistema de identificación, aseveró que es “controlado técnica y operativamente por cubanos desde la Universidad de Ciencias Informáticas de Cuba”. Daquin, consultor que actualmente vive en EE.UU., detalló que hay unos 300 cubanos que dirigen el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería y que hay “una copia de cada cédula venezolana” en la universidad ubicada en La Habana.

Zair Mundaray, un alto fiscal venezolano que huyó a mediados de 2017, indicó en una entrevista en Bogotá que cuando formó parte de un consejo que asesoraba a Maduro sobre seguridad ciudadana, observó a dos cubanos sentados tomando notas durante las reuniones. Mundaray dijo que habló con el ministro a cargo, argumentando que las reuniones eran secretas, y le respondieron que estaban presentes a petición del presidente.

Muchos de los personeros cubanos más importantes en Venezuela se alojan en recintos bien protegidos, especialmente en Fuerte Tiuna, la principal base militar de Caracas cerca de la casa de Maduro, según Guillén y otros venezolanos conocedores del tema.

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

Te puede interesar