Inicio ColumnistasCentro histórico Centro Histórico

Centro Histórico

por admin
  • Murillo Karam y su “verdad Histórica”  se va a la fosa común de las torturas
  • Premios Ariel, el cine mexicano contra la austeridad y la violencia de género
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

RedFinancieraMX

El corregir las páginas de los que dice y se hace en este gobierno se ha convertido en un viril deporte y entusiasta  en el que se abraza también el dicho de “yo tengo otros datos” cuando se cuestionan cifras de tal o cual cosa, pero siempre para justificar lo que se quiere comunicar a la población a través de periodistas “fifís” y de los otros, de los que no lo son, pero que cuentan con un lugar en las conferencias matutinas de la mañana.

Así ha ocurrido desde el inicio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y se repiten en los asuntos de Petróleos Mexicanos, de la Comisión Federal d Electricidad en los asuntos económicos y acciones de la secretaría de Hacienda y no se diga de las acciones que realiza el Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard a quien se empeñan los “fifís” y los otros a llamar canciller porque aquí en México no hay Cancillería, pero al que se le da la razón a como dé lugar mientras que la opinión pública considera que le falta estatura para ese cargo.

Ayer para no ir lejos ocurrió lo siguiente: El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que hubo un tropiezo, una caída en la producción de petróleo de Pemex, ¡ah!, pero pero en junio ya se ha recuperado.

Y el punto clave enseguida “”Se pudo detener la caída con una buena administración pero como hubo un tropiezo en mayo, por llamarlo de una manera, nuestros adversarios apuestan a que fracasemos para sacar la banderita de que es bueno el neoliberalismo y seguir con el saqueo. Se cayó en mayo la producción pero, qué creen, que en junio ya se recuperó y no les funcionó su estrategia”.

Al respecto, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, detalló que se dio ese tropiezo por diversas fallas registradas en bombas para extraer petróleo y en un turbo generador. La producción de petróleo pasó de 1 millón 675 mil barriles diarios en abril a 1 millón 666 mil en mayo; sin embargo en junio se recuperó a 1 millón 680 mil barriles.

Pemex prevé que con la entrada de ocho pozos para sacar petróleo la protección llegue a 1 millón 829 mil barriles diarios de petróleo en diciembre. Algunos de los pozos son Xikin y Xana.

Uno más es que  en la 61ª edición del Premio Ariel fue más modesta de lo habitual y estuvo marcada por los reclamos contra la política de austeridad del presidente mexicano Manuel Andrés López Obrador que ha causado descontento en los sectores culturales. Moños rojos atados a la muñeca completaron los atuendos de gala de varias actrices en la ceremonia, símbolo de la campaña “Ya basta”, dirigida contra la violencia en su gremio.

Entre ellas, la actriz de “Roma”, Marina de Tavira, que obtuvo la estatuilla de mejor coactuación femenina y la estrella de “Roma”, Yalitza Aparicio, que en esta ocasión no se llevó ningún premio.

Ilse Salas, premiada como mejor actriz por la película “Las niñas bien”, una sátira sobre el matrimonio, también alzó el brazo con la pañoleta roja. “Ya basta. Ya basta de abusos de poder, de conductas machistas… de todo eso ya estamos hartas como mujeres”, espetó Salas.

“Buscamos espacios libres de violencia y de acoso en las instituciones, en las escuelas, en los set, en las instituciones, en las producciones y festivales de cine. Buscamos paridad laboral y en las narrativas y contenidos, este es nuestro primer acto público e invitamos a más mujeres a que se sumen”, dijo la productora Elena Fortés.

Este año, la premiación no se realizó en su escenario tradicional, el Palacio de Bellas Artes, el mayor recinto cultural mexicano, sino en las instalaciones de la local Cineteca Nacional, en una ceremonia que se ajustó a las medidas de austeridad promovidas por el gobierno de izquierda. Una parte de la industria del cine mexicana expresó su preocupación por los recortes en el presupuesto para este año de la secretaría de cultura de 3,9%, en comparación con el 2018.

“El cine no es un lujo que se puede desechar, no es un bien prescindible al que se le tomará en cuenta cuando vengan tiempos mejores”, dijo el veterano cineasta Arturo Ripstein en la ceremonia austera. Ante las críticas, López Obrador argumenta que la concepción de la cultura es otro.

Algo que he manejado desde el principio del asunto de Ayotzinapa fue el desconocimiento de lo que el Procurador “cansado” y su “verdad histórica” eran más cuento que los creados por Walt Disney pero ahora que se confirma que torturan a Carlos Canto Salgado, alias El Pato, un personaje clave en la investigación de la Procuraduría General de la República, da el tiro de gracia a lo que conocemos como “la verdad histórica”, del caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Lo que sostenía “la verdad histórica” de Murillo Karam.  En la ya famosa conferencia de prensa del 7 de noviembre de 2014, Jesús Murrillo Karam, entonces titular de la PGR, narró cómo fueron abatidos y luego quemados los estudiantes de la Normal. De acuerdo a esta versión, habrían sido atacados por el brazo armado del grupo delictivo Guerreros Unidos, los Peques, quienes supuestamente los confundieron con otro grupo con el que “peleaban plaza”, los Rojos.

Guerreros Unidos además tendrían el apoyo de la policía municipal, pues el entonces Presidente Municipal de Iguala, José Luis Abarca daría la orden de atacar a los estudiantes para que evitar que se llevasen camiones que tenían droga en su interior. También se encontraron nexos de su esposa, María de los Ángeles Pineda, con los líderes de dicho grupo.

Durante la conferencia, el entonces Procurador dio datos precisos sobre dónde y cómo habían trasladado a los estudiantes, el basurero de Cocula, luego cómo entre varios, incluyendo a Carlos Canto, El Pato, los bajaban, asesinaban y les habrían prendido fuego con diésel, gasolina y llantas en el lugar, para luego de 16 horas aproximadamente, meter los restos en bolsas negras que echaron al río.

El video que tira la “verdad histórica”. En días recientes se difundió el video donde Carlos Gómez Arrieta, encargado en ese momento (2014) de la Policía Federal Ministerial, interroga a Carlos Canto Salgado, El Pato, quien también es torturado luego de explicar que a un grupo de 13 estudiantes los llevaron en una camioneta hacia Mezcala y Huitzuco, zona minera y polo opuesto a Cocula, lugar señalado por Murillo.

En el video de poco más de un minuto, el Pato, detenido el 27 de octubre de 2014, explica a Gómez Arrieta, quien renunció tras hacerse público el video, cómo vio sin participar en el traslado de una docena de estudiantes, que los llevaban hacia Mezcala y Tomatal, hacia la entrada a Chilpancingo y al preguntarle sobre las casas o lugares para llevarlos éste responde no saber.

Si dicho interrogatorio se dio en los días subsecuentes a su detención, donde señala las zonas de Mezcala y Tomatal, entonces para la conferencia de Murillo el 7 de noviembre esto ya se conocía, sin embargo, jamás se mencionaron dichos lugares o que los estudiantes habían sido llevados a varios.

Tampoco nunca se mencionó que pobladores de éstos lugares denunciaron en noviembre de 2015 (según Proceso) la existencia de narco-fosas e indicios de que los estudiantes habían sido llevados ahí, así como casas seguridad de los Peques.

Según fuentes que cita el semanario a Mezcala llegaron a refugiarse una centena de delincuentes tras la detención de uno de sus fundadores, Mario Casarrubias, quien sería sucedido por Salomón Villa Pineda, El Molón, y supuesto hermano de la esposa del ex alcalde de Iguala.

¿Quién es Carlos Canto Salgado, el Pato?  Canto Salgado se desempeñaba como maestro de una secundaria en Iguala, al mismo tiempo que por las noches administraba un bar llamado La Pirinola, lugar donde se reunían varios integrantes del cartel Guerreros Unidos.

Canto escuchó del operativo contra los estudiantes el 26 de septiembre a las 21 horas, también se enteró de varios detalles, incluso aseguro escuchar de uno de los Peques “esto ya se salió de control, no era así la cosa, pero órdenes son órdenes”, todo esto lo dijo durante su declaración el 27 de octubre de ese año. Su declaración y detención así como la del Jhonatan Orozco fueron piezas clave para la construcción de “verdad histórica” que difundió la PGR. Lo cierto es que tanto Canto como Orozco y otras cuatro personas estuvieron 80 días arraigados sin ser consignados.

En ese entonces, la Procuraduría general tardó un mes, según reportes de Animal Politico, para autorizar una visita de la Comisión Nacional de Derechos Humanos donde se encontraban arraigados, dio consentimiento para que especialistas se entrevistaran con los detenidos, la SEIDO dio visto bueno a través de un oficio y citó a los representantes de la CNDH el 9 de enero a las 17 horas, cita que no se llevó a cabo pues a las 16 horas de ese mismo día, varios detenidos entre ellos El Pato y El Jona, fueron trasladados al Penal Federal por petición de la misma SEIDO.

En marzo de 2018, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, envió un reporte donde se aseguraba que al menos 34 de los detenidos por el caso Ayotzinapa presentaban signos de tortura según el Protocolo de Estambul. A casi cinco años de los hechos y sin comprobar, sin lugar a dudas, la participación de los más de 122 detenidos en el caso, la ahora FGR, abrió un expediente para investigar el caso de Carlos Canto Salgado.

Por lo demás, todos estamos bien.

Te puede interesar