Inicio ColumnistasCentro histórico Centro Histórico

Centro Histórico

por redfinanciera
  • Fin de Sana Distancia
  • Ya vamos de salida, ya nada más es esta semana’
  • El Tren Maya sacará de pobreza a 1,1 millones de personas, dice la ONU
  • Agresiones contra periodistas persisten en México aun con  nuevo gobierno
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

RedFinancieraMX

Cada vez que veo videos en los medios televisivos de personas que deambulan por las calles de las ciudades con el cubre bocas en su mayoría me recuera sí que venga al caso un verso que decía: “el antifaz que tu maldad cubría cayó para mostrarte tal cual eres”  y no la verdad nada que ver con este problema el que nos ha hecho blanco el destino y la naturaleza para ver si valoramos lo que nos regalaron y los mismos que estamos acabando por nuestra ambición de superar a cada paso lo que se ha logrado con esfuerzo pero sin sensatez ni conmiseración alguna.

Y como muestra ahí están los incendios forestales que arrasan con bosques y praderas que otrora solo servían de base para la producción de alimentos para la fauna y para los humanos y que sin embargo se pierden irremediablemente ya por situaciones de la misma naturaleza o por la criminal mano del hombre que no mide el daño que le hace a la propia tierra y a la humanidad.

Como lo hemos venido manejando las versiones tan encontradas solo causan desasosiego y  nula creencia en las cifras, datos y promesas de las autoridades de anidad de las otras que en lugar de utilizar cubre bocas usan las tribunas como “tapabocas” pero no les funcionan es más de acuerdo a comentarios  de carácter internacional se die que dependiendo de con quién hables, la actual pandemia de coronavirus podría ser el producto natural de la evolución, el resultado de un accidente de laboratorio o un arma biológica diseñada por China.

Las medidas de confinamiento para imponer las restricciones de distanciamiento social pueden ser medidas responsables diseñadas para proteger la salud pública o parte de un complot del Partido Demócrata para destruir la economía con el objetivo de reducir las posibilidades de reelección del presidente Trump en noviembre. El doctor Anthony Fauci, principal especialista en enfermedades infecciosas del país, puede ser un respetado profesional médico o un ladino miembro del “estado profundo” que está usando el coronavirus (que podría o no haber ayudado a crear) para controlar al público a través de una vacuna obligatoria.

Y estas son solo algunas de las historias que se están difundiendo por Estados Unidos pero en países de todo el mundo, circulan ideas igualmente inverosímiles, derivadas en parte de sus situaciones políticas e históricas particulares, pero hacen polinización cruzada con una amplia gama de teorías conspirativas, información y contenido erróneo patrocinado por el estado, que van desde propaganda descarada hasta campañas de desinformación más sutiles.

En algunos casos, la escasez de información verificable ha dado lugar a la difusión de información errónea por parte de fuentes que habitualmente tienen buena reputación y buenas intenciones. Sin embargo, la “infodemia” del coronavirus ha permitido que una gran cantidad de actores perversos ‒desde el gobierno ruso hasta extremistas a nivel nacional, pasando por estafadores que venden falsas curas‒ exploten las fisuras sociales para su beneficio político o personal.

“Todo esto solo hace que contribuir a este flujo masivo e imparable de información, que sería imposible contener incluso para la sociedad más resiliente”, dijo Nina Jankowicz, miembro del Centro Wilson.

De hecho, Jankowicz le explicó a Yahoo News que, salvo en países como Turkemistán, donde el gobierno ha impuesto restricciones totales a cualquier tipo de información relacionada con el coronavirus, “no puedo imaginar a un país en el que en este momento no proliferen teorías conspirativas o información errónea”.

La desinformación alimenta la ansiedad y promueve respuestas emocionales e irracionales. “Pienso que es un error habitual creer que la desinformación crea algún tipo de nuevo sentimiento en la gente”, dice Jankowicz. “A menudo, lo que hace es convertir los sentimientos preexistentes en un arma o, ciertamente, los amplifica”.

Periodismo en vilo en nuestro país. En México, uno de los países más peligrosos en el mundo para ejercer el periodismo, las agresiones contra los comunicadores no pararon en 2019 a pesar de la llegada a la Presidencia del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, informó este martes la organización Artículo 19. En el informe anual 2019 “Disonancia: Voces en disputa”, esta ONG que defiende la libertad de expresión y el derecho a la información, documentó que durante el año pasado se registraron 609 agresiones contra periodistas.

Y entre ellas, diez asesinatos posiblemente relacionados con el trabajo periodístico de los fallecidos.

Las agresiones representaron un crecimiento de casi el 100 % en comparación con 2013, el primer año del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), cuando la organización registró 330 agresiones y cuatro asesinatos. “Es algo muy lamentable porque se mantienen los niveles de impunidad que habíamos visto en la Administración del presidente Peña Nieto que va por encima del 99 %”, dijo en una entrevista con Efe, Ana Cristina Ruelas, directora de la organización para México y Centroamérica.

Según datos de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, el 99,13 % de los crímenes contra periodistas en este país permanecen impunes. De acuerdo con sus cifras, de 1.614 casos en trámite que registra desde su creación (2010), sólo se han logrado 14 sentencias.

En ascenso constante.  Aunque la llegada a la Presidencia de López Obrador en diciembre de 2018 prometía un nuevo escenario para el trabajo de los periodistas, las agresiones no han cesado. De 2018 a 2019 las agresiones contra la prensa pasaron de 544 a 609, mientras que los asesinatos aumentaron de nueve a diez.

“A pesar de que hay una promesa por parte del presidente para garantizar la libertad de expresión y garantizar el disenso y la crítica, desgraciadamente México sigue siendo el país más peligroso para ejercer el periodismo en América”, expuso Ruelas.

El informe señaló que año tras año las agresiones han ido en aumento y de 2009 a 2019 se han registrado 3.918 casos contra la prensa en este país, mientras que en ese mismo período 92 periodistas han sido asesinados, en posible relación con su labor.

El estado, la mayor amenaza-  Pero a pesar de la citada promesa presidencial, para Ruelas y la organización que dirige “no se ven cambios reales, pero lo que sí se ve son cambios en las formas de violencia”.

En la presentación del informe, Ruelas apuntó que la pandemia del COVID-19 “ha venido a confirmar que no existe la voluntad o la intención inequívoca de los Gobiernos Federal y estatales para hacer que la libertad de expresión se garantice”. Dijo que, por el contrario, el tono autoritario de distintas autoridades pone de manifiesto “una política censora que busca controlar los flujos de información”.

Esto a través de una serie de amenazas físicas, políticas, económicas, jurídicas y tecnológicas. De hecho, de las 609 agresiones registradas por Artículo 19, la mayoría, unas 265, fueron de funcionarios públicos, seguidas por 131 de particulares y 49 del crimen organizado, mientras que 13 fueron de partidos políticos y de 151 se desconoce su autor.

Estigmatización presidencial. Ruelas criticó que en la conferencia diaria del presidente López Obrador, conocida coloquialmente como “mañanera”, surjan “descalificaciones desde la más alta investidura del Estado” que son relevantes para abonar o desactivar el clima de hostilidad existente. Además, recordó que los calificativos “hampa del periodismo”, “periodistas fifís (clasistas)” y “conservadores” generalizan la sensación de intranquilidad.

Consideró que el lenguaje estigmatizante por parte del presidente López Obrador contra la prensa y de otros funcionarios públicos “incentiva y aumenta la posibilidad de que particulares ataquen a la prensa”. Dijo que a partir del estigma que se ha generado por parte del presidente, el 15 % de las agresiones en el caso de la Ciudad de México son a periodistas que cubren la conferencia matutina.

“Las mañaneras son desde una palestra, un púlpito o una tribuna del presidente para fijar los temas del debate público”, expuso Ruelas en el informe. A pesar de que es un ejercicio de comunicación menos costoso que la publicidad presidencial de anteriores Administraciones, la conferencia presidencial para Ruelas “es una forma de propaganda y una forma de control del debate público y de la información”.  Además de una tribuna en la que el presidente “define quiénes son los buenos y los malos”.

El Tren Maya generará casi un millón de nuevos empleos y sacará de la pobreza a más de un millón de personas en el sureste de México, según una evaluación de ONU-Habitat, programa de Naciones Unidas para los asentamientos humanos, “ONU-Habitat ha generado una base de datos con un total de 30 indicadores para 268 municipios de los estado de Campeche, Chiapas, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo, lo que permite conocer la situación previa a la construcción del tren y calcular su impacto en los años siguientes”, apuntó la organización en su estudio.

Mediante un sistema de evaluación en términos espaciales, socioeconómicos y medioambientales, el organismo estimó que el tren creará casi un millón de nuevos empleos en la región. ONU-Habitat señaló que, gracias al tren, de aquí al año 2030 se crearán 715.000 nuevos empleos en los 16 municipios con una estación de tren, 150.000 empleos en la economía rural asociada al tren y 80.000 más con los trabajos de construcción de los cinco primeros tramos en 2020.

Para 2030, “las personas en situación de pobreza habrán descendido un 15 % gracias al impacto económico” del tren en la región.  Además, se apuntó que el proyecto sacará de la situación de pobreza a 1,1 millones de personas.

Indicó que en estos años “la población pasará de los 12,1 millones actuales a 17,3 millones de personas. De ellas, 6,1 millones estarán en situación de pobreza. Si no existiera el Tren Maya, esta cifra ascendería a 7,2 millones”. El organismo precisó que “de cada 100 personas con un empleo, 46 pertenecerán a pueblos originarios” y señaló que la probabilidad de integrarse en el mercado laboral es un indicador de inclusión productiva y social. “En el caso de la población originaria, la llegada del Tren Maya favorecerá su empleo en trabajos directa e indirectamente asociados al ferrocarril. En total, se registrará un incremento del 38 % con respecto a la población originaria ocupada en 2015”, añadió.

Mientras que en los lugares por donde pasará el ferrocarril, la economía crecerá el doble. “Si no existiera el tren, el impacto económico local (valor total de la producción y de la transformación de los bienes que se da en la región) crecería 0,84 (1,5 billones de pesos). Con el tren, el crecimiento será de 1,59, casi el doble (2,1 billones de pesos).

Además, el tren permitirá aumentar una media de dos años el promedio de escolaridad en los municipios con estación. El megaproyecto ferrocarrilero de 1.475 kilómetros de extensión y que atravesará cinco entidades del sureste de México, es con el Aeropuerto de Santa Lucía en el Estado de México y la Refinería de Dos Bocas, en Tabasco, los proyectos insignia en infraestructura del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Gobierno de México ha dicho que la obra tendrá una inversión total de cerca de 120.000 millones de pesos (unos 5.000 millones de dólares) para iniciar operaciones en 2024 en 951 kilómetros de cinco estados del sureste.

La polémica por la construcción de este proyecto, que inició este mes, se ha agudizado por la crisis de COVID-19, que en México acumula más de 71.000 contagios y más de 7.600 defunciones. El presidente mexicano ha defendido la obra al considerarla parte de su plan para crear 2 millones de empleos este año frente a la crisis y ha dicho que podría detonar la generación de nos 100.000 empleos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que de acuerdo a las proyecciones, “ya vamos de salida” de la pandemia de COVID-19, aunque “desde luego, no debemos confiarnos”, y pidió a la gente no relajar las medidas de prevención. Durante su conferencia matutina de este lunes, López Obrador agradeció a los mexicanos “su buen comportamiento” y señaló que esta semana es la última de la tercera etapa de la sana distancia.

El mandatario explicó que esta semana el gobierno informará sobre lo que sigue: “por ejemplo, se va a informar sobre la posibilidad del regreso a clases en algunas regiones, en algunos estados a partir del comportamiento de la pandemia”. “Ya nada más es esta semana”, aseguró. De acuerdo con el presidente, esto se haría “mediante acuerdo con maestras, maestros, padres de familia, autoridades locales, según las características de cada región”.

También indicó que se continuará con la preparación para el reinicio de las actividades productivas, “para impulsar la actividad económica con cuidado para que no tengamos problemas posteriores, siempre apegados a los protocolos de salud”. “Ya vamos a empezar a descender” afirmó.

El sábado el presidente dijo que México ha sabido enfrentar la pandemia de COVID-19, y que la estrategia que se ha implementado “evitó una crisis entre marzo y abril”. Defendió que las decisiones que su gobierno ha tomado ante la emergencia sanitaria y que han logrado aplanar la curva. López Obrador reconoció que el Valle de México vive un “momento crítico”, pero dijo confiar en que los contagios van a empezar a descender. “Estos días son los más, más difíciles, pero ya vamos a empezar a descender. Lo más doloroso es estos días, sobre todo por los fallecimientos”, lamentó.

El 22 de mayo, el presidente afirmó que ya se puede descartar que haya un “desbordamiento” de la pandemia de COVID-19 en México, gracias a las medidas de sana distancia. Sin embargo, México se ubicó en el décimo lugar entre los países con más muertes por el coronavirus, con 7,394 casos, y el número 17 por contagios, con 68,620 confirmados de acuerdo con el conteo de la Universidad John Hopkins.

Tendedero.- Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que la solicitud que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS) al gobierno federal para que él forme parte del grupo de expertos para redactar el Reglamento Sanitario Internacional, es una distinción para el país, por las acciones para atajar el Covid-19. Lo que no  le dijeron es que no es un premio sino que será sentado en el banquillo de los acusados para que responda por los errores que se han cometido acá con el corona virus.

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

Te puede interesar