Inicio ColumnistasCentro histórico Centro Histórico

Centro Histórico

por redfinanciera
  • El discurso de AMLO en EU logró algo que parecía imposible: sus críticos lo elogiaron
  • Presidencia arma campaña por el ‘despertar del pueblo’ a 2 años del triunfo de AMLO
  • No, no eres clase media: muchos mexicanos creen ser clase media la mayoría se equivoca
  •  Un ‘encargo’ de EU a AMLO: “México puede ayudar con la crisis en Venezuela”
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

RedFinancieraMX

El viaje y los discursos de Andrés Manuel López Obrador y de Donald Trump en Wasington como la caca del perico… Como dicen en mi tierra “peor me la esperaba”  El Departamento de Estado ve clave el papel de México en la situación de Venezuela.

Así lo indicaron tanto el secretario de Estado, Mike Pompeo, como la portavoz del Departamento, Morgan Ortagus, en el marco del viaje del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador a Washington para reunirse con su par estadounidense, Donald Trump.

En conferencia de prensa, Pompeo dijo que “México nos puede ayudar” con el tema de Venezuela, una de las obsesiones de la administración Trump. Especialmente, con el desafío de tráfico de narcóticos en el Pacífico y el Atlántico.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Ortagus abundó más en el tema. La portavoz destacó la importancia que tiene para Estados Unidos la relación con México, no sólo por el nexo bilateral, sino por el trabajo conjunto que tienen que hacer en colaboración para el bienestar y la seguridad de Centroamérica y Sudamérica.

Ortagus dijo que México es un “enorme actor en todo lo que ocurre en el hemisferio occidental”, pieza clave para resolver los retos regionales como la situación en Venezuela. “No vamos a conseguir a una resolución política o conclusión sin tener grandes e importantes países como México siendo parte de ese proceso”, sentenció.

Y como siempre no faltaron los manifestantes en pro y en contra del gobierno de López Obrador.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, dieron un mensaje en conjunto en el que destacaron la relación bilateral entre las dos naciones y la importancia del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sin embargo, lo que más llamó la atención, fue que ambos se llenaron de elogios.

Por su parte, Trump dijo sentirse halagado por ser el primer viaje al extranjero de AMLO y resaltó que tienen una relación amistosa desde que ganó las elecciones, y se refirió a todos aquellos que se mostraban en contra de su reunión.

“La relación de México y Estados Unidos jamás ha sido tan estrecha. La gente le ha apostado en contra, pero nuestra relación no ha podido ser mejor”, dijo el presidente estadounidense.

Por su parte, López Obrador recordó que en el pasado habían ocurrido varios agravios que no se olvidaban, y luego habló de la relación actual con Donald Trump. “Como en los mejores tiempos de nuestras relaciones políticas, durante mi mandato, en vez de agravios hacia mi persona y lo que estimo más importante, hacia mí país, hemos recibido comprensión y respeto”.

AMLO también le agradeció a Donald Trump por el apoyo en las negociaciones petroleras y el soporte con insumos médicos para atender la pandemia de COVID-19 y más elogios. “Nos ha tratado como lo que somos, un pueblo digno, libre, democrático y soberano”.

Lo más sorprendente de esta reunión llegó después en las redes sociales, donde incluso los opositores de López Obrador aplaudieron su discurso. Uno ellos fue el periodista Ciro Gómez Leyva, quien escribió en su cuenta de Twitter: Excelente mensaje del presidente. Excelente evento. Y hasta el momento, excelente viaje”.

¿Cuántos mexicanos estamos seguros de que nuestra posición social es de clase media? Pues según estadísticas  y estudios es mínimo el número de habitantes que ostentan ese nivel  y las consecuencias ante esta creencia se dan en la falta de atención gubernamental a problemas de existencia en todos sentidos

Además el malentendido impide solucionar los problemas más apremiantes del país y perpetúa políticas que solo benefician a las élites. En México muchos creen ser clase media pero no es así. El 61 por ciento de la población se identifica como tal pero solo el 12 por ciento lo es. La mitad del país vive con un serio malentendido sobre su nivel de ingreso, confusión que comparten ricos y pobres por igual.

En este momento, los integrantes de la clase media tienen mayor probabilidad de volverse pobres que de ser ricos. Es imperativo que el mexicano promedio deje de engañarse a sí mismo sobre su nivel de vida. La realidad es que el 84 por ciento de la población no tiene seguridad laboral o un sueldo que les permita satisfacer las necesidades de su familia, pero lo niega. Negar la realidad impide tener demandas políticas concretas y claras.

Como un doctor que debe evaluar primero qué enfermedad tiene su paciente, el mexicano promedio debe poder diagnosticar con veracidad sus carencias o privilegios a fin de saber qué se debe pedir a las autoridades. Es momento de empezar a hacerlo para fortalecer la clase media y reclamar las políticas necesarias para ampliarla.

Sin embargo, en México nadie parece ser muy honesto con su propio diagnóstico. Los ricos piensan que son clase media. Los estudios de Alice Krozer han mostrado que aún entre el 1 por ciento más rico del país, dos terceras partes creen ser clase media. El mito de todos-somos-clase-media se repite en todo nivel de ingreso: mexicanos que ganan 120.000 pesos mensuales, por ejemplo, creen que tienen un sueldo “promedio” cuando en realidad ganan más que el 90 por ciento del país.

Lo mismo sucede entre los más pobres. Considerando que el 61 por ciento de los mexicanos cree ser clase media, incluyendo dos terceras partes de los más ricos, existen al menos 43 millones de mexicanos que viven en condición de pobreza moderada pero que creen que son clase media. No lo son, porque para ser clase media necesitarían ganar 64.000 pesos mensuales para una familia de cuatro integrantes, un nivel salarial que solo gana el 10 por ciento más rico de México.

No basta dejar de ser pobre para ser clasemediero. De hecho, hay casi 37 millones de personas que técnicamente no son pobres pero tienen carencias básicas como acceso a la salud, seguridad social o educación. Esto se debe a que la línea de pobreza del gobierno mexicano es demasiado baja. El CONEVAL calcula que con 3200 pesos mensuales una persona puede satisfacer todas sus necesidades, algo lejano de la realidad en muchas zonas del país.

Para ser clase media, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Social de Evalúa de Ciudad de México, se necesita tener ingresos suficientes para satisfacer necesidades de educación, salud, servicios sanitarios, drenaje, teléfono, seguridad social, electricidad, combustible, bienes durables básicos y no trabajar más de 48 horas a la semana. En promedio, la clase media en México logra esto ganando en promedio 16.000 pesos por persona.

El gobierno federal no debe enfocarse exclusivamente en eliminar la pobreza sino que debe convertirse en un mediador de una profunda y urgente extensión de la clase media. Es acertado que la agenda de López Obrador sea atemperar la pobreza, pero este es solo el primer paso. La creación de una clase media sólida y amplia debe ser la última meta de su gobierno.

Entre los 15 millones de mexicanos que sí son clase media recae una responsabilidad aún más importante: entender que están en peligro de extinción y que seguirán así mientras continúen pensando que deben compartir su agenda política con los más ricos. Los ricos no representan a la clase media. El modelo económico actual no promueve la movilidad social sino el estancamiento. En este momento, los integrantes de la clase media tienen mayor probabilidad de volverse pobres que de ser ricos.

Por eso la clase media debe despertar y atinar a crear una agenda económica específica. Y para ello los mexicanos deben enfrentar sus ideas preconcebidas con datos e información.

Un mito importante a derrocar es la idea, ampliamente extendida, de que en México los ingresos no suben por falta de educación. En realidad, como ha demostrado el estudio de Nora Lustig, Gerardo Esquivel y Raymundo Campos, que analiza datos de 1989 a 2010, los mexicanos han incrementado de manera significativa su nivel educativo sin que ello aumente sus ingresos. La productividad también ha aumentado. Los salarios no.

De hecho, en México educarse cada vez paga menos y esto es especialmente cierto entre los mexicanos con educación media superior. Parte de la razón por la que la desigualdad disminuyó, en promedio, a principios de este siglo, no fue porque haya aumentado el ingreso de los más educados, sino porque gente con educación que antes encontraba buenos empleos, ahora ya no los tiene.

En parte esto se debe a que los accionistas y tenedores de bonos mexicanos se han acostumbrado a quedarse con todo el pastel. Mientras que en Estados Unidos solo se quedan con el 21 por ciento del valor agregado creado por la empresa, en México se quedan con el 71 por ciento.

Es momento de eliminar el mito de que el país tiene una extensa y ancha clase media. Eso impide crear una coalición política que cambie una forma de hacer negocios que ha causado que la clase media no crezca. Y que ha concentrado el poder adquisitivo en un puñado de familias.

La agenda de esa nueva coalición política de clase media deberá entender, entre otras cosas, que aumentar educación no es suficiente para crear desarrollo. Y que crear empleos formales tampoco. Se debe hablar de promover la recuperación salarial y empujar la reforma del código fiscal para que el 10 por ciento más rico no tenga la misma carga fiscal que los ultra ricos. El Estado debe crecer para invertir en servicios públicos de calidad y evitar que la clase media tenga que recurrir al pago de servicios privados, a pesar de pagar impuestos para tener acceso a servicios públicos.

Presidencia arma campaña por el ‘despertar del pueblo’ a 2 años del triunfo de AMLO

Para conmemorar el segundo aniversario del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, la Vocería de la Presidencia de la República promueve una campaña institucional celebrando el “despertar del pueblo”.

Desde este 2 de julio, las cuentas oficiales de las instituciones del gobierno, así como de funcionarios, han publicado imágenes y mensajes con el hashtag #RenacimientoDelPueblo. El Sabueso: El informe de AMLO, con cifras incorrectas y sacadas de contexto. El “despertar del pueblo” es representado con el dibujo de un gallo, que es acompañado de la frase: “4T México. Dos años transformando”.

Fuentes de la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería de la Presidencia confirmaron que se trata de una campaña transitoria y que no implicará cambios en los logotipos institucionales del gobierno (este año, la imagen oficial es la de Leona Vicario; el año pasado fue la de Emiliano Zapata).

Como parte de la campaña, los funcionarios y las instituciones han difundido logros de la administración de López Obrador.

El vocero presidencial, Jesús Ramírez, publicó una imagen que resalta los recortes al gasto público: “La austeridad es una realidad. Nunca más un gobierno rico con pueblo pobre. Los ahorros en gastos burocráticos ahora son programas sociales”. (¿?)

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

Te puede interesar