Inicio ColumnistasCentro histórico Centro Histórico

Centro Histórico

por redfinanciera
  • López Obrador se reúne con presidente de CONAGO
  • Aprueban un fideicomiso de inversión que dará independencia financiera a la CFE
  • Trump revigoriza su equipo de campaña para ganar terreno, el gran obstáculo: él mismo
  • Renuncia Secretario de Comunicaciones y Transportes por ejército en puertos
  • Por Crescencio Cárdenas Ayllón

RedFinancieraMX

Javier Jiménez Espriú presentó su dimisión como secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) de México por diferencias con la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de poner a militares a cargo de los puertos del país, anunció el jueves el mandatario.

López Obrador dio a conocer la renuncia en un inusual video subido a sus redes sociales grabado junto a Jiménez Espriú y a la persona encargada de sustituirle, el ingeniero Jorge Arganis Díaz Leal, quien ya trabajó con él cuando era jefe de gobierno de Ciudad de México.

El pasado viernes el presidente anunció que las aduanas terrestres y marítimas así como los puertos de México pasarían a manos del ejército y la marina para rescatarlas de la corrupción, que haya seguridad y se evite la introducción de drogas y armas. Jiménez Espriú sostenía, sin embargo, que los más del centenar de puertos del país debían seguir operados por un mando civil.

“Lamento profundamente no haber tenido éxito en transmitirle mi convicción y mi preocupación sobre la grave transcendencia que considero tiene esta medida para el presente y el futuro de México, tanto en lo económico como en los político”, indico el exfuncionario en su carta de renuncia sin dar mayores explicaciones.

La decisión de “rescatar las aduanas” -en palabras del presidente- supone dar nuevas funciones a las fuerzas armadas que, desde que López Obrador llegó al poder, acumulan cada vez más tareas, desde la construcción de grandes infraestructuras, al cultivo de árboles.

Este aumento del poder militar y el cambio de las leyes necesarias para permitirlo -por ejemplo las modificaciones normativas para que realicen labores de policía- ha sido objeto de críticas por diversas organizaciones de derechos humanos, incluida la ONU, pero la fe de López Obrador en el ejército y la marina ha sido férrea.

“Yo creo que por la circunstancia actual, por la corrupción que prevalece en los puertos, en las aduanas y últimamente también por la entrada de contrabando y droga por los puertos, necesitamos, además de buena administración, seguridad”, indicó. Ante su preocupación por la entrada de fentanilo por los puertos del Pacífico y la violencia que conlleva el trasiego de droga, el presidente consideró que la marina “va a poner orden”.

El columnista Ricardo Raphael, adelantándose a la renuncia del secretario, se refirió en su columna de “El Universal” del jueves a la pugna existente entre el poder civil y el militar y señaló que Jiménez Espriú no estaba dispuesto “a convertirse en un empleado menor de las secretarías de la Defensa y la Marina”.

Además, cuestionó que la disciplina castrense sea “un antídoto perfecto para los peores males del país” y puso como ejemplo que los dos puertos más penetrados por el crimen organizado durante la administración anterior, el de Manzanillo y el de Lázaro Cárdenas, ambos en el Pacífico, estaban dirigidos por marinos.

“Jiménez Espriú podría preguntarle a su jefe por qué cree que la medicina militar sí va a servir en esta ocasión” cuando en el pasado, las cosas empeoraron bajo el mando de la Marina, agregó.

En junio de 2019, ya había dimitido Tonatiuh Guillén, el primer jefe del Instituto Nacional de Migración, por circunstancias similares, cuando México estaba en plena crisis migratoria con Estados Unidos y aceptó endurecer su política migratoria para evitar la imposición de aranceles. En ese momento, el gobierno de López Obrador había iniciado no solo el despliegue de la Guardia Nacional para contener a los migrantes sino la sustitución de varios jefes locales del INM por militares en activo o en retiro.

Pero también ha habido discrepancias y renuncias en el seno del gabinete por otros motivos desde diciembre de 2018, cuando el mandatario llegó al poder. La más sonada tuvo lugar en julio de 2019, cuando Carlos Urzúa dejó su cargo como secretario de Hacienda al considerar “inaceptable” el nombramiento de funcionarios no capacitados impuestos por “personajes influyentes” y por decisiones de política pública que se tomaron “sin el suficiente sustento”. También criticó la política de austeridad iniciada por el gobierno.

Previamente, habían dejado su puesto la entonces secretaría de Medio Ambiente Josefa González Blanco, y el responsable del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), el principal sistema de salud pública de México, Germán Martínez.

El Consejo de Administración de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México aprobó este martes el fideicomiso maestro de inversión que permitirá la independencia financiera de la Comisión. En un comunicado, la CFE señaló que el fideicomiso permitirá cumplir la instrucción presidencial de “rescatar y fortalecer a la empresa y garantizar la seguridad energética de México”. Además, permitirá a la CFE “contar con el 54 % de la generación de electricidad en el país para el 2024” y dicho planteamiento de inversión se dará sin impactar el techo de endeudamiento.

En ese sentido, el director de la CFE, Manuel Bartlett, resaltó que el esquema de fideicomiso “es un mecanismo de financiamiento para generar energía que permitirá a la CFE independencia financiera además de ser un instrumento novedoso y original, y así garantizar la calidad en la generación de electricidad para todo el país”.

Mientras que Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía y presidenta del Consejo, sometió a aprobación dicho proyecto, el cual fue unánimemente avalado. Nahle destacó que en estos nuevos tiempos “el sector energético necesita trabajar con agilidad” y afirmó que el fideicomiso permitirá su práctica garantizando el fortalecimiento de la CFE.

En la 39 sesión ordinaria del Consejo de Administración de la CFE, que se llevó a cabo de manera remota y estuvo encabezada por la Nahle y Bartlett, fueron presentados ante el Consejo, el presupuesto consolidado de la CFE para el ejercicio 2021, el fideicomiso maestro de inversión y la propuesta global de financiamiento 2021.

El Consejo aprobó y tomó conocimiento del presupuesto consolidado para la CFE y sus empresas productivas subsidiarias para el ejercicio fiscal 2021, que incluye el escenario indicativo del balance financiero para el año que se presupuesta y los siguientes cinco años, el cual fue presentado por el director corporativo de finanzas, Antonio Rojas.

Por su parte, Miguel Reyes, director general de CFE energía expuso ante el Consejo, el fideicomiso maestro de inversión “es un instrumento que permitirá cumplir, en un primer sentido la instrucción presidencial de rescatar y fortalecer a la empresa, además de garantizar la seguridad energética de México”.

Además, dijo que este fideicomiso “permitirá a la CFE recuperar su naturaleza de empresa generadora” a través de ampliar el parque de generación con la construcción de cinco nuevas centrales estratégicas y la adquisición de centrales estratégicas.

Señaló que la implementación del esquema de autofinanciamiento se da para realizar “la inversión productiva” para la CFE a través de “las utilidades acumuladas y futuras de CFEnergía y recursos de capital de emisiones de la CFE Fibra E, para financiar la construcción o compra de nuevas centrales eléctricas”.

En el Consejo, adicionalmente, se presentó y aprobó la estructura organizacional de la empresa filial CFE Telecomunicaciones e Internet para todos, para conocimiento de los consejeros. En abril y mayo pasado el Gobierno mexicano publicó dos acuerdos que limitan la energía renovable y la iniciativa privada, favoreciendo a la estatal CFE, lo que generó críticas en el sector y entre organismos civiles.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió este martes con el nuevo presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), el gobernador del estado de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras, y con su antecesor, el mandatario del estado de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis. En la reunión, que se llevó a cabo en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, Mendoza Davis entregó la representación de la Conago a Carreras López, esto con López Obrador como testigo.

“Es una ceremonia muy ajustada a nuestros tiempos. No podemos hacer encuentros, tenemos que guardar sana distancia (por la pandemia)”, dijo López Obrador en un vídeo distribuido por la presidencia.  “Es muy significativo que la conferencia de gobernadores esté actuando sobre todo en buscar la coordinación, la ayuda mutua para enfrentar, entre todos, la pandemia del COVID-19 como lo hemos venido haciendo”, añadió.

Acompañado de la titular de la Secretaría de Gobernación (Interior), Olga Sánchez Cordero, López Obrador celebró que la Conago mantenga contacto permanente con el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez para controlar la epidemia en los 32 estados del país.

“La pluralidad es un fundamento del sistema político democrático, pero tenemos que poner siempre por delante el interés general, de nuestro pueblo, de la nación y así lo hemos venido haciendo con ustedes. Vamos a continuar con esta relación respetuosa de colaboración”, apuntó el mandatario.

En el encuentro, los gobernadores manifestaron su ánimo de colaboración para enfrentar juntos, el Gobierno federal y los estatales, los retos de la nueva enfermedad.

La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), formada por los mandatarios de las 32 entidades de México, es un espacio de diálogo a partir de la celebración de reuniones ordinarias, mediante las cuales, los titulares de los Ejecutivos estatales discuten, analizan y toman decisiones sobre los temas y necesidades prioritarias en el país.

Trump y su destino: ¿Es posible que reelegirse como presidente de Estados Unidos, mantener el poder, ser “el ganador” de la contienda, sea suficiente motivación para que Donald Trump dé un giro exitoso a su discurso que le permita recuperarse en la popularidad electoral, que tanto le desfavorece en los sondeos? A la audacia de Trump ya no le acompaña el beneficio de la duda que se le da al outsider, y eso pone en peligro su reelección.

Por lo pronto, ha tomado una medida: la de cambiar el liderazgo de su asesoría de campaña electoral. Ha ascendido a Bill Stepien, que ya formaba parte de su grupo de asesores, y a quien se le considera responsable por ciertos logros: mensajes destinados a grupos de votantes específicos, como la idea de volver protagónico al blanco rural, por muchos años apartado del centro de los mensajes políticos, y quienes muchos especialistas consideran una suma que fue fundamental para lograr los colegios electorales.

Stepien es una suerte de joven audaz con buena reputación entre el equipo de consejeros del Presidente, relacionado con Jared Kushner, el yerno de Trump, quien lo habría traído al círculo presidencial. Tuvo unos serios traspiés en 2014, cuando formó parte de un equipo que complotó para embotellar New Jersey por cuatro días, lo que luego se descubrió formaría parte de una venganza política. Pero su resurrección ocurrió nada menos que en la carrera hacia la Casa Blanca.

Los terrenos en los que Trump podría intentar recuperar el favor de los votantes son muchos. Es el mismo Trump quien se ha alejado de las posiciones conservadoras tradicionales, como la enemistad sempiterna de Estados Unidos con Rusia, la condena a tiranías como la de Corea del Norte o el honor que merecen los veteranos, sea cual sea su identificación partidista.

El examen que Trump presume haber dominado no mide inteligencia: identifica posibles signos de demencia temprana

En muchos aspectos, el Presidente se ha alejado de su terreno natural de preferencia. Por ejemplo, al politizar con el Doctor Anthony Fauci, quien se manejó institucionalmente y nunca se mostró interesado en polemizar, lo ha dejado no solo muy inelegante ante una figura nacionalmente reconocida, sino con unos resultados catastróficos respecto a las consecuencias de la pandemia, que se expresan hoy en números que ponen a Estados Unidos entre los peores manejos del Covid 19 del planeta.

Las opciones disponibles para un joven pero experimentado asesor como Stepien son infinitas en este momento. Empatizar, tratar de dar una cara que sea presidenciable para todos, regresando el perfil conservador que ha perdido, matizar la polarización y dejar de poner enfrente a todo el que tenga un criterio ligeramente distinto que él, aunque sea de su mismo bando, parecen ser todos caminos para reencontrarse con su audiencia, caminos completamente despejados, y que dependen básicamente de la voluntad del primer mandatario.

Vencerse a sí mismo. El obstáculo esta vez es inusual. Y es la propia psique y personalidad del Presidente. Trump ha mostrado en su mandato y en su historia personal que ceder, cambiar, flexibilizar, negociar, son para él símbolo de derrota. Y a nada le teme más Trump que a ser derrotado. Las razones están relacionadas con su crianza y ese es un tema que detalla su sobrina terapeuta en su libro recién publicado, “Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo”.

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

Te puede interesar