Inicio Internacional Ciudades costeras deben enfrentar con obras el cambio climático

Ciudades costeras deben enfrentar con obras el cambio climático

por Redacción
  • Algunas ya han procedido, como Manhattan que construyó un malecón de casi 5 metros de altura
  • Venecia, Copenhague, Indonesia y Nueva Zelandia, toman cartas en el asunto

RedFinancieraMX

Varias de las ciudades costeras del mundo diseñan y construyen obras y estrategias para enfrentar al cambio climático, que genera tormentas que se volverán cada vez más frecuentes e intensas.

Se trata de generar lo que llamamos infraestructura social, que proteja a las ciudades sin perder de vista los usos actuales que la gente les da y como la inversión e infraestructura existentes puede soportar la vida urbana.

Kai-Uwe Bergmann, socio de la red global BIG, que agrupa a expertos que trabajan con ese enfoque, señala que el mismo ya se aplica en ciudades estadunidenses, europeas y asiáticas.

Destaca que para Nueva York se diseñó el proyecto “la gran U”, que protege a la punta de Manhattan con una especie de malecón de 4.5 a 4.9 metros de altura, que la resguardará por los próximos 100 años del aumento del nivel del mar.

En Venecia se pretende la instalación de un sistema de compuertas llamado MOSE, que aún está en etapa de pruebas para comprobar que funcione, mientras Indonesia analiza como protejer su capital Yacarta del hundimiento de la placa tectónica en que se asienta y del aumento del nivel del mar.

Otro proyecto es el del “alojamiento anfibio”, que consiste en contenedores aptos para flotar y acondicionados como dormitorios estudiantiles, proyecto para la ciudad danesa de Copenhague.

Contrasta que aprovechando un contenedor como dormitorio estudiantil el costo es de apenas un tercio del de las residencias estudiantiles habituales.

Destaca que las ciudades medianas o pequeñas cercanas a las costas necesitan una combinación de herramientas para enfrentar el nivel de los oceános que va a la alza.

Explica que en ocasiones debe de aceptarse que por más esfuerzos que se hagan, la madre Naturaleza acaba ganando, y entonces es el momento de retirarse, de cambiar de ubicación.

Tal es el caso de la localidad de Haumoana, en la costa oriental de la Isla Norte de Nueva Zelandia, donde 21 casas están cada vez más cerca del mar por el alza que este experimenta de su nivel.

La combinación de entender que hay momentos para resistir y otros para retirarse, puede crear un catálogo de herramientas para enfrentar las amenazas del cambio climático en las ciudades costeras, agrega.

Bergman fue entrevistado por Radio New Zeland durante su estancia en este país para participar en un evento referido a la resilencia urbana ante el cambio climático.

Te puede interesar