Inicio EntretenimientoCultura Diversos historiadores actuales estudian a Cortés; algunos lo han satanizado

Diversos historiadores actuales estudian a Cortés; algunos lo han satanizado

por redfinanciera
  • Conferencia de María José Encontra y Vilalta (II de III)
  • Por Norma L. Vázquez Alanís

RedFinancieraMX

A Hernán Cortés se le considera empresario porque fue el que introdujo el cultivo de la morera, de los gusanos de seda, en el territorio que es actualmente el estado de Morelos, además de que exportaba azúcar y algodón, indicó la doctora María José Encontra y Vilalta en la plática ‘El Cortés desconocido’ que, auspiciada por el Centro de Estudios de Historia de México Carso (CEHM), ofreció en su sede de Chimalistac.

Como hombre renacentista, a Cortés le encantaban la fama y la fortuna, lo cual se constató en las Cartas de Relación que envió al emperador para que finalmente se le reconocieran las bonanzas que encontró en los territorios doblegados y que ayudaron a engrandecer el imperio de los Habsburgo.

La mayoría de los investigadores dedicados al tema coinciden en que, a partir de 1519, Hernán Cortés se volvió más atrevido y decidido, pues empezó a ver nuevas imágenes, otras perspectivas.

El conquistador sabía escribir y formó parte de ese grupo letrado que llegó a Mesoamérica, pero también se revelaba este espíritu por la forma como realizó esas batallas violentas, dijo la historiadora, quien se refirió a la superioridad étnica y militar, pues los aventureros contaban con un cañón, artillería y una serie de instrumentos bélicos que tenían mucha potencia, elementos que la población local desconocía, lo cual significó un avance para los peninsulares.

Aunque los conquistadores eran muy pocos en comparación con una población mesoamericana muy numerosa, Cortés aprovechó –“porque era un hombre sumamente inteligente”- la superioridad de sus armas, el temor psicológico y todo lo que tuvo a su alcance para su propio beneficio y el del grupo peninsular.

También tenían los caballos, que no eran tantos tampoco, así como perros, no muchos, pero no eran falderos porque en Europa ya se practicaba el aperreamiento o suplicio ejecutado por medio de perros de presa, lo cual provocó un miedo terrible en la población local que nunca habían tenido contacto con ese tipo de animales.

La guerra que Cortés trajo a América era medieval como lo fue la famosa reconquista de España, que consistía en combates para eliminar al que tuvieran enfrente; así funcionaba Europa. En cambio, las guerras que se practicaban en Mesoamérica eran para capturar, no para matar, y los cautivos permanecían así por un tiempo hasta que eran sacrificados en ceremonias. Son diferentes métodos, de diferentes culturas, explicó la especialista.

Bibliografía sobre Cortés

Pese a lo mucho que se ha escrito sobre Hernán Cortés, existe una laguna en donde prácticamente no se sabe nada de él desde que nació, hasta prácticamente 1519, comentó la conferencista.

Al respecto, varios autores e investigadores sostienen que esa falta de datos podría ser simplemente por ego pues, si él no venía de la alta nobleza, tenía que convertirse en un hombre famoso y estar casi ennoblecido. Entonces, cuanto menos se supiera de dónde venía, mejor; eso forma parte de la construcción de su propia leyenda, agregó la historiadora.

Por lo que se refiere a la bibliografía, el primero que escribió sobre Cortés fue Francisco López de Gómara, a quien habitualmente se le ha considerado como el capellán personal que tenía el personaje. La doctora Encontra y Vilalta dijo haber hallado alguna documentación que difiere, “pero tendría que investigar un poco más para determinar si López de Gómara conoció a Cortés en el primer viaje que hizo a España para defenderse del famoso Juicio de Residencia, o después de un evento que hubo en Argel”.

Este hombre escribió la primera biografía autorizada por el propio conquistador, por lo cual se debe tener mucho cuidado sobre qué tan objetiva puede ser. Aunque, si no hay ningún otro tipo de información biográfica, es necesario conformarse con López de Gómara y su ‘Historia general de las Indias y vida de Hernán Cortés’.

Otro libro es el de Bernal Díaz del Castillo, ‘Historia verdadera de la conquista de Nueva España’, también polémico porque en los últimos años el historiador Christian Duverger ha argumentado que Díaz del Castillo no escribió esta obra, “pero es un tema en el que no abundaré”, apuntó la doctora en Historia por la Universidad Iberoamericana.

En épocas más cercanas a nosotros tenemos a Salvador de Madariaga, al que la mayoría de la gente relaciona con su obra ‘El corazón de piedra verde’; historiador y escritor que en un sentido un poco novelado hizo una descripción muy documentada de la vida de Cortés; otro autor es el historiador Carlos Pereira, una de las personas que en la primera mitad del siglo XX escribió sobre Cortés; lo hizo en Madrid, pues aunque era mexicano radicaba en la capital española. Es muy interesante lo que él presenta en su obra ‘Hernán Cortés y la epopeya del Anáhuac’. Estos autores satanizan al conquistador, precisó la especialista en el periodo virreinal y la inquisición.

Hasta el día de hoy se considera al doctor José Luis Martínez el experto número uno a escala mundial sobre la personalidad de Hernán Cortés. Aunque el ya falleció, sus trabajos los retomó la doctora María del Carmen Martínez Martínez, de la Universidad de Valladolid, una de las investigadoras más minuciosas, quien revisa de nueva cuenta toda la documentación guardada en la Cancillería de Valladolid y en algunos otros archivos españoles. “A mi juicio -señaló la ponente-, en este momento es la eminencia en temas referentes a Cortés”.

También el diplomático Juan Miralles escribió sobre el conquistador su obra ‘Cortésinventor de México en la década de los 90, y el historiador e hispanista Bartolomé Bennassar, originario de Mallorca pero cuya producción la hizo en Francia, escribió ‘Hernán Cortés: el conquistador de lo imposible’.

Por último citó al doctor en Historia de América Esteban Mira Caballos, con su obra ‘Hernán Cortés. Mitos y Leyendas del Conquistador de Nueva España’. Este autor es uno de los investigadores contemporáneos vivos más interesado en la figura de Cortés, para lo cual inspecciona y revisa todos los archivos que existen tanto en España como en territorios americanos.

(Concluirá)

Te puede interesar