Inicio Internacional Dormir toda la vida sobre una lápida; vivir en un cementerio

Dormir toda la vida sobre una lápida; vivir en un cementerio

por Redacción
  • La pobreza en Filipinas lleva a la gente a vivir en cementerios

RedFinancieraMX

Cementerios habitados también por vivos. Se trata de un fenómeno muy común en Filipinas, donde las tasas de pobreza siguen siendo muy altas.

Sin otro lugar al que ir, miles de personas ocupan sectores enteros de numerosos cementerios de todo el país.

Duermen sobre las lápidas, construyen, llenan los nichos con los pocos bienes que poseen.

El Cementerio Católico de Cebú, la quinta ciudad más poblada del archipiélago, no es una excepción.

“Mi padre nació aquí. Yo también. Para nosotros es normal ver a los niños jugando entre las tumbas”. Michael tiene 30 años y toda su vida durmió acostado sobre el frío mármol de una oscura lápida.

Robert Rie Lyn, que nació el 14 de marzo de 1927 y murió el 28 de mayo de 1998, es el nombre del propietario de la tumba que se convirtió en la cama de Michael.

El chico se ofrece para hacer de guía en el cementerio, donde yacen los restos de al menos 10 mil personas.

Nadie sabe con exactitud el número de muertos que hay enterrados aquí. Aquí la gente más pobre suele enterrar a sus difuntos en secreto, con la complicidad de los guardianes, en nichos que pertenecen a otras personas.

“En realidad -dice Michael- ni siquiera sabemos el número de personas que viven en el cementerio. Cambia constantemente. Si alguien de esta zona acaba en la calle y no tiene dónde ir, viene aquí”.

“Después tal vez encuentra algo mejor y se va. Actualmente somos un centenar. Es cierto que no pagamos impuestos. Pero también es cierto que no recibimos ningún tipo de asistencia”, cuenta.

Te puede interesar