Inicio ColumnistasEn tabasco se dice… En Tabasco se dice…

En Tabasco se dice…

por Redacción
  • Se pierde la fe a las nuevas administraciones
  • ¿En verdad murió el secretario de finanzas de Arturo Núñez?
  • Por Alfredo Camacho Lara

RedFinancieraMX

No puede negar el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador,   que en cuanto dar seguridad a la población su gobierno está fallando, que no quiera aceptarlo es una cosa  y por tanto  lo mejor que se le ocurre es aventarle la culpa a las administraciones federales anteriores “nos dejaron un cochinero que estamos limpiando”.

Desafortunadamente para él, para las administraciones estatales morenistas como la de Veracruz, Tabasco y Ciudad de México, la de Movimiento Ciudadano en Jalisco, las panistas de Guanajuato, Tamaulipas y Chihuahua, las priísta en Guerrero y Oaxaca y la perredista en Michoacán, entre otras,  el desaliento  crece y ya no es fácil creerles a pesar de su verborrea.

No tiene caso entrar a las estadísticas de la violencia en los estados, saltan a la luz de los ojos, se palpan por doquier.

En su reciente visita a la entidad “jarocha”, fue notable que no pudo ya arrancar aplausos a su favor y mucho menos para el ejecutivo estatal. Se percibió el ambiente de dolor, coraje e impotencia de los pobladores. Reinó un reclamo callado. Al querer elogiar el presidente a Cuitláhuac García, sólo obtuvo como respuesta un silencio sepulcral.

Dijo: Otra ventaja que tenemos es enorme, Cuitláhuac García es un gobernador inteligente, con convicciones y sobre todo honesto. Un hombre bueno,  no de malas entrañas y, esos importa mucho para garantizar la paz y la tranquilidad a mis paisanos veracruzanos  y en todo el país.

Sin duda, reinó en el ambiente de los presentes los recientes asesinatos en Minatitlán, Veracruz, y que se dan en todo el país, que hasta da miedo salir a la calle  a carretera, pero también está siendo mella en el gobierno federal y los estatales los continuos despidos en la burocracia, ya suman miles, que multiplicados por los familiares de éstos que quedan desprotegidos, nos hablan de zozobra.

También es cierto que no aterrizan los proyectos que garanticen más empleo, mayor poder adquisitivo, al contrario éste va a la baja. “Todo sube y nada baja”, la canasta básica incrementa sus costos.

Sobre la muerte de Amet Ramos

Porque no tiene desperdicio la columna de ayer Guayabera Política, de Guillermo Hübner Díaz, en Diario de Tabasco, nos permitimos reproducirla:

… De hurto, muerte y traiciones. La muerte en Ciudad de México, la semana pasada, del ex secretario de Planeación y Finanzas del gobierno del Estado, Amet Ramos Traconis, generó entre los trabasqueños todo tipo de opinión, menos la de que hubiera fallecido realmente. Su “deceso”, ocurrido unos ocho días después de que su ex jefe, Arturo Núñez Jiménez, apareciera triunfalmente, sin ningún rubor, en una reunión del Instituto Nacional Electoral, INE, fue tomado como parte de una película apocalíptica, no se mostró nunca al público una sola foto del velorio, del cadáver, como suele ocurrir en casos de personas destacadas, y los restos del rubicundo chiapaneco terminaron sin mayor trámite en un crematorio.

 Amet fue el brazo ejecutor del mayor asalto al erario tabasqueño jamás cometido por gobernador alguno, o por su consorte, pues en el caso de Núñez, es a su esposa Martha Lilia López Aguilera, a quien se señala todavía como la “mano dura” del regimen y como quien ordenaba a Amet, a lo largo del penoso sexenio, hacer con el dinero público lo que le venía en gana.

Ellos, se dice, lo hicieron “todo”, desde luego con la complacencia obligada, sometida, forzada, del gobernador (político que se tuvo entre los grandes del país y resultó un triste mito), que fungió sin autoridad moral ni política (hay tabasqueños que aseguran que al tratar asuntos importantes con él, oían decirles: “Esta misma noche consulto a Martha Lilia para saber su opinión”, la que en todo caso equivalía a una decisión única y determinante.

El manejo del Presupuesto de Egresos fue cosa de juego, divertido y perverso a la vez, se sabe que malversaron fondos, presumieron y dilapidaron las rentas del estado que creyeron propias, dejaron a dependencias sin los recursos aprobados por el Congreso, el billete no apareció jamás en su “sistema”, o fue retirado del mismo sin miramientos.

Un ejemplo, lo ocurrido en la Coordinaciòn General de Comunicaciòn Social y Relaciones Públicas, a cargo los últimos dos años y medio, del abogado, escritor y periodista Francisco Peralta Burelo (amigo íntimo y aliado político de Núñez desde que salieron del PRI). Peralta resulta al día de hoy el gran traicionado por Núñez y Martha Lilia, que no respetaron siquiera las partidas destinadas al pago a medios y analistas por la difusión de obras, proyectos, planes y campañas en beneficio de la población. Aquí, por principio de cuentas, se ordenó al titular cancelar los convenios anuales por publicidad y propaganda gubernamentales introducidos por la licenciada Dolores Gutiérrez Zurita, “Lolita Gutiérrez”, primera en el cargo, y su lugar lo tomaron otros de carácter trimestral que nunca fueron pagados puntualmente, ocurría cuando Amet ordenaba con considerable atraso el trámite debido, esto durante 2016 y 2017.

En 2018 no hubo siquiera dichos contratos, la versión fue la de que se trabajaría con ellos, sí, pero nunca ocurrió tal cosa. “Todavía no da luz verde Amet, pero sí va a haber contratos, ustedes continúen analizando y orientando”, se oyó decir frecuentemente allí, se pagó el año pasado únicamente un mes, julio, y ello por intermediación amistosa de un inversionista afamado. Así transcurrió 2018 y lo mismo proveedores de materiales que de servicios, terminaron endeudados como nunca lo estuvieron antes, muchos sufren todavía hoy las consecuencias, incapacitados para pagar puntualmente a particulares, comercios y bancos, los préstamos adquiridos.

Recuerdo que el año pasado, el gobernador electo Adán Augusto López Hernández, denunció en Telerreportaje un fraude por 60 millones de pesos en la compra de terrenos destinados a la Zona Económica Especial en Paraìso, era sólo el principio, las fechorías de los gobernantes con su incondicional Amet en la Tesorerìa, conformarìan una larga cadena delictiva que eslabonó casi todo el espectro administrativo, ojalá y las autoridades actúen como es su obligación y el luto por la cuestionada muerte de Amet no les impida cumplir su deber con honor y justicia.

Un hecho es muy cierto: los gobiernos pasados dejaron un lodazal y los presentes llegaron al poder por el cansancio que aquellos causaron en la población, desafortunadamente estos no llegaron con proyectos, programas verdaderos a desarrollar. Sólo se les ven ocurrencias y venganzas. (Hasta aquí textual)

alfcamacho@yahoo.com.mx

Te puede interesar