Inicio ColumnistasEn tabasco se dice… En Tabasco se dice…

En Tabasco se dice…

por Redacción
  • Por falta de lluvias hay sequía y altas temperaturas
  • Los tabasqueños se cuecen en su jugo
  • Muy bajo novel de los ríos
  • Por Alfredo Camacho Lara

RedFinancieraMX

En Tabasco, la población se cuece en su propio jugo y la sequía por falta de lluvias afecto los niveles de los principales ríos del estado, afectando zonas ribereñas, la pesca, la agricultura, la ganadería y falta de agua potable para la población.

Los calores están tremendos, ayer el termómetro marco 41°C,  con una impresión térmica que marca los 49 grados. Se anunciaba para ayer un máximo de 39 grados y se rebasó. La hora en que se resintió más el calor fue entre las 12 y las 14 horas.

Para hoy, se pronostica una temperatura máxima de 37 a 39 grados, y para la el resto de la semana variará poco a la baja, esperando que el viernes sea de 33°C.

Son tiempos de hidratarse mucho y para no exponerse demasiado  al sol; además se recomienda tener cuidado de no consumir alimentos que se venden en la calle porque por las altas temperaturas pueden descomponerse fácilmente.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua), informó que un sistema de alta presión seguirá favoreciendo temperaturas de muy calurosas a extremadamente durante los próximos días.

No cabe duda que el cambio climático ya nos alcanzó, esto sin que en verdad tengamos conciencia de ello. Las ciudades siguen creciendo, poco caso se hace de reducir el consumo de combustibles extraídos del subsuelo, de utilizar la luz, como tampoco importa la tala inmoderada de los bosques y la explotación acuífera, el consumo de los plásticos, etc.

Las altas temperaturas de calor y la sequía es  una consecuente del daño que le realizamos a la madre tierra, aquí en la entidad los niveles de los ríos ha descendido considerablemente. Ahí vemos, en las noticias que el Usumacinta el río más caudaloso de México,   luce playones y tierra agrietada en diversos tramos a su paso por Tabasco, lo que está  provocado nerviosismo por parte de productores ganaderos y agrícolas de Tenosique, Balancán y Emiliano Zapata.

La prensa tabasqueña destaca que la Conagua refiere que el Usumacinta presenta una disminución de 8.23 metros, y se ubica a una escala de 10.98 metros a la altura de Boca del Cerro, tres centímetros menos de lo que se registró en mayo de 1998, es decir hace 20 años, cuando establecieron su Nivel de Aguas Mínimas de Operación (Namino) en 11.01. Se acusa que ese efecto es por falta de lluvias tanto en Guatemala como en México, por lo pronto ya acusa   repercusión en la ganadería, agricultores, pesca y en el abastecimiento de agua potable.

¿Qué pensará ahora Manuel Andrade Díaz, que cuando era gobernador de la entidad proponía que había que abastecer a otros estados del país con sequías, mandando agua de Tabasco, aprovechando ductos de Pemex?

Era una muy buena idea, pero ahora estará pidiendo también que lleguen las lluvias para nivelas los causes de agua de la entidad.

Un ejemplo de que no entendemos que hay que construir planeado primero para no destruir el ecosistema y evitar la falta de agua, lo da   Diario Presente, cuando nos informa que  en el municipio de Centro, la Laguna de las Ilusiones ha comenzado a perder alrededor de 4.3 hectáreas de espacio al año, lo cual se debe a la falta de límites de construcción, según explica el presidente del Comité para el Rescate y Cuidado de la Laguna de las Ilusiones y de la asociación Anfibia, Aristides Barrera Prats.

Señaló que originalmente se contaban con 520 hectáreas de lago, sin embargo, en este 2019 sólo se identifican 254 hectáreas.

Advirtió que en los próximos 20 años podría desaparecer la mayor parte del cuerpo lagunar si las autoridades estatales y especialmente las municipales no toman las medidas necesarias para controlar rellenos y edificaciones.

A esto se le suma la presencia de sólidos, metales y coniformes fecales en la Laguna de las Ilusiones, lo cual genera un exceso de nutrientes y la coloración verde en el agua.

Tabasco Hoy también publicó el pasado día doce que la falta de lluvias también  ha golpeado a los ríos Grijalva y Samaria;  Puxcatán, Tulijá y La Sierra estén casi secos, situación que pone a temblar a los ribereños, productores agrícolas y ganaderos que utilizan estas aguas.

Información de la Comisión Nacional del Agua reseña que son más de 100 mil habitantes de comunidades rurales de los municipios de Teapa, Tacotalpa y Macuspana, que dependen del agua de estos ríos para subsistir.

Gilberto Segovia Quintero, coordinador operativo y de Apoyo a la Población del Instituto de Protección Civil (IPCT) dijo que los ríos Teapa, La Sierra, Puxcatán, Tulijá, Samaria y el Grijalva, se encuentran en previsión a la baja, ante la escasez de lluvias.

“En el semáforo de ríos, se encuentran en previsión a la baja, lo que es el río Teapa a la altura de esta cabecera municipal, La Sierra, en Pueblo Nuevo, Centro y el río Tulijá, como el Puxcatán en Macuspana. Según registros de Conagua, el río Tulijá se encuentra ocho metros con 95 centímetros por debajo de su Nivel de Aguas Máximas Ordinarias (NAMO).

El Puxcatán permanece con nueve metros y siete centímetros debajo de su NAMO.

Esta misma situación ha pegado también al río Samaria, que tiene una disminución histórica.

Te puede interesar