Inicio ColumnistasEntresemana Entresemana

Entresemana

por redfinanciera
  • El cuentacuentos y la ley
  • Por Moisés Sánchez Limón

RedFinancieraMX

Sin relevo al bate en la sesión de preguntas, en la mañanera del último lunes de abril, el sedicente periodista que pretendió erigirse filántropo de su pueblo, cumplió el cometido de la fila mercenaria y dio pauta para que el licenciado López Obrador evadiera la veda electoral.

“Hable usted, licenciado, responda y hable porque la pregunta es mía”, pareció ese arrojo de supuesta interrogante seria y fundamentada para que Su Alteza Serenísima se sirviera con la cuchara grande y metiera en camisa de fuerza a los once ministros y ministras integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Otro capítulo del cuentacuentos que le tuerce el brazo a la ley porque así lo dicta la 4T.

Pero, bueno, en realidad serían diez ministros, porque el ministro presidente debe excusarse de conocer la acción de inconstitucionalidad del 13 transitorio, cuando ésta sea discutida, porque le implica en la ampliación de su mandato.

Mañanera de lunes y el mercenario abre el espacio para que, del ronco pecho que no es bodega de Su Alteza Serenísima se conozca el bando que implica concretar su decisión de que el Poder Judicial de la Federación se someta a su dictado. ¡Faltaba más!

“En días recientes –expuso el remedo de filántropo– se causó un revuelo a nivel nacional por parte de los partidos políticos de la oposición y por supuesto también de los intelectuales con respecto al aplazamiento del ministro Arturo Zaldívar al frente de la Corte hasta el 2024 y no en el 22, justo cuando usted termina su administración”.

Margen aparte de descalificar a integrantes del Poder Judicial, este personaje de la picaresca de Palacio, una especie de telonero para la presentación del cuentacuentos que dicta línea, descalifica, insulta, estigmatiza, da cátedra de historia patria y hasta del catecismo y exorciza a los demonios del neoliberalismo y los conservadores, preguntó:

“(…) Presidente, en caso de que los integrantes de la Corte no avalen dos años más del ministro Arturo Zaldívar al frente de la misma, ¿ellos no estarían convirtiéndose en cómplices de la corrupción que tanto queremos erradicar de México? Y, ¡sopas!, que el licenciado Andrés Manuel emplaza a los ministros; aunque sonó a amenaza. Lea usted:

Sí, yo creo que conscientes o inconscientemente, por el coraje que les produce la transformación que se está llevando a cabo en el país, pues apoyan al régimen de corrupción, porque en este caso lo que se aprobó fueron leyes para reformar al Poder Judicial y se consideró de que estas reformas se llevarían a cabo siempre y cuando el presidente de la Suprema Corte y el presidente a la vez -es la misma persona- del Consejo de la Judicatura fuese una gente honorable, íntegra, que no perteneciera a los mismos grupos de poder económico y político que llevaron a la ruina al país, a la decadencia, los que avalaron la corrupción.

“Entonces, imagínense, se hacen reformas y el encargado de conducir el proceso de transformación del Poder Judicial es un personaje del partido conservador del antiguo régimen, caracterizado por el servilismo en favor de los grupos de intereses creados, sobre todo del poder económico, que nunca se preocupan por el pueblo y a favor de la corrupción. ¿Pues de qué sirve que se lleve a cabo una reforma así?, pues es letra muerta”.

O sea, ¿no?, si no es el ministro Zaldívar Lelo de Larrea nadie más.

¿Cree Su Alteza Serenísima que los mexicanos integran una masa ñoña que acepta explicaciones pueriles con una insultante postura que le tuerce el brazo a la máxima ley de leyes, que es la Constitución General de la República?

Pues sí, lamentablemente la convicción del inquilino del austero Palacio Nacional es que los mexicanos todos, salvo un margen de conservadores y neoliberales de la mano de intelectuales que añoran los tiempos de las vacas gordas, creen a pie juntillas en sus decisiones y sueños de un país desmantelado.

Bueno, qué le digo, ahí tiene usted a Moisés Ignacio Mier Velazco, coordinador de la bancada de Morena en el Palacio Legislativo de San Lázaro y presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.

Mire usted, don Nacho llegó de emergente de Mario Delgado, como la inmensa mayoría de cuadros dirigentes de Morena tiene en su ADN al PRI.

Resulta que, la madrugada del jueves pasado, cuando se discutía el famoso 13 transitorio que amplía dos años la gestión del ministro Zaldívar Lelo de Larrea, la diputada presidenta Dulce María Sauri Riancho dio una discreta lección de política con el ejemplo francés del Contrato Social  y el poblano Mier Velazco no quiso quedarse atrás, pero…

“(…) Citó un coordinador acá que cualquier alumno de primer año de derecho sabe lo que es el apego a la ley. Quiero decirle a ese académico que entre derecho y justicia, un transformador, un liberador, un revolucionario, opta por la justicia.

“¡Claro!, la supremacía entre derecho y justicia depende de un pensamiento político-ideológico. El conservadurismo opta por el derecho. El liberador, y somos parte de un movimiento liberador, opta por la justicia, por la felicidad y/o por lo que es necesario. Y no nos diga a sus compañeros, con todo respeto, que optemos por el derecho, porque estaríamos sumándonos a ese derecho que no garantiza lo justo, que no garantiza la felicidad, que no garantiza el desmantelamiento de un régimen corrupto, en algo que es más sensible para toda la población, que es la administración de justicia”.

¿Le entendió? Lúcido, lúcido, listo, listo el diputado Mier con esa disertación para decir que se plegaban a lo previsto y su bancada y socios no le cambiarían una coma al 13 transitorio; ¡vaya!, lo avalaron total y cínicamente. Aunque le partieron la madre al 97 constitucional.

¿Y el cuentacuentos de la mañanera que suele ser homilía cuando no clase de historia patria decimonónica, aunque se constriñe a la referencia de cuatro o cinco próceres con sus contrapartes del siglo XX?

Su Alteza Serenísima no se atrevió a cuestionar a Porfirio Muñoz Ledo. ¿Y cómo? Porfirio pintó su raya desde el inicio del sexenio, apenas arrancando la LXIV Legislatura federal cuyo último periodo ordinario de sesiones fenece.

¿Alguna duda? Corrían las primeras horas del viernes 23 de la semana pasada cuando Muñoz Ledo intervino en tribuna y sostuvo su personal y fundamentada postura frente a la aprobación de la reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial y, en especial, de esa aberración inconstitucional que implica el transitorio de marras.

La intervención de Porfirio fue amplia, pero basta con las siguientes líneas para que usted decida de qué lado de la ley está.

“Muchas gracias, presidenta y amiga, por su benevolencia –abrió Muñoz Ledo–. “Los muertos que a gritos queréis matar gozan de cabal salud”. Lo primero en cuestión, dije al tomar posesión de la Presidencia de la Mesa Directiva de esta Cámara, es definir si merece su nombre de honorable Congreso de la Unión. No se habla de honorable Suprema Corte, no se habla de honorable Presidencia de la República.

“Aquí parece haberse… la virtud del honor, que es cualidad que impulsa a una persona a actuar rectamente, cumpliendo su deber y de acuerdo a colaborar, respeto que se tiene de la dignidad de una persona y de una institución. Este es un tema de dignidad.

“Me opongo, con toda la fuerza de mi ser, a una violación tan flagrante… y absolutamente… de la Constitución. Me opongo con toda la fuerza y convicción de mi ser, con todo el esfuerzo memorioso que hemos hecho desde 1988 para instaurar en el país un orden democrático y no una república autoritaria a este insensato proyecto de violar la Constitución Política del país. Puedes preguntarme”.

Y en Morena ni se inmutaron. Total, Porfirio no fue de los escogidos por el índice de Su Alteza Serenísima para reelegirse diputado federal.

¡Ah!, la democracia. Andrés Manuel, el mismo que por la vía democrática fue elegido jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal y luego Presidente de la República, dice que “es una vergüenza lo que hemos vivido en materia de democracia, por siglos no ha habido democracia en México, es de los países del mundo con más atraso en materia de democracia, es el país con más fraudes electorales en la historia, se puede probar”.

En serio, no es cuento, Andrés Manuel se asume producto de esa vergonzosa democracia. Y, en ese espacio de la cultura, Su Alteza Serenísima confesó:

“Mi deseo mayor es que suceda algo parecido a lo que se vivió en México después de la Revolución, cuando se desarrollan las artes, la literatura. Los murales de aquí del Palacio y todos los murales tienen que ver con el ambiente que creó la Revolución mexicana. Tiene que ver con Orozco, tiene que ver con Rivera, tiene que ver Siqueiros, con todos”.

¿Sabrá que esos murales y la obra plástica fueron ordenados y pagados por los gobiernos post revolucionarios como alegoría del México que los vencedores querían se conociera?, ¿la alegoría del triunfo de los generales y la clase media alta y los nuevos ricos codeándose con aristocracia sobreviviente pero no con el pueblo jodido? ¿Sabrá? No, es mucho pedir. Digo.

sanchezlimon@gmail.com

www.entresemana.mx

@msanchezlimon @msanchezlimon1

Te puede interesar