Inicio ColumnistasÍndice político Índice Político

Índice Político

por Redacción
  • Autodeterminación. Las nuevas coordenadas latinoamericanas
  • Por Francisco Rodríguez 

RedFinancieraMX 

El punto más candente de la famosa Guerra Fría fue la crisis de los misiles. Tanto Estados Unidos como la URSS, desconfiando uno de otro, ambos inconformes con el reparto mundial de la Conferencia de Yalta, habían ubicado misiles que apuntaban al corazón del adversario‎. El Tío Sam en Turquía. El Oso soviético en Cuba.

La crisis de los misiles, el umbral perfecto de la Tercera Guerra Mundial, acabó con una negociación en el seno de la ONU por la que ambos países se comprometían a retirar sus amenazas. Sin embargo, la prensa gringa ocupó décadas para hacernos creer que sólo existía la amenaza soviética de Nikita Kruschev.

Como el que traga más pinole es porque tiene más saliva, al final los territorios de la cuenca del Bósforo, hasta la llamada Cortina de Hierro acabaron siendo maquiladoras estadounidenses, cambiando mano de obra experimentada por dólares en buen estado. Fue el conocido fenómeno Vodka – Cola.

La instalación del teléfono rojo, directo entre la Casa Blanca y el Kremlin, sólo sirvió para sacar de la jugada a todo organismo internacional y atestiguar la posterior rendición al pie del Muro de Berlín y el bloqueo económico eterno sobre Cuba, que en este año cumple 57 de cebarse sobre las esperanzas de la isla.

Putin y las potencias asiáticas y europeas han logrado que el mundo ya no sea de un solo dedo

Aquellos eran los tiempos del Imperio Rockefeller, cuando las amenazas gabachas valían y costaban. Cuando los soviéticos tuvieron que rendirse, a través de la Glásnost y la Perestroikapor hambre, corrupción y desenfreno, provocadas sustancialmente por complicidades entre la clase política del Kremlin y la mafia rusa.

Pero el mundo fue así y así podía continuar. Hasta que llegó al poder de la República de Rusia Vladimir Putin, un experto en seguridad nuclear, especialista en informaciones clasificadas, manipulador de cerebros delincuenciales, que ha triunfado en todo lo alto y seguirá en el poder hasta que él lo decida.

Él y las potencias asiáticas y europeas, han logrado que el mundo ya no sea de un solo dedo. Los Estados Unidos han puesto también mucho de su parte para cambiar la geografía del poder. Ya perdieron competitividad en las industrias robótica, automotriz, satelital, química, bélica terrestre y doméstica frente a Europa, Japón, Rusia y China.

Su gran deuda pública, equivalente a 35 trillones de dólares está en manos de japoneses y chinos. Su suerte electoral, al menos la de hace dos años estuvo en manos de la policía cibernética de Vladimir Putin, que alambreó a la campaña demócrata. Un favor que hasta la fecha no ha asumido ni pagado Donald Trump. Un favor que ha soslayado el investigador Mueller, alivianando a los trumpistas.

Líder social que sacó del marasmo y el hambre a más de 250 millones de habitantes

Los Estados Unidos, después de que desaparecieron del pandero los Rockefeller, se han convertido en un país casi bananero, a juzgar por las cifras económicas de producción y bienestar. El derrumbe del imperio chiquito es un hecho casi consumado por los mismos que debían haberlo cuidado. El dinero no tiene bando.

Cuando Vladimir Putin llegó al poder ruso, el desmembrado soviet estaba acechado por la mafia del narcotráfico y de la delincuencia, que llegó a acaparar el 50% del producto nacional bruto‎. Su economía era hace 25 años más débil que la portuguesa. Así como suena.

Los controles sobre la economía se habían dejado en manos de los mañosos. Putin, un enorme líder social, llevó a cabo una empresa colectiva que sacó del marasmo y el hambre a más de 250 millones de habitantes desesperados y expectantes. Habían perdido la fe en el colectivismo ruso de las épocas doradas.

En un cuarto de siglo, la Rusia de Putin, a pesar de ser él un antiguo agente de la KGB y de la inteligencia soviética, es diametralmente moderna. Hoy se ubica entre las grandes potencias del mundo, obviamente opuestas a los Estados Unidos. Sus cumplimientos de solidaridad con la Comunidad Europea son ejemplares en el viejo mundo.

La industria aeroespacial, bélica y del transporte, están siendo revolucionadas a nivel más que planetario por todas las tecnologías derivadas de la utilización primaria de la fibra óptica, una rama científica que tiene en la Rusia de Putin su real asiento. Llegó para quedarse, aunque le pese a los financieros neoyorquinos.

Vladimir Putin es un zorro, un moderno político que tiende a crecer cada vez más

Putin se ha convertido en el moderno defensor del nacionalismo petrolero de las tribus sirias y de las causas más significativas de los países emergentes del Asia Central. Las principales revelaciones de Edward Snowden, el cibernético inglés ex oreja de la CIA, apuntan en el sentido de justipreciar la intervención de Putin en cuanto desaguisado mundial se presente.

En la inusual por exagerada Guerra Fría de nuestros tiempos, las vencidas entre Kruschev y Kennedy pueden ser transferidas a las que juegan Putin y Trump, con una desmedida ventaja en favor del ruso. Es un zorro, un moderno político que tiende a crecer cada vez más, cuantas veces se le ponga a prueba.

No hay país latinoamericano, sometido a las presiones del palurdo anaranjado de la Casa Blanca, que no tenga en mente recurrir al apoyo ruso para armar el paralelogramo de fuerzas indispensable en la tutela de los débiles. Quien lo niegue es que no vive en este mundo. Ningún tipo de resistencia política y social tendría éxito si no se juega con la nueva balanza.

La presencia rusa en el Caribe venezolano despresurizó la andanada de Trump y Guaidó

El patio trasero de los Estados Unidos dejó de existir de repente a los ojos del mundo, gracias a la presencia de este contrapeso al poder unipolar norteamericano. Parece mentira pero no lo es. Nada más lejos de eso. Es la simple y desnuda realidad de nuestros días. El que no tenga en mente este acertijo maestro no puede competir en las grandes ligas.

La crisis venezolana y los consecuentes berrinches de Guaidó hubieran sido más que suficientes para la caída de Maduro. La presencia de un acorazado ruso y aviones militares en el Caribe venezolano despresurizaron esa olla de vapor. Igual que los misiles cubanos de 1962, cuando Fidel se le fue de las manos a Kennedy y a su Casa Blanca.

Toda comparación es odiosa, dice el refrán. Pero lo que es un hecho es que el virulento apagón eléctrico causado por las tropas de la multinacional BlackRock en tierra venezolana, causante de miles de tragedias humanas, más las traiciones de Rafael Correa‎ en tierras del Arauca ya hubieran sido de funestas consecuencias. Cuando reaccionó Trump y se dieron cuenta los halcones republicanos, ya no se podía hacer nada.

EU ofreció la Presidencia a Manuel Camacho, a cambio de la privatización de Pemex

Al igual que las presiones sobre nuestra Cancillería que cotidianamente ejerce el equipito pendenciero de Donald Trump para desconocer el gobierno de Maduro y cancelar la Ronda Uruguay no fueran sino sopa de perico de no existir la omnipresencia rusa en territorio latinoamericano.

La historia se repite. Igual que cuando los gabachos, después del asesinato de Luis Donaldo Colosio, ofrecieron la presidencia de la República mexicana a Manuel Camacho, a cambio de la privatización petrolera. Hoy las presiones se ejercen sobre su discípulo Marcelo Ebrard.

Afortunadamente, hoy el mundo no obedece a un solo dedo. No estamos solos, pero a cambio de extraterrestres tenemos a Rusia, China, Japón, la Comunidad Europea y los tigres asiáticos. Los melancólicos de la Guerra Fría ya pueden ir haciendo maletas.

Autodeterminación es la divisa, pésele a quién sea. La autodeterminación en el lenguaje político mexicano es equivalente a no depender de un solo capricho.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Autodeterminación es lo que hay detrás de la solicitud que el Presidente de la República hiciera al monarca español y al pontífice católico para que presenten disculpas por el avasallamiento de los pueblos originarios durante la Conquista y la Colonia. No obstante, las críticas a esa petición –expresadas mayoritariamente en cómicos memes– están impregnadas de un colonialismo mental que desde hace más de 500 años ha perneado en nuestra sociedad y que nos fue impuesto por los conquistadores. Una conquista que no sólo fue de tierras y hombres, sino del saber, lo que algunos llaman la “Colonialidad del poder”, esa tendencia de discriminar lo propio y poner en relieve lo europeo, que además tiende a materializarse en varios aspectos: primero, una imposición del pensamiento europeo en las universidades, y en consecuencia, una alteración del conocimiento de los pueblos indios, además de la apropiación de la tierra y recursos mediante la imposición del derecho romano. Eso explica el porqué los gobiernos son capaces de hasta erigirles monumentos a los invasores. Lo peor es que, dentro de ese proceso, Europa generó una imagen negativa del indígena, el cual éste era siempre el atrasado y el europeo, en cambio, vive siempre en la modernidad. Europeos que desde hace más de 500 años siguen explotándonos, y que la “independencia” nada cambio para los pueblos indígenas, ya que solo cambiaron los términos: de ‘colonial’ a ‘colonialidad’. En su proceso de conquista, lo primero que hicieron los españoles fue eliminar la estructura del estado de aztecas, mayas, purépechas, incas y con ello desestructuraron las instituciones socioeconómicas y en los niveles ideológicos (la cultura, religión, etc.). Esta situación se advierte en aspectos relacionados con la tierra. Entre los incas, el estado distribuía las tierras a las familias para su sobrevivencia, en cambio, los españoles se apoderan del agua y también de la tierra; la dominación colonial significó para los indios ser desposeídos de los medios esenciales de producción. En ejercicio de la autodeterminación, una disculpa es lo menos que puede pedirse, ¿o no?

Balconeando/ El millonario Gamboa Patrón ya sólo le carga los palos a EPN

Después de los últimos seis presidentes de la República, Emilio Gamboa Patrón es sin duda el priísta más rico de México. Cada uno de los cargos políticos que ocupó en el lapso de las últimas cuatro décadas le redituaron enormes capitales… y no precisamente porque le hayan sido bien pagados, sino por toda suerte de bisnes en los que participó personalmente o a través de interpósita persona.

De pocas lealtades, que no sean las que se profesa a sí mismo. Baste recordar su traición a quién lloró pidiendo cobijo y después apuñaló por la espalda, el original secretario particular de Miguel de la Madrid, Alfonso Muñoz de Cote. La manera tan ruin en que filtró de su escritorio a la revista Proceso el documento en que se culpaba a Jorge Díaz Serrano por construir la Torre de Pemex y, según sus secuaces, desplomar el precio del barril de crudo en los mercados internacionales. Todo, por desbarrancarlo de su cercanía con De la Madrid y quedarse en el lugar de su benefactor Muñoz de Cote.

Todo por abandonar el barco en que se hundía su jefe, el extinto Ricardo García Sainz, y servir de rodillas al nuevo ocupante de la Secretaría de Programación y Presupuesto, el nefasto “hombre gris” que después sucedería a don José López Portillo.

Ya en Los Pinos, Emilio recibía los fondos de “caja chica” que el Banco de México proporcionaba a la casa presidencial diariamente –un millón de aquellos pesos– “para gastos imprevistos”. Los viernes en la noche, Gamboa y sus achichincles sacaban los “sobrantes”, escondidos en cajas de champaña para engordar su peculio personal. El EMP creía que lo que se robaban eran botellas del espumante.

‎Una fortuna que, sumada a todos los negocios que acumuló a su paso, arroja –sólo en obra pictórica de Dalís y Picassos, valuada por una casa de arte y subastas neoyorkina– un monto de 550 millones de dólares, mínimo. Esto, independientemente de otras propiedades, que lo hacen uno de los “políticos” más ricos del país. De esa estofa es esta figurita.

Propiedades de su papá, arrebatadas a los mañosos

‎De todos sus obscenos latrocinios e iniquidades, se recuerda el episodio quintanarroense, cuando el gobernador Mario Villanueva, después caído en la desgracia y en la vejación absoluta, perdió su patrimonio familiar en propiedades que pasaron a manos de Emilio Gamboa Martínez, coincidentemente papá del yucateco voraz.

Sucede que un empresario que había sido contratado por Víctor Cervera Pacheco para desarrollar un proyecto exitoso de hidroponía en Yucatán, fue contactado por el gobernador de Quintana Roo para replicarlo en su tierra, por un costo de 430 millones de pesos, suma de la que Villanueva pidió el 10 por ciento de comisión.

El empresario en cuestión compensó a Mario Villanueva con propiedades que tenía en Veracruz y le traspasó las escrituras a Mario. Hasta ahí lo “normal”.

Pero un mal día, se presentó una pandilla de gangsters en las oficinas del empresario en las calles capitalinas de General Prim, “levantaron” al infeliz, lo secuestraron en una casa de Cuernavaca y lo torturaron para preguntarle por qué tenía esas escrituras el gobernador Mario Villanueva.

Pocos meses después, Mario Gamboa Patrón, hermano de Emilio, amenazó de muerte al empresario y al cabo de un tiempo, los documentos notariales aparecieron a nombre del señor Emilio Gamboa Martínez. ¡En un acto de “magia” inexplicable, las propiedades habían pasado, de manos de los narcosecuestradores, a las del papá del “prócer” Gamboa Patrón!

Al serle reclamadas las propiedades al gerifalte, éste aceptó — tras negaciones primero y estira y aflojes, después–, con todo cinismo el hecho y ofreció regresarlas pues el escándalo era inminente, “a cambio de un millón de pesos para los gastos notariales” ¡Vaya descaro! La pregunta que todos los observadores se hicieron fue obvia: ¿Cómo habían cambiado de manos las propiedades? ¿De Villanueva a los narcos? ¿De los narcos al padre de Gamboa? ¿A quién beneficiaba el secuestro del empresario?

“Hay que ayudarle al señor Presidente, hermanito”

Este suceso se dio casi al mismo tiempo en el que se revelaban las aventuras de pederastia del senador con su “cuatazo”-“hermanito” Kamel Nacif, y el recuerdo de las niñas, adjetivadas como “botellitas de cognac” al servicio de sus abusadores.

Las grabaciones telefónicas ‎en las que el senador se comprometía con Kamel Nacif a modificar la aprobación de leyes y decretos sobre juegos y sorteos para establecer casas de juego al interior del Hipódromo de Las Américas en favor del libanés y toda una serie de fantasías y manipulaciones como infames ganchos para extorsionar al pederasta textilero.

¿La gente se pregunta cuál es el sistema que utilizaba Gamboa para permanecer eternamente aferrado al hueso?

El mismo que ha utilizado siempre: el quedar bien por medio de obsequios de lujo y permisos de gran tamaño a quienes se perfilan a ocupar la Presidencia y a sus familiares más cercanos, al costo del dinero y la indignidad que se necesite, no le importaba si procedían del tricolor o del blanquiazul.

Haciendo llegar a los oídos del poderoso en ciernes, que no dejaba pasar oportunidad para pedir a los poderosos y a los periodistas bajo su nómina “ayuden al Presidente”, sea quien este haya sido, lo que se conoce en la jerga de los publirrelacionistas como la “técnica Galindo Ochoa” de los trepadores.

Toda barrera pudo ser franqueada por su extrema ignorancia y hambre de poder. Así se ganó secretarías particulares, fortunas, diputaciones, senadurías, negocios, ministerios y privilegios de todo tipo como seguir manejando durante el peñato, a través de prestanombres, el IMSS, Fonatur, áreas de la SCT y las API’s de todos los litorales, una personita que no tiene la mínima formación política, ya no digamos intelectual.

Dejando en el camino de su ambición cualquier zalea, cualquier prestigio, cualquier compromiso, sin importar quién tenga que solventarlo, que ya habrá ocasión de cobrar y repartir, siempre y cuando le tocara a Gamboa la parte del león.

Todo, en aras de aferrarse a la obsesión existencial del “hueso”‎.

Pero ya se le acabó. Ya dejó de roerlo. Hoy sólo es caddie de Enrique Peña Nieto. Esto es, el que la carga los palos.

Ambos sólo esperan que la justicia se haga sobre ellos.

http://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez

Te puede interesar