Inicio ColumnistasÍndice político Índice Político

Índice Político

por Redacción
  • El cálculo político de AMLO contra la corrupción. ¡Ahora o nunca!
  • Por Francisco Rodríguez

RedFinancieraMX

Desde que el Canciller Georges Clemenceau comenzó a imponer las reglas para solventar los conflictos políticos se supo que la mejor manera de resolver un problema es identificando los extremos: la distancia que hay entre el pasmo y la acción, el cálculo exacto sobre el punto de quiebre que admite las medidas preventivas y concluyentes.

El cálculo político es definitivamente una de las invenciones de la ciencia que ha colaborado a hacer más llevadera la vida… y más soportables a los políticos. Es el chispazo de inteligencia y lucidez que hace que las cosas se resuelvan con los menores costos y los mayores beneficios en términos colectivos.

El cálculo político es un producto de la experiencia. Es muy difícil que pueda tenerlo un diletante o una persona que se acerca por curiosidad a los conflictos del Estado. Necesita ser un experto en costos, un conocedor profundo del aparato para remediar los males que se le presentan cotidianamente. Saber distinguir entre oportunidad y oportunismo, por ejemplo.

Demasiada oportunidad tiende necesariamente a retrasar la solución. Demasiado oportunismo, la desluce, la achabacana, para usar un término muy nuestro. Los tacos deben tener la cantidad exacta de crema que se requiere para no manchar el mantel.

No dejar ver al referee, es otra de las características de los jefes de Estado que practican esta gran disciplina. Mientras menos se vea la mano que mece la cuna, es mejor. El mejor árbitro es el que no aparece arriba del enlonado o protagonizando las decisiones. Debe saber delegar –y a tiempo– para que no se desespere el cotarro.

Cinco condiciones para tener poder: desearlo, pelearlo, obtenerlo, ejercerlo y…

Un gran jefe de Estado es aquél que menos se personaliza en los conflictos, y aparece de repente, como un personaje sin el cual las cosas no pueden ser. Personalizarse demasiado en los conflictos cotidianos quita prestancia, resta elegancia, confina el problema, retrasa la solución. La vida diaria sería más llevadera si no lo hace.

En la cabeza del jefe de Estado deben habitar todos los resortes de las posibilidades. No es posible resolver, si no se conoce a fondo el funcionamiento del aparato para hacerlo. Dedicar sólo la cantidad de energía necesaria para la solución. Ni más, pero ni menos.

‎Un dirigente político conoce más el sistema, si es que lo ha sufrido para abordar la vanguardia. Por eso, los teóricos del poder hablan de las cinco condiciones indispensables para tenerlo: desearlo, pelearlo, obtenerlo, ejercerlo… y disfrutarlo.

Si falla alguna de esas premisas, todo se cae por su propio peso. No puede pelearlo si no lo desea, no puede obtenerlo mientras no lo dispute, pues sería un ejercicio vano. Por último, no puede disfrutarlo si no sabe ejercerlo, y ejercerlo sin disfrutarlo es verdaderamente de hueva. Un peso completo debe pasar por estas cinco premisas.

Imposible hacer manuales para gobernar, para actuar en todos los terrenos

Posiblemente la parte más peliaguda de todas las que componen el poder sea la de integrar gobierno. Es muy delicado y peligroso rodearse de quienes no entienden el modo y la manera del ejercicio, o no están interesados en la misma mística de acción. Es un contrasentido, y se obliga a la sociedad a la permanente crítica de las instituciones.

Es así que frecuentemente se da el caso de jefes de Estado que no tienen un equipo armado para el ejercicio de las facultades. ¿De qué sirve tener en el Poder Ejecutivo a un peso completo en el conocimiento del Estado y de sus materias principales si éste no tiene un equipo que –repito–entienda las señales?

Algunos críticos de buena fe atribuyen la presencia de fallas estructurales en el presente aparato administrativo y político a la falta de una ideología global que oriente sus esfuerzos. Como respuesta se les puede decir que es imposible hacer manuales para gobernar, para impostarse, para actuar en todos los terrenos.

Las facultades de un político se traen o no. El que es gallo dondequiera es verde, el que es pendejo, dondequiera pierde, dice el viejo refrán ranchero de nuestros ancestros. Y no le falta razón. Un político es un guerrillero de la acción y debe de estar todo el tiempo y en todos lados al servicio de los objetivos.

La parafernalia neoliberal ya no puede formar parte de nuestro cálculo político

Las posibilidades geoestratégicas del México de nuestros días, la conformación mayoritaria de las Cámaras y de los gobiernos y congresos locales favorecen como muy pocas veces en el pasado reciente una acción homogénea y aglutinadora. No saberla aprovechar sería uno de los mayores desperdicios de ésta época.

No puede mentarse la soga en casa del ahorcado. Pero el sistema está puesto para acciones de gran calado, de esas que se dedican a no desaprovechar las oportunidades que pintan calvas, para remediar de fondo los malestares de este país. ‎No puede perderse el tiempo en juegos de esgrima. Se requiere del estoque y cuanto antes, mejor.

Los conjuntos de adaptaciones, siempre en fuga de la responsabilidad social de los gobiernos, el recorte de sus facultades y atribuciones, la primacía del mercado, el adelgazamiento estatal, la exagerada ponderación de las variables macroeconómicas, el abandono de la investigación científica…

… el puntilloso cuidado del reducido grupo de exportadores criollos de maquila mal pagada e insumos ajenos y varias cosas más que hoy conocemos como la parafernalia neoliberal, identificada con consensos ajenos, no pueden ya formar parte de nuestro cálculo político.

Que paguen las facturas los que han traicionado la confianza y a la patria

Ya aquí no hay más cera que la que arde. El piso está demasiado parejo para querer andar dando brincos. Llegó el momento de la acción concertada de todos los habitantes del núcleo gubernamental para poner un hasta aquí a una de nuestras mayores dolencias: el que paguen las facturas los que han traicionado la confianza y la patria.

Nadie puede alegar que estamos lidiando a un toro marrajo, ésos que no presentan flanco por peligrosos, porque se tienen todos los trastos, capotes, puntillas, estoques y para colmo, la pasión del público en los tendidos para ver caer bureles de gran trapío.

Nadie puede llamarse a sorprendido porque el nuevo régimen cumpla las promesas al electorado de cero impunidad y cero corrupción. Para eso los trajimos al coso. Por eso están aquí en los carteles de la temporada grande. Para eso no se necesita el cálculo político.

¿Traicionar nuevamente al respetable? Cuidado porque, ahora sí, ¡adiós Nicanor!

Así que los extremos de esta cuerda señalan que el punto de quiebre es ir de inmediato tras los corruptos. El cálculo está determinado por el pulso electoral que tuvo la gente al elegir indiscriminadamente a Morena.‎ Contra eso no se valen remilgos o recules de fantochitos de la FGR, de Gobernación, de Trabajo. Todos están en el mismo barco.

Hay que matar muriendo o morir matando. No se tiene otra opción, menos alternativa . El público pagó sus boletos para ver la corrida. Lo contrario sería volver a fallarle a la hinchada, convertirse en villamelón,‎ traicionar nuevamente al respetable y ahora sí… ¡adiós Nicanor!

El peligro grave es que la gente ya no volverá a creer en nada ni en nadie.

‎¿O como lo ve usted?

Índice Flamígero: “Esto es un avance para desterrar la corrupción y la impunidad, es un hecho histórico de la vida pública de nuestro país, aquí hacemos hechos y no palabras”, dijo el Presidente de la República al comentar –en su conferencia matutina– la aprobación de las reformas constitucionales para poder juzgar al presidente en funciones en delitos de corrupción y electorales. Bien por ello, pero la sociedad demanda otros “hechos” como son los juicios a quienes saquearon al país y lo dejaron en absoluta bancarrota, como el mismo AMLO dijo cuando era Presidente Electo. + + + En la llamada “mañanera”, también, el señor López Obrador se refirió esta semana a sus antecesores, a quienes la inmensa mayoría de la población considera no sólo corruptos sino, peor aún, impunes: Carlos Salinas de Gortari, dijo, es el “padre de la desigualdad social en México’’; el que creó la nueva oligarquía, el que trasladó los bienes del pueblo y de la Nación a particulares, a sus allegados. Dijo que Vicente Fox resultó un traidor a la democracia; Felipe Calderón convirtió al país en un cementerio Y Peña Nieto en corrupción. Urge, pues, que de las palabras ya pase a los hechos.

 

Balconeando. Otra culpable en el caso NXIVM. ¿Sigue Emiliano Salinas?

Poco a poco el largo brazo de la justicia se acerca a los mexicanos Carlos Emiliano Salinas Occelli y a su socio Alejandro Betancourt, quienes fundaron y aún mantienen –pese a que lo niegan— una rama o franquicia del culto encabezado por Keith Raniere, el estadounidense que traficaba mujeres, las esclavizaba y marcaba sus iniciales, con un hierro candente, sobre su pubis.

Ayer, Lauren Salzman, hija de la segunda de a bordo del culto, Nancy Salzman, se declaró culpable de los delitos 1) crimen organizado y 2) conspiración criminal. Sucedió en Brooklyn, en la sede del Distrito Este de Nueva York, donde también se juzga a Raniere y a otros directivos del culto. Se prevé que los juicios de Salinas Occelli y Betancourt, de otra parte, se lleven a cabo en la corte del Distrito Oeste de Nueva York, con sede en Manhattan, donde

Siguiendo los pasos de su madre, Lauren Salzman ha decidido declararse culpable en lugar de ir a juicio en el caso de los Estados Unidos versus Raniere y coacusados, cada uno de los cuales cuenta con cargos semejantes: conspiración criminal y crimen organizado. Para uno de ellos, cada uno de ellos cuenta con conspiración de piratería y piratería.

La declaración de Lauren se hizo “bajo sello” para evitar que los otros acusados pudieran dar a conocer los detalles del caso, algunos de los cuales también participan en negociaciones de acuerdos de culpabilidad.

Hace tan solo unas semanas, la madre de Lauren, Nancy, se declaró culpable de un cargo de conspiración criminal.

Otros cargos que enfrentan los coacusados de Raniere y él mismo son tráfico de mujeres para trabajo y servicios (Keith Raniere, Lauren Salzman y otros), extorsión, trabajo forzado a sus esclavas, fraude electrónico…

El desmayo de la heredera de Seagrams

Hace dos días, por cierto, otra de las cabecillas de la banda NXIVM, Clare Bronfman, sufrió un desmayo luego de que el juez Nicholas Garaufis le preguntara sobre el papel de uno de sus presuntos abogados, del que se ha dicho negocia con funcionarios del gobierno de Estados Unidos benevolencia o hasta clemencia para la heredera de la destilería Seagrams que comercia marcas de bebidas espirituosas tales como el de whisky Chivas Regal, Mumm, vodka Absolut, Crown Royal y VO, y del ron Captain Morgan, así como de la empresa de jugos Tropicana y de Seagram’s Premium Tonic Water.

No obstante –reporta Frank Parlatto— medios de prensa estadounidenses creen que el desmayo fue fingido, tal y como otras ocasiones ha simulado desvanecimientos Raniere, el líder del culto.

La influencia de Raniere sobre Emiliano

El primogénito de Carlos Salinas, empero, bien podría ser víctima y no victimario. Según el mismo FrankReport del 25 de junio de 2017, tanto Emiliano como su socio Alejandro Betancourt podrían haber sido forzados por Raniere y por Salzman para que se convirtieran en pareja gay:

“Cuando apareció Ludwika (Paleta, esposa del heredero del clan Salinas), ella sabía con certeza la extrema falta de armonía entre Alex y Emiliano. Era de lo que todos hablaban.

“Todos se sintieron muy mal por Alex, la “esposa” de Emiliano durante varios años, a quien abandonó sin ceremonias por Ludwika, optando de repente por la heterosexualidad.

“No significa que Emiliano haya sido siempre gay o bisexual. Keith Raniere y Nancy Salzman son conocidos por la programación psicológica de las personas, hasta el punto de la verdadera tortura mental, por convencerlas de tener sexo gay. Tenemos que asumir que era una posibilidad con Emiliano y Alex. Como un medio para romper mentalmente a Emiliano para que tuvieran “garantía” sobre él.

“No hay duda de que la relación gay de Emiliano Salinas con Alex Betancourt podría haber sido coaccionada. Nadie puede subestimar el poder de Nancy Salzman y Keith Raniere y su capacidad para hacer que las personas degraden y destruyan sus valores.”

Víctima o victimario, Emiliano Salinas tendrá que comparecer próximamente ante un juez y un jurado para que ellos sean los que lo determinen. Y ahí radica la importancia de tener un padre con conexiones políticas y una fortuna incalculable, como el que tiene Emiliano. Eso puede contar a favor de él, ¿no cree usted?

http://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez

Te puede interesar