Inicio EntretenimientoCultura Jesús Kramsky y los “extraños caminos que escoge el destino”

Jesús Kramsky y los “extraños caminos que escoge el destino”

por redfinanciera
  • Único periodista sobreviviente del avionazo en Poza Rica en 1970
  • Por José Antonio Aspiros Villagómez

RedFinancieraMX

En su novela-reportaje Radiografía de una gitana, a través de un personaje ficticio el periodista Octavio Raziel recuerda el accidente aéreo en Poza Rica donde diversos reporteros y fotógrafos perdieron la vida en enero de 1970.

Relata el disgusto del entonces director del diario El Nacional, Alejandro Carrillo, aunque en la novela no los identifica, cuando supo que sus enviados a la campaña presidencial del candidato Luis Echeverría -el propio Raziel (Alberto, en la novela) y Rafael Sánchez-, no habían fallecido porque perdieron el vuelo como, agregamos ahora, nos sucedió a varios más por diversos motivos.

Así menciona Octavio Raziel García Ábrego la escena del velorio de las víctimas en su Radiografía de una gitana:

Los flashazos de las cámaras fotográficas y el paneo de las cámaras de televisión, henchían el pecho del director del diario donde “había” laborado Alberto. Sin embargo, discretamente, un guardia del Estado Mayor se le acercó respetuosamente para indicarle que tenía que abandonar esa área, con el consecuente disgusto del invasor.

“¡Que nuestro periódico no tuvo muerto!”, se oyó un grito en el piso más alto del diario. El director echaba lumbre y convocaba a su oficina a toda su plana mayor para discutir la medida correctiva que se les aplicaría al par de irresponsables.

“Están despedidos, no quiero saber nada de ellos, nunca jamás”, gritaba.

Don Salvador, el líder sindical, hizo recapacitar al funcionario y lo convenció de que una suspensión de diez días hábiles sería suficiente. Sobre todo, despedirlos -dijo- políticamente dañaría su imagen frente a los demás medios y sobre todo, ante el gobierno federal.

Así, todo quedó en una terrible cruda física, moral y diez días laborales fuera del periódico.

Extraños caminos escoge el destino para marcar nuestra vida.

Esos “extraños caminos” a que se refiere el episodio novelado, fueron los que determinaron “el destino” del único superviviente del avionazo, el entonces joven periodista (22 años) Jesús Kramsky Steinpreis, enviado por El Heraldo de México. Sufrió fracturas que le dejaron dolorosas secuelas y, como resume el libro de Raziel, “marcaron su vida” y falleció casi medio siglo después, el pasado 1 de agosto.

Chucho Kramsky, como lo conocíamos, había ingresado como reportero a El Heraldo apenas el año anterior al avionazo y fue asignado a cubrir parte de la segunda etapa de la campaña de Echeverría, en relevo, junto con otros compañeros, de quienes estuvimos en el inicio.

Habíamos ido a Puebla y Tlaxcala, luego hubo unos días con actos en la Ciudad de México y seguía Veracruz a partir del domingo 25 de enero de 1970. Para hacer el viaje desde la capital del país, los periodistas fueron distribuidos en dos aviones y uno de ellos fue el que se accidentó en el cerro del Mesón, cerca de Poza Rica. Todos sus ocupantes fallecieron con excepción de Jesús, a quien volvimos a ver cuando, llevado en una camilla en un aniversario del suceso, visitó la redacción del periódico.

Tal vez fue entonces -no lo recordamos bien- cuando se publicó una entrevista con él. “La tragedia relatada por el único sobreviviente”, publicó a ocho columnas El Heraldo en aquella ocasión.

En Poza Rica, una colonia fue llamada Prensa Nacional y a sus calles les fueron puestos los nombres de los fallecidos y, desde luego, también el de quien salvó la vida y visitó esa ciudad en cada aniversario de la tragedia para participar en los actos en memoria de las víctimas.

También escribió el libro En cumplimiento de su destino, subtitulado El reportero que entrevistó a la muerte que fue prologado por Miguel Alemán Velasco -hoy dueño de las radiodifusoras de Televisa- quien, según una nota del diario El Universal, “también iba a ser pasajero del mismo vuelo pero que por una invitación, minutos antes, cambió de aeronave”.

En esa crónica novelada de Kramsky -como lo es Radiografía de una gitana, de Octavio Raziel- el autor rinde homenaje tanto a sus compañeros en aquel vuelo, como a otros colegas victimados a causa de su trabajo. También plasma los “diferentes desafíos y los obstáculos que atravesó en sus más de 80 intervenciones quirúrgicas”, dice la información de El Universal reproducida por El Imparcial (https://www.elimparcial.com/estilos/Fallece-el-escritor-y-periodista-Jesus-Kramsky-a-los-71-anos–20190802-0151.html).

Antes de llegar a El Heraldo, Chucho había trabajado en la Revista de la Semana de El Universal, fundada por Carlos Septién García, de quien lleva su nombre la Escuela de Periodismo de la que fue director.

Quién sabe si cuando nos retiraron de la gira, fue Jesús Kramsky a quien le tocó nuestro lugar. Su muerte a la edad de 71 años se debió -dice la información referida- a “una encefalopatía relacionada con un hepatocarcinoma”. Que descanse en paz.

Te puede interesar