Inicio Deportes La FMT, una tragicomedia o un cuento de Navidad  

La FMT, una tragicomedia o un cuento de Navidad  

por redfinanciera
  • (RedFinancieraMX) Por Mauro Flores Ledesma

RedFinancieraMX

No, no es un cuento que pudiera salir de la magistral pluma del escritor y novelista británico Charles Dickens, el cual podría ser agradable y entretenido, es más bien un relato de nuestra historia, una tragicomedia… y tiene que ver con el tenis mexicano.

Actualmente, el deporte blanco nacional está envuelto en una situación que parecía imposible, estar en la mirada del mundo, y no precisamente por sus “brillantes” resultados, sino por un oscuro personaje que se aferra a dejar herencias directivas y sigue en busca de una división y una fractura que ni los grises presidentes que ha tenido la FMT (Federación Mexicana de Tenis) en las últimas tres décadas, soñaron siquiera y quizá le está dando a nuestro deporte el último empellón al infierno deportivo.

Es por lo anterior que se debe resaltar la diferencia que existe entre algunas personas que estuvieron al frente de la FMT, con las que han estado de 1988 a la fecha. Sentarse en la misma silla no iguala a las personas, solo evidencia las diferencias entre ellos.

APEGO A PRINCIPIOS 

Hace algunos años, en una situación crítica, México se destacó en la cancha y por sus principios y tuvo además que ver con política y relaciones internacionales.

Sudáfrica estuvo vetada para participar en Copa Davis de 1970 a 1973 y tampoco se le permitió participar en Juegos Olímpicos de 1964 a 1992. En 1973, la Federación Internacional de Tenis le volvió a abrir la puerta para participar en la Copa Davis a partir de 1974.

En la versión de 1975, para evitar conflictos políticos en su zona geográfica debido a su política del apartheid, Sudáfrica optó por inscribirse en la zona de América. Cabe resaltar que entonces se competía por zonas geográficas.

Los problemas no tardaron en presentarse.  En la primera ronda, Argentina se rehusó a jugar la serie. Su rival en la segunda ronda sería la sorpresa del torneo: México.

El 2 de febrero de 1975, el equipo mexicano que integraron Raúl Ramírez, Roberto Chávez, Vicente Zarazúa y Joaquín Loyo Mayo, venció al poderoso equipo de Estados Unidos por 3-2 y en la segunda ronda de la zona América, su rival sería el fuerte equipo de Sudáfrica que contaba en ese momento con Cliff Drysdale, número 15 de singles en el ranking de la ATP, finalista individual del US Open 1965 y campeón de dobles en el US Open de 1972, con Ray Moore (48) y con una pareja entre las 10 mejores del mundo integrada por Frew McMillan y Bob Hewitt, quienes en 1977 fueron la dupla número uno del mundo. McMillan ese año fue 48 en el ranking individual y contaba con cuatro campeonatos Major, mientras Hewitt estaba en la posición 59 en singles y tenía en su haber cuatro campeonatos Major.

La entonces Secretaria de Relaciones Exteriores de México, con base en una política contra cualquier tipo de discriminación y colonización, negó las visas al equipo sudafricano para la segunda ronda de la zona América en 1975, en apego a la resolución 3324 de diciembre de 1974, durante la 39ª sesión de la Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

El licenciado Miguel Osuna Herrera, entonces presidente de la FMT, envió comunicación a la Federación de Tenis de Sudáfrica en la que solicitaba que se retirara de la Copa Davis debido a los problemas que provocaba y le sugirió seguir el ejemplo de Rodesia que prefirió salirse que causar conflictos.

Fue entonces que la ITF (Federación Internacional de Tenis) dictaminó que quien volviera a negarse a enfrentar a un equipo por razones políticas seria sancionado con CINCO AÑOS DE AUSENCIA EN COMPETENCIAS DE COPA DAVIS.

Sudáfrica continuó su camino venciendo a Chile y Colombia y, en la ronda de semifinales, venció a Italia por 4-1.

La final de la Copa Davis sería entre la India y Sudáfrica, pero, a pesar de que los jugadores del equipo indio querían disputar la final, el Gobierno prohibió jugar contra los sudafricanos.

“A final de cuentas, el gobierno indio tenía la razón”, declaró Ray Moore –fundador del torneo de Indian Wells- al London Times en el 2009. “Si más países hubieran boicoteado a Sudáfrica, tal vez el apartheid se hubiese acabado antes”, agregó.

“Como deportista estaba decepcionado”, declaró Vijay Amritaj, “pero como individuo es motivo de honor personal el hecho de que mi Gobierno tomara la decisión correcta”.

Es importante recordar que el movimiento contra el apartheid lo inició la hoy extinta Unión Soviética.  En 1964, el soviético Alex Metreveli prefirió perder por default en Wimbledon antes que enfrentar al sudafricano Cliff Drysdale, lo mismo que el húngaro Istvan Gulyas, quien se negó a jugar ante el también sudafricano Abe Segal.

 

COPA DAVIS 1976 

En la Copa Davis de 1976, Sudáfrica se volvió a inscribir en la zona América. En esta ocasión, Colombia no se presentó para enfrentarlo, tal como lo hicieran México y Argentina en la primera ronda en 1975. Así que el siguiente rival para los sudafricanos sería México.

Nuestro país venía de derrotar por segundo año consecutivo al equipo estadounidense. El 21 de diciembre de 1975 -disputando la Copa Davis de 1976-  el equipo tricolor, con Raúl Ramírez, Marcelo Lara, Joaquín Loyo Mayo y Roberto Chávez, ganó 3-2.

El 24 de enero de 1976, México acató la resolución número 2421, de noviembre 1975, de la ONU, en la cual se pedía a todos los gobiernos se abstuvieran de cualquier contacto con equipos de Sudáfrica. El Gobierno de México negó así la autorización para la serie y se rechazó el compromiso ante Sudáfrica.

En ese tiempo, Miguel Osuna, giró comunicaciones a varias naciones para gestionar su apoyo, en caso de que el Comité de Copa Davis sancionará a nuestro país. Asimismo, cabildeó con el presidente de dicho Comité, Harcourt Woods, una reunión especial si es que México recibiera sanción para así defender a nuestro país con abogados en derecho internacional.

Antes de que la ITF emitiera alguna sanción, Osuna logró que se realizará una reunión del Consejo de la ITF a la cual asistió el licenciado Alfredo Ramos Uriarte, incluso sufragando sus gastos, y fungió como representante de nuestro país. El dictamen no incluyó ninguna sanción y México participó en la Copa Davis los años siguientes.

EL OTRO LADO DE LA MONEDA 

Hoy en día las cosas son distintas. El organismo internacional regaña a México, señala el afeamiento de los procesos y anuncia posibles reprimendas para la tristemente vapuleada FMT.

En la actualidad la FMT carece de autoridad moral. Olvidémonos si tiene fuerza para gestionar o cabildear algún asunto importante o delicado, es más, desde hace varias décadas los presidentes de la FMT ni siquiera tienen comunicación directa con las altas esferas de la ITF.

De 1988 a la fecha, a las administraciones solo les ha interesado la promoción personal, incluso se han olvidado -quizá lo desconocen- celebrar eventos históricos de relevancia tenística, que son vitales para transmitir a las nuevas generaciones. Algunos aniversarios que cumplieron medio siglo y pasaron inadvertidos por los “ilustres” federativos fueron entre otros:

  • El primer campeonato de un mexicano en Wimbledon
  • Única vez que México llegó a la gran final en Copa Davis
  • Primera victoria en Copa Davis sobre Estados Unidos
  • Única vez que un mexicano se coronó en un Major de Grand Slam en singles (por cierto, no pasó inadvertido para la USTA, que en el 2013 celebró a Rafael Osuna en el US Open)
  • Primer título de dobles en Wimbledon de una pareja 100 % mexicana
  • Primer título de dobles en el US Open de una pareja 100 % mexicana
  • Primer título de dobles en Rolad Garros de una pareja 100 % mexicana
  • Única vez que un mexicano es clasificado como 1 del mundo en singles
  • Primera vez que una mexicana es de las 10 mejores del mundo en singles
  • Primera vez que un mexicano es de los 10 mejores del mundo en singles

LAS DIFERENCIAS 

Algunas diferencias de aquellos directivos con los que han ocupado la silla en Miguel Ángel de Quevedo de 1988 a la fecha, son entre otras cosas, que aquellos eran verdaderos tenistas. Por ejemplo, Miguel Osuna jugó Wimbledon y el US Open, estuvo entre los 10 mejores de México y tuvo una exitosa carrera profesional. Podemos compararlos con los que le siguieron y veremos que hay algunos que no llegan ni a tenistas de club.

Ni que decir de la calidad moral de Alfredo “Enano” Ramos, el negociador en una eventual sanción para México en 1976. Fue el primer juvenil que salió a competir internacionalmente, pilar en la creación del Torneo Panamericano, fundador de la FMT en la que fungió como prosecretario del consejo, junto a tenistas como Francisco Guerrero Arcocha, Gustavo Palafox, Ángel Roldan, Anselmo Puente, José Carral e Icaza –quien sería su primer presidente- y el gran promotor potosino Rafael Herrera. El Lic. Ramos, es desafortunadamente otro de los olvidados por los recientes directivos.

Además, si observamos los consejos de administración de entonces, veremos que TODOS fueron buenos tenistas y no había conflictos de intereses porque no representaban a estado alguno ni se regodeaban con turbias arengas sobre su inusitado amor por los niños tenistas del país, ¡lo ponían en práctica! Esto cambió radicalmente desde 1988 y los resultados son contundentes e incontestables. La realidad del tenis nacional está hoy en la zona de terapia intensiva.

En 2016 redacté un artículo sobre el aniversario luctuoso de Alfredo Ramos, entonces hice el siguiente señalamiento: “La actual administración -la de José Antonio Flores-, olvida a personajes ilustres como el Lic. Alfredo Ramos y parece promover el inmerecido regreso de otros como Jesús Topete… El tenis no tiene memoria”.

Hoy solo queda esperar que el presidente de la COTECC, el dominicano Persio Maldonado, tenga los argumentos para resolver este galimatías y se acaten las directrices de la ITF, de lo contrario el regaño terminará en una sanción sin retorno que dejará en el limbo al tenis mexicano y afectará a todos los que están involucrados en este deporte que debería ser blanco.

Te puede interesar