Inicio EntretenimientoCultura “Más corazón que piel”, espectáculo que fusiona teatro, ópera y danza

“Más corazón que piel”, espectáculo que fusiona teatro, ópera y danza

por Redacción
  • Este 29 y 30 de noviembre en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”

RedFinancieraMX

El teatro, la ópera y la danza dialogan para crear “Más corazón que piel”, propuesta escénica inspirada en el trabajo del fotógrafo Sebastião Salgado, artista que ha mostrado la fuerza de permanecer vivo en situaciones que conducen al mundo hacia el caos y la tragedia, y el esfuerzo que se hace para revertirlo.

En el escenario del Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, seis intérpretes mujeres darán vida el 29 y 30 de noviembre a las 20:30 horas al tema principal que es la inocencia y lo sublime, se informó mediante un comunicado.

A través del sonido, se crea el territorio del olvido, una profunda investigación sobre los estados melancólicos en la experiencia sonora, en el que la vibración de la voz y cada sonido tienen un potencial significado al momento de aparecer y construir paisajes.

Muchas veces el espectador cree que el arte sucede en algún lugar lejos de él, aunque el primer diálogo que establece el hombre con todo aquello que lo rodea es por medio de la vibración del pensamiento y éste se convierte en el idioma universal del ser humano, agregó el boletín.

La obra busca generar una empatía con el espectador a través de la vibración de cada escena y así mover su pensamiento a un lugar más vulnerable para reconectar al ser consigo mismo y con su entorno.

Más corazón que piel es única desde su origen, en el que todo elemento escénico, dramaturgia y trabajo corporal es desarrollado para emerger como un acto milagroso desde la concepción de la vida. Lo más bello radica en su autenticidad.

La propuesta es una creación de la compañía Inside The Body, bajo la dirección general de Aladino R. Blanca y la dramaturgia escénica de Antonio Becerril.

Tanto los paisajes sonoros, como las arias de ópera son creaciones originales escritas por la soprano Alejandra Pérez Ramos y el artista Ollín Yahveh. Los espacios escénicos y la iluminación son generados por Sebastián Solórzano.

Te puede interesar