Inicio Negocios Mercado de oficinas en CDMX: Efectos negativos, pero en camino a la recuperación

Mercado de oficinas en CDMX: Efectos negativos, pero en camino a la recuperación

por redfinanciera
  • Indicadores económicos prevén un camino más alentador para el segundo semestre

RedFinancieraMX

Es innegable que las desocupaciones afectaron a los mercados corporativos de manera importante durante la pandemia y, en el caso de Ciudad de México, este abandono de espacios de trabajo es mucho más notable debido a que es el mercado de oficinas más grande de Latinoamérica.

Lo anterior se destaca en el reporte de actividades del mercado corporativo de la Ciudad de México correspondiente al cierre del primer semestre del presente año, elaborado por Mauricio Mondragón, analista de la división de investigación de mercados de Newmark, cuyo presidente en México y director regional para América Latina es Giovanni D´Agostino, quien afirmó que es necesario tener claro que las desocupaciones no son un fenómeno exclusivo del período de pandemia, pero sí han alcanzado niveles más importantes desde el inicio de la contingencia.

En el semestre previo al inicio del confinamiento (3T19 y 4T19) la superficie desocupada fue de casi 140 mil m², cifra ya elevada. En los trimestres iniciales de la emergencia sanitaria (1T20 y 2T20) las desocupaciones ascendieron a más de 173 mil m², número que representó un aumento del 23.5%, respecto al semestre anterior. Para el segundo semestre de 2020 y el primer semestre de 2021, las cifras de desocupación aumentaron a 198 mil 657 m² y 320 mil 116 m², respectivamente. Esta última cifra representa un aumento del 128%, comparado con el último trimestre “sano” que vio el mercado corporativo de la Ciudad de México.

En el reporte trimestral se indica que tan importante como las muy atendidas desocupaciones, ha sido el decremento de las absorciones brutas a lo largo de este período extraordinario para las oficinas. Si bien se ha visto que en una época “sana” para el mercado las desocupaciones son considerables, estas son mimetizadas por el ciclo natural de la absorción de estos espacios, pues en una economía saludable y bajo condiciones normales, crece trimestre con trimestre y, con ella, nuevas empresas necesitan de estos espacios, o compañías ya consolidadas buscan la ampliación de sus operaciones.

“Esta dinámica se vio abruptamente interrumpida cuando las empresas no pudieron ocupar sus espacios de oficinas, condición  que se prolongó por muchos meses. Después hubo una importante desconfianza de volver a los espacios tradicionales de trabajo que aún prevalece, a la vez que para muchas empresas dio resultado la implementación del trabajo a distancia. Empezaremos a ver las consecuencias permanentes de todos estos cambios para finales de este año, cuando la vacunación vaya mucho más avanzada y las empresas puedan tomar decisiones de mediano y largo plazo”, indicó Giovanni D´Agostino.

Añadió que desde hace algunos períodos se ha comentado la tendencia al alza de la tasa de disponibilidad y para este trimestre el mercado de oficinas de la Ciudad de México presenta una sobreoferta en todos sus corredores. Por supuesto, no todos ellos contribuyen de igual manera a los casi 1.7 millones de metros cuadrados disponibles en la ciudad, cifra que representa 22.5% del área neta rentable (ANR) desocupada.

Bosques y Lomas Palmas son los submercados que generan menos preocupación, pues en conjunto, únicamente contribuyen con el 9% de la superficie disponible de todo el mercado, además de que la superficie en construcción dentro de estos dos corredores no llega a los 100 mil metros cuadrados.

Del otro lado del espectro encontramos los corredores Norte, Santa Fe e Insurgentes, que sumados representan más del 56% del área neta rentable desocupada de toda la ciudad. Aunado a esto, la superficie en construcción dentro de estos tres submercados supera los 375 mil metros cuadrados, que representa casi el 5% del inventario actual de toda la ciudad.

Aunque el inventario se incrementó de manera marginal durante el período (0.53%), la tasa de disponibilidad alcanzó su máximo histórico (22.49%) para llegar a casi 1.7 millones de metros cuadrados desocupados en el mercado. Ello significa que las desocupaciones y el bajo nivel de absorción una vez más tuvieron un impacto importante en el mercado y llevaron a la absorción neta a  -81 mil 354 m².

A pesar de las señales negativas que se percibieron en el mercado a lo largo del segundo trimestre del año, los indicadores económicos han logrado plasmar claros signos de recuperación. La captación de la inversión extranjera registrada en los últimos meses presentó un incremento de casi 15%, dichos resultados han sido respaldados por el T-MEC.

Por otra parte, con el objetivo de estabilizar los precios y debido a la presión inflacionaria, el Banco de México decidió incrementar la tasa de interés en 25 puntos base, es decir, 4.25%. A partir de esta decisión, se espera que la tasa pueda llegar hasta 5.5% para finales de año, promovido por las decisiones de política monetaria y la presión por elevar los indicadores del crecimiento económico en el país. También se espera que las expectativas del PIB sean de entre 5 y 7% para los subsecuentes trimestres del año en curso.

“Todos estos indicadores nos muestran que estamos en un camino más alentador, vemos un mercado corporativo que está iniciando su recuperación. El proceso de vacunación contra el COVID-19, sigue avanzado positivamente y las condiciones de trabajo y de vida poco a poco están volviendo a la normalidad,  por lo que la incertidumbre empieza a disiparse. En un futuro no muy lejano empezaremos un regreso acelerado a las oficinas y las nuevas condiciones en los centros de trabajo”, vaticinó Giovanni D´Agostino, presidente en México y director regional para América Latina de Newmark.

Te puede interesar