Inicio Columnistas Nigromante

Nigromante

por Redacción
  • Por José Vilchis Guerrero
  • En la nueva realidad mexicana, la pugna inédita entre poderes de la Unión

RedFinancieraMX

En un país como el nuestro, donde el rezago de la justicia alcanza niveles descomunales y pueden llevarse años para obtener una sentencia que a la larga pudiera ser contraria y cara, un nuevo gobierno se abre paso entre una maleza de intereses de juzgadores.

Sí, es en este país surrealista donde surgió la pugna inédita entre el Poder Judicial enfrentado con el Ejecutivo y Legislativo, que se debaten en la aplicación de la Ley que pretende disminuir los escandalosos salarios de Ministros, Magistrados y Jueces de Distrito. En el juego de vencidas todavía no hay un vencedor.

En el contexto de esta pugna, el presidente Andrés Manuel López Obrador y los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) chocaron debido a la Ley Federal de Remuneraciones que impulsó Morena, que indica que ningún funcionario puede ganar más que el presidente de la República, quien afirmó que los ministros de la Corte deberían bajarse el sueldo frente a la mayoría que vive en la pobreza.

El rechazo de cientos de jueces, magistrados y ministros a bajarse sus salarios y recurrir al amparo multitudinario les está generando un costo de desprestigio a su investidura. De por sí, el sistema judicial del país está desvirtuado. No se percibe la equidad de los jueces y por el contrario hay la certeza de que están en la cárcel injustamente muchos inocentes o no cuentan con recursos para pagar abogado. Lo peor, que andan libres en las calles cientos de delincuentes liberados por los jueces.

Nunca se había visto que alguien como Luis Vega Ramírez, presidente de la Asociación Nacional de Magistrados y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación coordinara un mitin para defender el salario de sus agremiados, que respondieron al presidente Andrés Manuel López Obrador que no ganan 600 mil pesos -como declaró AMLO- para calificar como un acto de deshonestidad percibir ese salario cuando millones de mexicanos no ganan más de seis mil pesos al mes; sin contar a millones de desempleados y subempleados.

El doctor Enrique Dussel, investigador emérito de la UNAM, afirma que lo único que defienden los ministros, magistrados y jueces de distrito es su monumental salario como derecho adquirido con el único argumento de que si no tienen un sueldazo se pueden corromper. Y alegan como base la ley, pero la ley se puede modificar por el Poder Legislativo. Por eso López Obrador decidió que es el Congreso el que tendrá la última palabra en este conflicto.

No sólo defienden sus elevados emolumentos, ellos se permiten el ejercicio del nepotismo, como el presidente de la SCJN, Luis María Aguilar, quien fue acusado por la Asociación Civil México Justo de haber contratado a su hija, Ana Elena Aguilar Arrangoiz, quien percibe un salario mensual de 34 mil pesos como dentista en la Corte.

La investigación “El déficit Meritocrático/ Nepotismo y Redes Familiares en el Poder Judicial de la Federación”, de Julio Ríos y Felipe Borrego Estrada, difundida por Mexicanos Contra la Corrupción, citada por el colega Roberto Fuentes Vivar, apunta que el Ministro Aguilar Morales percibe, efectivamente, 651 mil 241 pesos mensuales, antes de impuestos y poco más de 550 mil pesos luego de impuestos.

Alegan independencia los juzgadores, pero en el caso de Aguilar Morales, como juzgador independiente dejó en la indefensión a los defraudados de Ficrea, para no involucrar a las autoridades hacendarias. Pero hay múltiples casos de nepotismo. El estudio señala que 51 por ciento de los jueces y magistrados tiene al menos un familiar en su nómina. De ellos, 87% labora en el procesamiento de sentencias.

Se afirma en la investigación que de mil 031 jueces, 525 tienen algún familiar en la nómina, sean esposas, amantes, hijos, padres, sobrinos, primos y hermanos. Incluso se menciona un caso en que un juzgador ha conseguido empleo a casi media docena de amantes y exesposas.

Se refiere en el reporte que 112 jueces y magistrados utilizaron sus facultades para conseguir empleo a su esposa o pareja, 180 a sus hijos, 136 a sus hermanos y 27 a sus papás, y aunque identifica a cada juzgador y empleado por su número de expediente, el estudio no proporciona sus nombres. Pero no sólo son los jueces, sino también los trabajadores. De 27 mil servidores públicos en los juzgados, cuatro mil tienen a un familiar.

Mientras se desarrolla el debate de los sueldazos en la SCJN, el exótico magistrado veracruzano Alfonso Eduardo Serrano Ruiz hizo alarde de sus riquezas en su cuenta de Instagram, donde publicó fotografías bajo el seudónimo de the cigar magistrate en las que muestra sus lujos como magistrado del Tercer Tribunal Unitario del Séptimo Circuito, en Veracruz. Se hizo famoso en las redes sociales como #LordMinistro.

En las fotos Serrano Ruiz aparece con caros atuendos de ropa de marca, relojes Rolex, fumando puros y conduciendo automóviles de lujo. La cuenta de Twitter del magistrado, @dadyserrano, fue dada de baja luego de que se dieran a conocer las fotos de quien concluyó la carrera de Derecho en universidad particular en 1990 y tres años después se graduó. Se desempeñó como litigante en su despacho y fue comisario en la Inspección General de Policía Municipal de Veracruz-Boca del Río.

Como integrante del Poder Judicial de la Federación, para el ejercicio fiscal 2018, Serrano Ruiz percibió un sueldo de 145 mil 266 pesos mensuales.

Tras el escándalo que se generó en las redes sociales sobre la riqueza acumulada por Serrano Ruiz, el ministro Luis María Aguilar Morales, ordenó a la Unidad General de Investigación de Responsabilidades Administrativas iniciar una indagatoria sobre el magistrado de Circuito.

El comunicado del Consejo de la Judicatura Federal puntualiza que la investigación permitirá esclarecer la consistencia de los ingresos del magistrado y su situación patrimonial, luego de que se hiciera pública información sobre su modo de vida.

Te puede interesar