Inicio ColumnistasPéndulo político Péndulo político

Péndulo político

por redfinanciera
  • La política se transforma ante una sociedad liquidad, hipócrita y apática a falta de cultura  política, sin educación prevalece la ignorancia de segmentos  sociales.
  • Por Emiliano Carrillo Carrasco

RedFinancieraMX

“sólo el poder detiene al poder”. Con este enunciado lo que se propuso es la sustracción del poder concentrado en una única mano en tanto el riesgo que ello supone para el sostenimiento del espacio de libertad.  La división de poderes, desde una interpretación liviana de la postulación solemne de Montesquieu, es la escisión en tres partes, o responsabilidades, del Estado: El ejecutivo, el legislativo y el judicial. Tres poderes en el que ninguno pulsa más que el resto ni oprime a los demás. Ergo, la finalidad es garantizar el sistema de frenos y contrapesos “Montesquieu

Porfirio Muños Ledo: El hombre de estado  democrático, el amor al país. El federalismo a la división de poderes .nuestra forma de gobierno a través de la democracia y la política es la interacción humana  de pensamiento, libertades y acciones que permitan que nuestro país deba retomar su espíritu de nación. El círculo virtuoso de la democracia es el espíritu de establecer el determinar conforme nuestras diferencias con el consenso .el realizar y determinar el verbo de la democracia. El espíritu  es esa democracia que se debe perfeccionar, nuestra forma de  búsqueda del bien  común y respeto al Estado  Derecho. Nada sobre la constitución.

La elección intermedia más importante de la historia moderna de México: no sólo por su tamaño (la más grande por número de cargos en disputa), sino también por sus implicaciones, ya que definirá la consolidación del proyecto político del ejecutivo  o su contención por parte del Congreso federal que emana toda acción positiva o negativa para la población, de ahí se desprende el presupuesto de egresos y ley de ingresos se traducen en políticas públicas.   No a la recitación de malas prácticas, si alternativas de gobernanza, el voto a los perfiles menos malos, este 6 de junio.

Hay quienes no entienden que la política ya cambió nuestra forma de conducta y de visión a un esquema de corrupción e impunidad que por décadas se estableció como forma de gobierno. El proceso electoral del 2018 abre una variante de expresar los sentimientos de nuestra población de desigualdades sociales  y la perdida de la calidad de vida en este mercado globalizado. La atomización a la división y al canto de las sirenas. A la falta de ausencia de motivación al no estar a la altura de las circunstancias del país.   La sociedad liquidad está más consciente y enterada, las alternancias que se han dado en el gobierno federal y muchos gobiernos locales son muestra de ello es el comportamiento de cada región por ejemplo las elecciones de puebla ,hidalgo y Coahuila en el 2020 donde se renovó los ayuntamientos y diputaciones locales ,esa conducta territorial ha permitido establecer que la sociedad decide en el último momento de sufragar su voto ,el 2021 de coyuntura de poderes  y de intereses  de partidos políticos en la acción de reciclar actos viejos   .

El  comprobar que se mantiene la práctica de llevar familiares a costa de lo que sea para favorecerlos en cargos de elección popular, incluso sin hacer campaña sin candidatos de perfiles y mucho menos de honestidad. Es lo más aciago que existe en la práctica política. Así, no puede hablarse de un cambio o de nueva forma de hacer política si se repiten conductas del pasado que les ocasionara tanto descrédito a lo que se dio en llamar una “clase política, elite, circulo de elite”. Por estas conductas, la sociedad ya los ha castigado retirándoles el voto. Pero los dirigentes y sus cuadros no aprenden las lecciones que dejan las derrotas, aunque éstas se repitan. ¿Imagina usted lector lo que pensarán los jóvenes con este tipo de prácticas?: la política es corrupción, la política apesta, la política no vale la pena. Mucho se habla de reglas claras, de piso parejo, de democracia, de relevo generacional y una nueva clase política, pero nada cambia.

La participación ciudadana es una variable central que afectará quién gana y quién pierde: entre más alta, mayor la probabilidad de que haya voto de castigo al gobierno. Hay dos fuerzas que operan en sentido contrario. Por una parte, las elecciones intermedias suscitan bajo interés, por lo que la participación ha rondado 44.6% en las últimas tres (2003, 2009 y 2015).  Asimismo, la pandemia podría deprimir el voto si persiste temor en los riesgos de salir a votar. la cauda del abstencionismos a causa de esos vicios de los partidos en poner afines a los intereses de cada territorio y a la falta de perfiles locales al no pertenecer a la elite política de más de 30 años en el poder. Esos cacicazgos que entorpecen a la democracia representativa, las consecuencias multifactoriales de votos de castigo, en contra e inclusive la migración masiva a un nuevo ente político ¡ de canto de las sirenas! , a la falta de propuesta o alternativa de soluciones concretas a la ciudadanía.

Los grupos políticos en su dinámica desde la compra de votos entregan de recursos materiales que minan en un pequeño laxo de tiempo su precariedad económica, el costo de 3 años más de falta de trabajo, salud, educación, servicios e inclusive la degradación de calidad de vida, una movilidad cada vez   concentrada en grandes urbes del país.

Hay personajes que se empeñan en llegar a los cargos de representación popular sin tener lo más importante: el respaldo de la ciudadanía, eso no se gana de la noche a la mañana, hay que trabajarlo todos los días. A lo largo de mi carrera política, he sido testigo de las prácticas más perniciosas, donde los valores y los principios se tiran por la borda.

Por ejemplo, los tramposos que sabedores de que no tienen posibilidades para ganar en las urnas,

Me das, ¿qué voy a llevar?, o dame lo que me gasté y un poco más (o mucho más) en mi campaña. Otros utilizan la estrategia de cooptar a un candidato a costa de lo que sea, incluso de amenazas o privación de la vida. No se piensa en el bien común sino en su beneficio personal, así sea a costa de llevar a quien se ponga en su camino al PRECIPICIO. La política es la forma de gobierno a través de la interacción humana y a través de la democracia establecer formas de gobierno con la gobernanza colectiva.

La política sus objetivos: su propósito de cambiar a la sociedad, de dar impulso a un pueblo, su nobleza, pero, sobre todo, ejercer con convicción la oportunidad de servir a los demás.

 

EL LENGUAJE Y COMUNICACIÓN CON LA  congruencia, y los valores que heredé de mis mayores. Hay muchas prácticas viciadas que se impulsan desde los gobiernos, que ven en los programas y presupuestos la oportunidad para crear candidaturas al vapor, que ven en los grupos vulnerables a una clientela política a la cual apacentar; ejemplos en este proceso electoral hay muchos, lamentablemente.  La fe, la esperanza de la población en mejores horizontes de proveer calidad de vida  no se deslumbre con falsas promesas o discursos vacíos que no resisten el menor análisis; ojalá que los mexicanos despierten de este letargo en que los veo; ojalá que este 6 de junio salgan a votar en conciencia y no solo por unas dadivas.

https://youtu.be/AIXSkBDz5lI

Te puede interesar