Inicio ColumnistasPicotazo político Picotazo político

Picotazo político

por Redacción
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX

La semana cierra con esos aires de pólvora histórica que no termina por disiparse, jalaron el gatillo y los arcabuces rompieron la fina piel de las relaciones entre España y México, claro, solo en lo epistolar, pues los lazos de amistad son mucho más profundos y me atrevería a decir que somos tan familia, ellos y nosotros, que negarlo es como acariciar el parricidio.

Pero algo bueno ha salido de todo esto: el necesario debate, y por si no nos habíamos dado cuenta, llevamos unos 200 años discutiendo si España se comportó como el padre golpeador e injusto o le debemos agradecer la siembra de sus genes y lengua.

Y cosa curiosa, no terminamos por aceptar que “el hubiera no existe”, sencillamente los mexicanos somos una mezcla de razas que fueron fundidas tal y como se hacía antes, a punta de conquistas y de invasiones, así se ganaban imperios, así se exterminaban culturas, ¿eso fue bueno? ¡Bajo la lente actual, por supuesto que no! Pero hace 500 años no existía un consejo de naciones, o derechos humanos. Imperaba la fuerza de los reyes, y después de recibir la bendición de roma y sus papas, hombres acostumbrados a matar se hacían a la mar y  reclamaban territorios a nombre de dios y las distintas coronas…pero si nos quedamos con la monografía de los 500 españoles y sus 300 caballos bautizando la villa rica de la Veracruz y no nos asomamos a la otra conquista que los propios mexicas realizaron en todo el territorio que ahora se conoce como república mexicana, pues es no querer reconocer que para obtener más poder y pueblos era necesario el uso de la guerra…los tlatoanis , desde Tenochtitlan, lanzaron sendas campañas para someter a otros pueblos, y no fue precisamente regalando guajolotes o plumajes exóticos, fue a punta de sangre, que le pregunten a los tlaxcaltecas o purépechas.

Este tema es vastísimo, lleno de capítulos que no nos harían sentir orgullosos, ni a españoles, quienes muchos de ellos, desde la brutalidad de la época, cometieron actos atroces, salvajes, que nada tenían que ver con la piedad cristiana…pero también , un imperio como el mexica, se construyó sobre cantera y sangre, rodeada de sacrificios, por citar algunos, hasta de niños en honor a tlaloc…o el cálculo de los diez mil indios capturados que sirvieron como ofrendas humanas durante cuatro días y sus noches en la “inauguración”, del templo mayor dedicado a Huitzilopochtli…pensemos, revisemos la historia, pero para elevar el debate tenemos que aceptar un hecho irrefutable: somos lo que somos por la fusión de dos culturas, la española e indígena, castilla y Tenochtitlan, y de ahí surgió una de las mezclas más fascinantes del mundo…la raza mexicana, tan llena de sombras como de luces , negar este hecho es como querer quitarle el nombre a la virgen de Guadalupe y regresarle el Tonantzin, pero que siga siendo nuestra madre…la histeria del caso no nos permite ver , aceptar que nos enseñaron a vivir culpando a los conquistadores, pero sin tener el valor de reconocer que eso ya paso, es acto consumado y que somos, los mexicanos, los únicos responsables de nuestras torceduras mentales o de nuestros actos heroicos y brillantes…y si España envía un arcón cargado de disculpas, ¿de qué nos servirá?, si España decide devolver los tesoros aztecas, mayas, zoques, totonacas, olmecas, teotihuacanos, etc., ¿eso  nos salvará como la nación indecisa y de media tabla que somos? Un perdón del rey de España nos devolverá la dignidad y entonces si aprenderemos a no ser un país plagado de cínicos?…¿no acaso, los mestizos hacemos lo mismo con los indígenas que quedan?…no vayamos tan lejos…¿c no acaso el nombre de Yalitzia levantó la polémica por su color de piel y rasgos indígenas y muchos repudiaron su nominación al Oscar?…la peor conquista que hemos sufrido, los mexicanos, es la de nuestros fantasmas, y ahí no aprendemos.

Te puede interesar