Inicio ColumnistasPicotazo político Picotazo político

Picotazo político

por Redacción
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX

Esta novela ya la vimos.

Contingencia ambiental, a guardarse todos los autos particulares que sean nones o calcomanía doble cero o uno…la ecuación para los de medio ambiente de la ciudad es simple: si el ozono amenaza con colapsar los pulmones vamos afilando el machete y a rebanar al automovilista…resulta penoso seguir viendo el cómo los que llegaron no tienen una bendita idea del que hacer con el tema ambiental…que las reglas de castigo sean idénticas a los de gobiernos anteriores, cortoplacistas, miopes, con salidas realmente injustas y que no atienden el fondo de todo este problema.

 

En teoría son los autos particulares los más supervisados para evitar que contaminen, pues los centros de verificación operan bajo la severa ( eso dicen) severa mirada de los inspectores ambientales, también se ha evitado ( es un decir) la corrupción en esos mismos centros, un auto que no cumple con las medidas de emisión de contaminantes sencillamente es rechazado, al taller de nuevo…y hasta ahi llega el corral de la ignominia.

 

Pero ¿que sucede con el resto del autotransporte? Nos hemos cansado de denunciar a los miles de camiones, tráileres, monstruos de la basura, microbuses, urbans, ¿etc. que arrojan toneladas de contaminantes? Ninguna patrulla ecologista los molesta.

 

Estos extorsionadores de verde, nos consta, se dedican a cazar autos sin engomado, sus clientes favoritos son los particulares, pero al ver un camión de carga, con placas federales, y con la chimenea abierta, los cínicos de medio ambiente miran hacia otro lado y dejan pasar a quienes realmente contribuyen a que nuestros pulmones se atasquen de hollín.

 

La secretaria del medio ambiente de la ciudad es solo fachada, no resuelve, no sabe tomar medidas en asuntos tan graves como el asesinato de árboles en el Ajusco, que no se atreve a meter en cintura a los transportistas de pasajeros y de carga que representan uno de los mayores envenenadores del aire que respiramos.

 

La ciudad de México , nuevamente lo diré, es ya una bomba de tiempo, acumula todos los días líneas en el termómetro de la violencia, entregadas sus calles al cjng , terriblemente dañada en su red de agua potable, padeciendo uno de los peores servicios de transporte público, ahogada por la delincuencia común, secuestrada por vividores de las marchas quienes a todas horas pudren la vida de los que tenemos que cumplir con trabajo, escuela o lo que sea, y que ahora se suma la ineficiencia de los de medio ambiente.

 

¿Sí aquí nos tocó vivir, pero porque tiene que ser así? ¿Siendo los ciudadanos los únicos que paguemos la moneda de los improvisados? ¿de los que no saben cómo hacerlo?

Te puede interesar