Inicio ColumnistasPicotazo político Picotazo político

Picotazo político

por Redacción
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX

Al principio de año la epidermis social no registraba temores , la gente gastaba y se notaba cierta normalidad en los hábitos de consumo.

La marcha de la economía, no mostraba sobresaltos…estamos llegando a mitad de año, no podría decirse que el optimismo sigue igual, y aquí me detengo: el optimismo es sin duda, el lenguaje que mueve enormes sectores sociales.

Sentir, percibir que vamos bien es suficiente para que el chip de la confianza funcione…las conductas sociales son dirigidas en gran medida por emociones.

Y esto se le llama sabiduría popular.

Recuerda cómo se despierta una nación cuando la selección mexicana gano frente a la poderosa Alemania en el mundial de rusia.

En las calles se podría respirar esos aires de supremacía, todos estábamos contagiados por la euforia, trasladamos el triunfo hacia nuestro mundo ordinario…los mensajes son muy importantes para mejorar o empeorar el ánimo colectivo…

Los mensajes y su fortaleza intelectual, su fundamentación son los que convencen o desilusionan…y quien percibe que las cosas que tenían buena marcha ya no , sencillamente comienzan a moverse a la esquina  de protección…un termómetro inmediato son los bolsillos de la gente…comprobado esta que nada reacciona de manera inmediata tal y como ocurre con los gastos, las finanzas personales comienzan a ser observadas de manera más detallada, la lógica de la desconfianza pega en la cartera y es sustentada en el gradual encarecimiento de las cosas…

Lo que antes alcanzaba con cien pesos ya no…el mercado tiene un lenguaje sencillo y elemental, las cosas suben y los salarios no, pues a eso se le llama carestía y si la cosa continua sin dar señales de que cambien, si las inversiones se detienen, si los mensajes son confusos y lo que se ve en el horizonte son tolvaneras y no la claridad de una ruta, todo esto, en la suma terminan por provocar escalofríos en cada vez más mexicanos.

Reiteramos que sería injusto tasar éxitos o fracasos a un gobierno que no cumple ni medio año, ninguna administración en el mundo es capaz de revertir todo lo malo, hacerlo es historiarse de manera poco inteligente, pero, de igual manera se tienen que comenzar a atender los mensajes que la autoridad envía.

El grueso del contenido de este gobierno recae en la voz y discurso de un solo personaje, el presidente de México, el batea, pichea y canta los autos…y esa estrategia le ha acarreado un enorme desgaste, pues la cantidad de frentes abiertos toman dimensiones dramáticas y nulifican el trabajo de su equipo, pues salga a hablar quien salga de su gabinete, en automático se corre el riesgo de ser reconvenido por su jefe, o sea, los roles de autoridad en el gabinete se estrellan en la figura de su jefe.

El presidente continua operando bajo una lógica que se asemeja más a un discurso de campaña que a una línea de estrategias y rutas…la sociedad , incluimos a muchos que votaron por él, comienzan a mostrar signos de extrañeza, contagiados por la desesperación o porque no se está entendiendo aquello de tener paciencia para observar los resultados…los nervios comienzan a tener fundamento, se siente que se está instalando no solo una recesión económica sino una parálisis social.

Todos somos presas de dudas, de ahí la necesidad de que se realice una operación urgente en la maquinaria de difusión de las señales de gobierno, para que estas traigan calma y serenidad.

Te puede interesar