Inicio ColumnistasPicotazo político Picotazo político

Picotazo político

por redfinanciera
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX

¿Tiene razón el presidente en criticar a los medios de comunicación por sus posiciones informativas o de opinión? Si y no, si, por que está en su derecho decir lo que piensa, no, porque según las reglas de la democracia, el mandatario significa una figura pública que debe estar sujeta al escrutinio abierto y parte de sus responsabilidades es escuchar todas y cada uno de los criterios que se exterioricen en el periodismo.

Le puede o no gustar y se entiende que debería ser más tolerante, pero no se puede negar que su estilo personal de gobernar, eso de quedarse en silencio no es lo suyo, de ahí que sea hasta sano el que exprese lo que quiera o crea.

Pero partamos de un hecho, el periodismo en México posee pocos referentes de pureza, escasos son los nombres de plumas y micrófonos que porten la bandera de la libertad de opinión, desde hace mucho tiempo, las distintas fuentes informativas militaron bajo el sello de un oficialismo que maquilo una relación de conveniencias entre el poder y los medios…basta recordar lo que significaba un noticiario como el de “24 horas” para entender de lo que hablamos…pero la ostra se comenzó a abrir con la oxigenante aparición de distintos impresos que avanzaron por la ruta de la democratización , la oposición comenzó a tener canchas y se pudo escuchar voces como la de cárdenas o Maquio rompiendo paradigmas y transmitiendo sus posiciones, eran los tiempos de un pri que tuvo que aprender a soltar el control  de la opinión publica, y aunque esta ficha histórica nos sirve de referencia es justo decir que aun , el periodismo en México no ha crecido lo suficiente, cierto es que en las filas de comunicadores existen auténticos héroes, hombres y mujeres que hicieron el apostolado desde campos minados para los periodistas, pero en otros niveles , en otros escalones, muchos líderes  convirtieron sus líneas en una constante oferta al mejor postor…pero así como ellos se entregaron a los brazos de la oficialidad previo sendos contratos económicos, la otra militancia periodística hizo lo propio, el activismo de la oposición encontró en esa otra oferta una manera de ir ganando espacios, se jugó a lo mismo y tenemos casos en donde una conductora de noticias se identificó plenamente con los que ahora son gobierno, doña Carmen no es precisamente alguien que viva al día, por el contrario…en pocas palabras, todos han jugado ese juego y es parte de las reglas no escritas del poder, y en el fondo del análisis reside una lastimosa realidad, un grueso de la población es presa del desconocimiento de los hechos, escasamente ocupada por informarse bien, se convirtieron en esa fanaticada ( tanto de los que ven y oyen en morena a los únicos poseedores de la verdad absoluta, como los que desde la oposición no ven otra cosa que al demonio mismo instalado en palacio nacional) si los medios de comunicación viven una crisis en todos los sentidos es porque la sociedad refleja esa misma ausencia de conocimientos, acostumbrada más a los rumores o el chisporroteo de las redes que a un proceso real de análisis y de madurez intelectual.

Y claro que no todos, vastos sectores de mexicanos han comenzado a dejar caer el vendaje y ya no es tan fácil que “traguen” cualquier versión…ni las oficiales ni la de la prensa libre.

Seamos optimistas, lo que sucediendo en materia de medios de comunicación ha empujado a la búsqueda de mejores productos informativos, a una mayor apertura de los espacios, el poder mismo, investido en el presidente se ha visto forzado a un gradual destape de lo que antes significaba sagrado: la figura tlatoani del mandatario… Y los medios debemos entender que la sociedad forma sus propios juicios y que quien no se reinventa o busca realizar un periodismo más honesto y transparente sencillamente terminara en el olvido. Reitero, en medio de toda esta discusión es la sociedad, la que realmente se preocupa por el país, la que saldrá ganando, pues se le obliga a abrir bien los ojos ante estos cuadros de simulación o de crudeza periodística o de gobierno.

Te puede interesar