Inicio ColumnistasPicotazo político Picotazo político

Picotazo político

por Redacción
  • Como dice el dicho…
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX

El muerto y el arrimado, al tercer día apesta, así es el dicho, no sé si en honduras lo hayan escuchado, pero qui es regla de lo que sucede cuando a alguien se le acaba el brillo, y sea pariente o invitado, llegará el punto donde se le pida cordialmente que “ahueque el ala” o sea, que se vaya.

El romance con las caravanas de centroamericanos se está acabando, tal y como lo advertimos, que, en este mundo de noticias rápidas y glorias efímeras, era totalmente pronosticable el que los hermanos hondureños cayeran en gracia, y no hablo por la chairiza que desde la comodidad de las redes sociales aplauden todo sin mayores consecuencias de sus actos.

El romance se esfumó en la siguiente garita,  en el norte, en donde saben muy lo que es aguantar a los migrantes, sean estos locales o internacionales, la región pegada a los estados unidos es el cuello de botella de lo que se va empujando desde el olvidado sur y ahora si que, aprovechando los dichos, ” ya eran muchos y pario la abuela”, esto es, que con la llegada de las caravanas y sus nada blanditos participantes se fueron llenando de piedritas y los albergues de manifestantes que a la voz de ” carne si, frijoles no” han terminado por aburrir y molestar a las autoridades y sociedad de esa geografía, ante esto, queda la cuestión del que se va a hacer con todos los centroamericanos que arribaron al país, y que si bien es cierto, podrían ser empleados como mano de obra barata, baratísima,( y no me diga que no hay empleos en México, claro que los hay, solo que nadie los quiere por que pagan tres o cuatro mil pesos mensuales) queda la duda del que sucederá con las manos que mecieron la cuna de la marcha y que ahora hacen gestos de disimulo ante lo evidente de su desastre ..el problema no queda ahí, miles de centroamericanos más ya agarraron sus chivas y están formando filas para atravesar el portal que los traiga a México, aunque no lleguen a los estados unidos, pues ya entendieron que aquí se les da albergue y comida .

Pero la ampolla crece, y debería preocuparles a las autoridades que cada vez sean más los actos de repudio por esta llegada, agresiones que han ido escalando, como aquel loco migrante que se le ocurrió quemar la bandera mexicana en Tijuana y que recibió una dosis de golpes por parte de furiosos mexicanos o aquel que fue cordialmente “levantado” por algún cartel de las drogas por haber insultado a México. Le digo, y las autoridades que entran o las que se van solo balbucean sin alcanzar a entender en la bronca que nos metieron.

Te puede interesar