Inicio ColumnistasPicotazo político Picotazo político

Picotazo político

por Redacción
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX

En un país muy pero muy lejano sucedió esto: debido a la corrupción de un gobierno, de sus más altas autoridades, distintas bandas del crimen organizado se fueron haciendo del control de prácticamente todos los aspectos de la vida pública y hasta privada, claro, se disimulaba bajo discursos que pretendían imprimir energía en el combate a esos grupos que se hicieron famosos por haberse colocado membretes de estados o regiones de ese país.

La violencia era el signo, nadie se escapaba de las balas o los billetazos, así fueron creciendo líderes de esos grupos que se convirtieron en una especie de héroes regionales, admirados por muchos, objetos de culto, inspiración de músicos que fueron adaptando las acciones de muerte en actos épicos, la letra de las canciones elevaban a semidioses a esos mismos criminales que dictaban vida y muerte , su negocio, al principio era la droga, sembrar y cosechar…e importar a mercados de altísimo consumo, después fue el caos,…en ese país se instaló la más cruda de las realidades, guerra de todos contra todos, y ese gobierno fue secándose bajo el poderío de las bandas de asesinos, de secuestradores, de extorsionadores  esa nación dejó de ser un territorio pacífico, se mezclaron los cuerpos de seguridad con los malos, y los pocos buenos eran acallados…nadie se escapaba, nadie se movía.

La apología a sus actos no conocían limites, los mismos medios de comunicación, la televisión y distintos productores vieron  una manera de ganar audiencias, llegaron las narco series, personajes del medio artístico mezclados en sendas fotos con estas nuevas estrellas de los medios…pobre ese país que todos los días iba minando sus cimientos y convirtiéndose en un circo de sangre, en donde sus gobiernos bailaban al son de estos varones de la droga…este país, que reitero, queda muy pero muy lejos…asombró a otras naciones, observadores que vieron en ella la kafkiana realidad que se había acostumbrado a vivir bajo los escándalos de fosas clandestinas, de desaparición de estudiantes, de la inacción de sus gobiernos, bajo la  sospecha de el involucramiento de sus autoridades …y vino lo peor, o lo más surrealista del mundo: en ese país se encendió la admiración por uno de los sujetos más sanguinarios , un narcotraficante que milagrosamente ( en ese país creen en los milagros) se había escapado en dos ocasiones de supuestas prisiones de máxima seguridad, que había puesto en jaque a sus políticos y que estos habían montado sendas persecuciones con toda y cobertura mediática y en horario triple… la leyenda se había escrito , el personaje era ya parte del folklor nacional, en ese país hasta playeras y series de televisión se habían generado abriendo un mercado social realmente inexplicable ante los ojos del mundo…en ese país, repito, muy pero muy lejano, se siguió la captura y juicio de dicho personaje…el narco habló, despepitó, dicen allá, …embarró a todos los que le habían protegido, deslizó sospechas , mencionó hasta un par de ex presidentes, y nada , nada sucedió…la vida continuó sin mayores repercusiones para esos políticos que fundadamente se creía habrían protegido a ese criminal.

En ese país, sus habitantes, sus autoridades , aprendieron a mirar hacia otro lado, ni la llegada de nuevo gobierno y sus promesas de renovación moral harían virar un poco el rumbo , todo apuntaba a que las cosas seguirán igual, con nuevos carteles, con nuevos capos, total, en ese país, que repito, queda muy pero muy lejos, sólo se daría una manita de gato al combate en contra de los criminales, mientras que se continuaría permitiendo la danza de millones de dólares, pues el verdadero diablo habitaba en ese poder, el de infinita corrupción que involucraba a tantos y tantos de esa nación…que bueno que hablamos de un país que no es el nuestro. ¿Verdad?

Te puede interesar