Inicio Deportes Recibe Ramón Estrada la animadversión del tenis guerrerense

Recibe Ramón Estrada la animadversión del tenis guerrerense

por redfinanciera
  • Tenistas y entrenadores coinciden en que hay poco trabajo en la ATG y la actitud del presidente le han ganado el rechazo de la mayoría
  • Por Mauro Flores Ledesma

RedFinancieraMX

Oportunismo, prepotencia, beneficios personales y una absoluta falta de resultados y promoción del deporte blanco es lo que ha caracterizado a los dirigentes de la ATG (Asociación de Tenis de Guerrero). La actual, que encabeza Ramón Estrada Díaz, quien se encuentra en su tercer año de gestión, no podía ser la excepción.

Tenistas y entrenadores del puerto de Acapulco, donde de alguna manera se ha pretendido organizar el tenis estatal a través de los años, valga decir abandonando a su suerte al resto de los tenistas del estado, coincidieron en señalar que “el trabajo es tan pobre como sus resultados”.

Por razones obvias, nuestros entrevistados prefirieron guardar el anonimato. “Aquí todos nos conocemos y podemos sufrir represalias, pero queremos que se escuche nuestra voz porque la situación está muy complicada, no hay torneos ni apoyo a nuestros tenistas. No se ve el trabajo de una asociación por ningún lado, por el contrario hay rechazo de la mayoría”, coincidieron.

Cabe señalar que en el 2012 se realizó una Asamblea General Extraordinaria de la ATG, presidida por el expresidente de la Asociación Poblana de Tenis Armando Suárez, y entonces secretario de la FMT (Federación Mexicana de Tenis), donde resultaron electos el capitán Hugo Plascencia como presidente y Alejandro Hernández Puente como vicepresidente, cargos que ya ocupaban de manera interina porque la anterior directiva no concluyó”.

 

NADIE TERMINA SU MANDATO

Parece maldición o quizá porque no encontraron lo que buscaban, pero los presidentes de la ATG no terminan sus respectivos mandatos. El más reciente fue precisamente el capitán Plascencia, quien ya era interino y después de llegar a la presidencia de manera definitiva no concluyó”.

“El capitán Plascencia es una buena persona, tenía buenas intenciones, incluso puso de su dinero para pagar las cuotas de afiliación a la FMT, pero cuando vio que no contaba con el apoyo ni de Gastón Villegas ni de José Antonio Flores, en sus respectivas gestiones, prefirió hacerse a un lado. No sabemos en qué términos habló el capitán con Ramón Estrada o con José Antonio Flores, pero de pronto apareció Ramón Estrada como presidente de la ATG”, informa uno de nuestros entrevistados.

“No había asociación de tenis de Guerrero y Ramón Estrada, a quien nadie conocía porque tiene como cinco años en el tenis intentó reactivarla. Antes del 2017 cuando quedó como presidente ya andaba buscando asesoría para saber cómo podía entrar a la asociación”.

 

GUSTAVO AMEZCUA

Lo anterior pudimos corroborarlo con la conversación que tuvimos con Gustavo Amezcua, expresidente de la Asociación de Tenis de Morelos, quien explicó: “conocí a Ramón Estrada porque trajo a sus hijos, un niño y una niña, a algunos torneos de sección en Morelos. Se quería meter a la asociación de Guerrero. Me lo encontré también en un torneo en Monterrey, ahí me comentó que quería dar mucho por el tenis de Guerrero y creí que podría ser un buen elemento, así que se lo presenté al Ing. Armando Vega”, presidente de la ATCDMX (Asociación de Tenis de la Ciudad de México) para que entre ambos pudiéramos indicarle el camino”.

“Lo introdujimos en el medio, lo asesoramos y nos traicionó. De pronto me encuentro una publicación informando que es el nuevo presidente de la ATG. Salió en una Asamblea a la que no fue nadie, avalada por Flores Fernández y por el INDEG (Instituto del Deporte del Estado de Guerrero). Ramón no tiene manera de comprobar la legalidad de esa asociación porque fue un dedazo de Flores”, dijo.

 

ARMANDO VEGA

Mientras tanto, el Ing. Armando Vega añadió: “No había asociación en Guerrero. Un día Gustavo Amezcua me habló y me dijo que había una persona que quería entrar a la ATG. Coincidimos en un torneo en Cuernavaca, ahí me lo presentaron. Ramón Estrada me pidió que lo ayudara, que le dijera cómo podía hacer para encargarse de la Asociación de Guerrero, lo asesoré para que hiciera bien las cosas, conforme al estatuto y el Código Civil y que pudiera definir claramente quienes podían asistir a asamblea y quienes podían votar, según él quedamos amiguísimos, casi “compadres”, pero después empezaron a pasar cosas extrañas, se empezó a mover de un modo imprevisto y en un Abierto Mexicano de Tenis ya se presentó como presidente de la ATG, es decir se fue por la “libre” y sin esos requisitos quedó como presidente. De pronto cuando renunció Armando Suárez como secretario de la FMT, Flores puso a Ramón Estrada. Ahí cambió todo. Tiempo después fue él quien firmó la carta de inhabilitación de la ATCDMX y le marqué para decirle que era un malagradecido, me dijo que no era cierto, que la culpa la había tenido yo porque no había cumplido con la FMT. Ya ves que todos los que tienen afinidad y trato personal con Flores Fernández aprenden a rebotar las culpas, como si su asociación estuviera al corriente en sus pagos. La mejor muestra es que no cumplió con la meta de afiliaciones al cierre del 2019 y no podía votar en la presunta asamblea donde Flores dice haberse reelgido”, concluyó.

En plena Semana Santa, lo anterior nos hace pensar en la cita bíblica del evangelio de San Lucas (6, 41-42): “¿Cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano”… o como decía mi abuela… “El burro hablando de orejas”.

 

ACCIONES NEGATIVAS

“Ramón se metió a la brava como presidente de la ATG. Hizo su junta con unos cuantos, porque no invitó a todos y hoy se porta de una manera muy déspota. Según prometió traer torneos, pero el año pasado sólo hizo uno en diciembre y salió mal parado porque el INDEG lo apoyó con el pago de las canchas en el Club de Golf, él solo fue a cobrar inscripciones. Incluso al árbitro que consiguió le dijo que le pagaría el INDEG con lo cual no había quedado. Así lo trajo como dos o tres meses hasta que finalmente le negaron el acceso a las canchas. Definitivamente Estrada salió mal del Club de Golf”, comentó otro de nuestros entrevistados.

“Aquí nadie lo conocía, simplemente era papá de tenista, como muchos traía la idea de que sus hijos serían profesionales y quería que se hicieran torneos en Acapulco. Después buscó ser presidente de la ATG hasta que hartó al capitán Plascencia y se hizo presidente, pero no avisó ni hubo planillas, no nos dimos cuenta”, dijo otro tenista.

“Cuando fue la Olimpiada Nacional del 2018, Guerrero tenía buenos prospectos para impulsarlos en esa competencia, pero Ramón Estrada metió a una niña que entrenaba en Puerto Vallarta. Nadie la conocía en Acapulco ni sabíamos de ella o sus aptitudes, pero Ramón la invitó a jugar por Guerrero e hizo todo lo que pudo hasta que la metió al equipo, junto con su hija y afectó a la número 2 del estado. Eso indignó mucho al papá de ésta niña, quien por todos lados habló fuerte contra Ramón, fue un tema muy comentado acá”, agregó.

Algunos de los que integran el comité directivo de la ATG actual, con Ramón Estrada Díaz, son Carlos Carson que quedó como vicepresidente y Roberto Dorantes  como tesorero, entre otros.

Otro de nuestros entrevistados expuso: “Hoy Ramón está solo. La asociación es él, todos los que lo acompañaron se han ido alejando. Aquí se sabe que el vicepresidente tuvo que pagar en un club algo así como 16,000 pesos por el uso de canchas para un torneo. Ramón le dejó el paquete, por eso se pelearon y tengo entendido que Estrada no le ha pagado. Todos están desilusionados con su labor. Es un hombre con el que no se puede hablar y muy presumido porque pregonó mucho que era el presidente de la ATG, luego el secretario de la FMT y también director de Copa Davis. También presumió que su hijo está entrenando en Monterrey y que le consiguió los patrocinios”.

Preguntamos en Monterrey sobre esta situación y nos encontramos con que el chico está entrenando en el Centro de Alto Rendimiento del Parque Niños Héroes, a cargo del Instituto del Deporte de Nuevo León, con el reconocido entrenador mexicano Fernando Ochoa. Incluso supimos que tiene hospedaje en la Villa”.

Este Centro, además de 29 canchas de tenis cuenta con una casa de raquetas (raquetbol, bádminton, etc.), patinódromo, velódromo, ciclismo BMX, tiro con arco, lago, circuito atlético, casa club con regaderas y restaurantes. Una villa para hombres y otra para mujeres donde también se hospeda a entrenadores.

Esperamos encarecidamente que sea porque es un jovencito talentoso, de otra manera nos encontraríamos ante una situación peculiar en el tenis mexicano que se da cuando algún papá piensa que se puede aprovechar de las instituciones para beneficio personal.

“Hoy la ATG es prácticamente inexistente. Puedo decirte que a lo sumo debe tener 3 o 4 afiliados y eso si Ramón Estrada lo está, porque no ha habido afiliaciones en el último año”, finalizó.

Tenemos información de que Estrada no ha hecho otra asamblea desde que asumió el cargo en el 2017, lo cual se puede verificar en el Registro Público de la Propiedad de Acapulco, Guerrero y que lo dejaría en un trampolín de ilegalidad.

Aunado a lo anterior, sabemos que ha hecho intentos por quedarse con el torneo de veteranos de Acapulco, sin que hasta la fecha lo haya conseguido.

 

¿HASTA CUÁNDO?

Solicitar a la FMT que actúe para regularizar las cosas es poco menos que una ilusión. No lo ha hecho con Durango desde hace más de una década, ni con otras asociaciones que se mantienen en la ilegitimidad. Cuando Villegas salió en el 2016 había dos presuntos presidentes en Chihuahua y como ninguno lo apoyaba les impidió la entrada a la asamblea. Vimos como Flores desestimó a Carmen Osnaya en el EdeM durante 4 años y le dio la palmada a José María Galindo, quien traicionó a su consejo llevando a Flores a la presidencia de la FMT, lo que provocó que posteriormente Galindo fuera destituido en asamblea donde quedó como presidenta Carmen Osnaya.

Cuando José Antonio Flores necesitó los votos del EdeM formó una Comisión Reestructuradora y de un plumazo borró a Osnaya y a Galindo para colocar a su hermano Luis Enrique, violando el objetivo por el que nació la comisión que era convocar a elecciones en los siguientes 90 días. Lo hizo un año después, al fin las leyes como las asociaciones se las puede brincar.

Esperamos que pronto las autoridades respectivas pongan orden porque hoy Flores Fernández se sigue ostentando como Presidente de la FMT cuando ya fue destituido en asamblea realizada el 23 de enero y que el Presidente interino, Mario Chávez, cumpla su palabra y convoque a elecciones a la brevedad para poder reencauzar el tenis mexicano. Aunque por la emergencia sanitaria, no sabemos cuánto se pueda tardar.

Te puede interesar