Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta sólo con…

Se comenta sólo con…

por Redacción
  • Unos por aquí, los otros por allá
  • Por Carlos Ramos Padilla

RedFinancieraMX

El día de ayer me permití dar cifras contundentes y reales, como un ejemplo, del por qué vamos mal. No traté sobre la descalificación de instituciones extranjeras o incluso del Banco de Mexico, tampoco de la violencia creciente en varias entidades del país, menos de las estancias infantiles y el enorme desorden en la burocracia con tanto despido de trabajadores a razón de una mala entendida austeridad.

No recordé que el avión presidencial continúa ahí tirado en una pista en el extranjero mientras pagamos 450 millones de pesos al año por el arrendamiento y 45 millones anuales para que lo cuelen varias veces al mes.

No enfaticé en las mentiras e inexperiencias de los miembros del gabinete e incluso del ignorante, por qué lo es, director de PEMEX (y las consecuencias están siendo más que gravísimas).

No destiné tiempo a la destruida Reforma Educativa que no tiene propuestas ni proyectos. Pera ser claros, únicamente presente datos comprobables sobre la mentira de detener el gasolinazo y hoy en la historia, a meses del nuevo gobierno, las gasolinas son las más caras.

En respuesta una dama, sin mayor profundidad que un disparo a quemaropa señaló “yo y millones a gusto (sic) con nuestro presidente”.

Vaya pensé, esta dama ha de pagar menos por la gasolina, ha de creer que la economía va mejor que las calificadoras internacionales, ha de estar satisfecha con las propiedades no declaradas de los miembros del círculo cercano al presidente, en fin, ha de sentir y convalidar que su esquema de vida ha recibido beneficios tangibles como recibir buen suministro de agua en su casa pagando el gas a tarifas mínimas.

Pero yo sé y ella también que las cosas no están funcionando y se vienen tiempos muy difíciles aún cuando la defensa a ultranza del tabasqueño no les permite análisis cuerdos.

Esto me deja concluir que el país tiene una realidad muy distinta a la pretendida narrativa presidencial en las mañaneras en donde todo va bien y mejorando.

Cualquier crítica es producto de malnacidos o “ternuritas”. Todo avance es por combatir a la corrupción, menos a la de ellos. Los antes mafiosos como Bartlett, incluso señalado como asesino por ellos mismos, es actualmente funcionario de alto rango.

Salir a las calles en cualquier región de Mexico es encontrar una visión muy distinta a la que presenta el gobierno.

El radicalismo social se ha encendido peligrosamente, queda como testimonio la reflexión de esta dama que no es la primera ocasión que se enfrenta a opositores a AMLO.

No acabamos de entender que como sociedad debemos exigir nuestras garantías, no ser escudos ni pantomimas ni defensores de políticos, los que sean, que se han aprovechado de las circunstancias sólo para beneficiarse en lo personal.

Por lo pronto muchos millones también deseamos que México sea más sólido y grande que las bravuconadas y majaderías de gente como Fernandez Noroña (que ya se siente candidato presidencial) o de Paco Taibo II (que seguramente no ofendió a la dama con su ruin referencia sexual).

Yo apostaría por encontrar gobernantes dignos que le destinen su mejor esfuerzo a la educación, a la salud, a la economía y a la seguridad. Anunciando amnistías o pactos con delincuentes la sociedad se verá en medio del fango. Sí, cada quien puede estar muy a gusto con quien quiera, pero debemos reconocer, si queremos superarnos, que las cosas no están bien, que no hay proyectos definidos, que el mundo ya nos está guardando distancia y que los platos rotos los van a pagar las nuevas generaciones.

Te puede interesar