Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta sólo con…

Se comenta sólo con…

por Redacción
  • Y apareció Neto
  • Por Carlos Ramos Padilla

RedFinancieraMX

Ernesto Zedillo que lleva décadas sirviendo a extranjeros en el extranjero vino a intentar darnos clases de control o administración de drogas.
Empezó diciendo “me equivoqué” esos errores que a nuestra nación le han costado muchísimo y con cínica impunidad. Pero habló aquel que cambió al sistema cortándose el dedo y traicionando a su partido con la sana distancia. El beneficiario de la muerte de Colosio una vez más, (nada extraño ya que él permitió que AMLO fuera jefe de gobierno violentando el requisito de residencia) recibió el reconocimiento y aplauso del tabasqueño.
Aparentemente Zedillo vino a darle la espalda a la política pública de Estados Unidos en relación al consumo de estupefacientes.
¿Hace cuánto Zedillo no se ocupa o preocupa por nuestro país? Pregunto, porque parece que aquí tienen la puerta abierta para entrar y salir cuando les da la gana sin siquiera asomarse a la moral y ética que deberían exhibir por el cargo que ocuparon.
¿Dónde quedaron las conclusiones reales sobre el crimen de Luis Donaldo? Y no me refiero a las talladas argumentaciones de los técnicos en criminalística, sino a la protección a personajes como Córdoba Montoya.
Y mucho se dice que el crimen organizado/narcotráfico mucho tuvo que ver en las muertes de alto impacto como José Francisco Ruiz Massieu, el Cardenal Posadas Ocampo e incluso el financiamiento para el levantamiento armado del EZLN.
¿Por qué no nos habla de eso el expresidente Zedillo? Porque la fractura en la estabilidad y seguridad nacional se iniciaron con Zedillo para dar al traste con Fox y ni hablar de Calderón y Peña Nieto que en su historial de gobierno, de los cuatro, se guarda el registro de miles de acribillados, crecimiento del consumo de drogas y la fortaleza de los delincuentes.
Pero démosle la bienvenida al señor Zedillo, se ve bien de pelo cano y más cuando nos viene a confirmar lo que ya sabemos, nos viene a decir lo que él no hizo pero que recomienda haga otro. ¡Zas!

Te puede interesar