Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta solo con…

Se comenta solo con…

por redfinanciera
  • ¿Pues de qué lado están?
  • Por Carlos Ramos Padilla

RedFinancieraMX

Lo vuelvo a suscribir, el presidente no está para cuidar la moral pública, sino para proteger y estimular la legalidad.

No lo digo yo, lo marca la constitución que juramentó. Ahora nos pide no “linchar” a un presunto ratero: el embajador de México en Argentina.

Casualmente su incondicional Claudia Sheinbaum uso el mismo término para defender a Karen, esta mujer que despertó todas las alertas sociales y de gobierno por un supuesto secuestro mientras se divertía al interior de un antro.

No la linchen mediáticamente fue la expresión usada por las autoridades de la CDMX incluyendo a la procuradora.

¿Pues de qué lado están? Vamos hasta para celebrar el día internacional contra la corrupción sientan junto al Ejecutivo Federal a Manuel Bartlet.

¿Qué pasa con el gobierno? Propone amnistía a delincuentes, deja libre a Ovidio, protege y da asilo a un tirano como Evo Morales y ahora, después de 18 años de criticar, atacar y ofender a la mafia en el poder por corruptos, nos pide ser permisivos con el diplomático “porque todos cometemos errores”.

Pues debe saber el presidente que nuestra fama pública ha ido en picada en el mundo desde que entró la Cuarta Transformación.

Como nunca se han desatado burlas públicas a la figura presidencial mexicana en programas de comediantes y cómicos en el extranjero.

Y no son únicamente las duras críticas ante nuestra ausencia como nación en foros internacionales, sino las ocurrencias del tabasqueño salpicadas de frases trilladas y de poca monta: “abrazos no balazos”, “mi corazón no es bodega”, “lo que diga mi dedito” y otras tantas disonancias verbales que nos colocan muy mal parados.

El tabasqueño presume el crecimiento de las remesas cuando es una vergüenza que nuestra economía esté estancada, pero recibamos los sobrantes de aquellos compatriotas que expulsamos de casa por no darles los mínimos satisfactores.

México hoy está reprobado en economía, en confianza de los inversionistas, en educación, en estabilidad.

Vamos para abajo en turismo y la delincuencia nos asfixia en todo rincón del país. Su salida de “vamos requetebién” y “somos feliz, feliz” no encaja con un gobernante cuerdo que se empañaría por hacer crecer la dignidad nacional.

Dejar que humillen al Ejército, pretender desaparecer a las Fuerzas Armadas y entretener a la población podré con festivales callejeros (amlofest), es valorar la categoría social a una mínima expresión.

Hasta el momento ningún detenido por propiciar destrozos a monumentos nacionales.

Nadie en la cárcel por intentar en dos ocasiones incendiar rectoría en la UNAM. Y una interrogante de primer orden. ¿Un personaje como Alejandro Gertz por qué acepta esas condiciones? Una ex ministra como Olga Sánchez Cordero por qué pierde la línea ética en su vida pública?.

Pero primero hay que darles la voz a los Solalinde, a los Taibos, a los Sheinbaum, a los Noroña, a los Monreal, porque pedirle expresiones a Bartlet ya es mucho, sólo contesta “Chuchu, chuchu” . Entonces recapituló y vuelvo a preguntar: ¿de qué lado están?

Te puede interesar