Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta sólo con…

Se comenta sólo con…

por redfinanciera
  • Mala leche
  • Carlos Ramos Padilla*

RedFinancieraMX

Un presidente que respete su investidura y al pueblo que representa no necesita de escenografía un avión presidencial que no se vende para instrumentar su “mañanera” y hablar de lujos y corrupción.

Eso es actuar de mala leche y por muchas razones. Exhibir lo que él llama lujos ( una oficina, una caminadora y una caña) al interior de la aeronave es tener una visión manipuladora.

Si para él el TP01 ni Obama lo tenía es una mentira porque entonces amlo no tiene ni la menor idea de lo que es el Air Forcé One, pero más allá porque el mandatario no nos ofrece fotografías de los aviones privados y oficiales usados por Nicolas Maduro o Evo Morales que ahí si el abuso es impresionante cuando a través de fotografías se han exhibido hasta los manerales de los baños en chapa de oro.

Señalar que le resulta incómodo que la aeronave porte el nombre de Morelos y acusar como sinónimo de corrupción a un héroe nacional como Porfiria Diaz es manifestar una intolerancia muy marcada.

No entraré a la polémica si el General Diaz fue justo a no en su administración, pero recordaré algunas cosas a amlo que ignora o disfraza. Nunca será comparable Diaz a López de Santana. Diaz fue un valiente, un estratega militar y un héroe en la defensa de la patria invadida por los franceses en Oaxaca, Veracruz, Puebla, Ciudad de México y en el norte de nuestra geografía.

Además, y por lo menos Diaz hizo muchísimo más que lo que en casi dos años la 4aT ha heredado a México. Las grandes obras de infraestructura aún vigentes hoy en día se le deben a Diaz y eso sí, el General nunca mintió a su pueblo. Decir el presidente de México que el avión presidencial “es tan grande que las personas se ven pequeñas” es burlarse de la inteligencia de los demás y más cuando ataca nuevamente al expresidente Salinas de Gortari que ha sido una buena piñata en la fiesta de AMLO, pero nunca ha presentado pruebas o denuncias formales contra su divertido adversario.

Debemos entender que para tratar asuntos de altísimo rango y política es necesario una oficina que permita adelantar debates o proyectos antes de llegar al destino.

Ahí en esas reuniones intervienen personajes del gobierno o iniciativa privada que brindan información esencial en beneficio del país.

Esto no se logra en una fila de un avión comercial entre los pasajeros y gente ajena a los problemas nacionales.

El presidente de México debe mantener buena salud, ecuanimidad, excelente presentación al arribo de su destino porque está representando a una nación y más luego de un trayecto de más de 15 horas.

No es meritorio para el país recibir a un mandatario con guayabera arrugada, cansado, sin dormir, sin información fundamental y siendo desalojado del avión por seguridad de los otros pasajeros.

No es lo mismo que un comandante de vuelo extranjero se haga responsable de la vida de nuestro presidente que un militar de alto rango adiestrado a contingencias o altercados que pongan en riesgo la integridad del mandatario.

Eso no lo dice AMLO, bien lo sabe ocultar porque está acostumbrado a vivir políticamente de una falsa mercadotecnia que lo intenta dibujar de honesto y pobre, por eso pasa del Tsuru a Aeromar.

Que se castigue la corrupción, los despilfarros, los abusos, pero porque en una mañanera no coloca el presidente detrás de él la fotografía de sus más cercanos llenos de privilegios, riqueza y frivolidades que hoy están costando mucho a todos los mexicanos y ellos también tienen nombre y apellido.

*Presidente de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y tv

*conductor del programa Va En Serio mexiquensetv canal 34

Te puede interesar