Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta solo con…

Se comenta solo con…

por redfinanciera
  • Todólogo
  • Por Carlos Ramos Padilla*

RedFinancieraMX

En tiempos remotos y semiactuales la oposición de izquierda fue tajante y dura criticando a los gobiernos en ejercicio.

A cada remoción, trueque, cambio o contratación de burócratas se quejaban de que eran todólogos, especialistas de todo y nada.

Saltaban de una secretaria a otra, de un cargo a otro, de una responsabilidad a otra. Y eso debería, tenía que acabar. Pero hoy el fenómeno es distinto.

Muchos incrustados en el gobierno son inexpertos, carecen de conocimientos, algunos no tienen título profesional, no están calificados otros ni las pruebas de confianza pasaron y hay quienes tardaron 14 años en terminar sus estudios académicos, pero y ahí están.

Frente al enorme equipo de burócratas hay un ejemplo superlativo de dominio, me refiero al presidente de México. Lejos de sus resultados o expectativas nos ha maravillado en las mañaneras por su exagerado conocimiento en todas las materias.

Los vemos ejerciendo dogmas, historia, presunciones, determinaciones, conclusiones. Coloca calificativos, evalúa trabajos y personajes, menosprecia, ataca, crítica.

Tiene el don de la ubicuidad. Lo conocemos por sus homilías, oratorias, discursos, planteamientos, proyectos, visiones del pasado y futuro, amplio conocedor de biografías. Sintetiza, exprime, se condecora como sacerdote, profesor, historiador, meteorólogo, periodista, articulista, gobernante, juez, legislador, profeta, crítico, contador público, médico especialista en pandemias, promotor de la paz, gesticulador, organizador de rifas, procurador, bromista, ocurrente, ingeniero, agente migratorio, deportista, agente del ministerio público, explotador petrolero, policía, soldado, médico, pontífice, agrónomo, constructor de aeropuertos.

De todo sabe, para todo tiene respuestas al grado de autocalificarse el segundo mejor gobernarte del mundo. Es una maravilla, aunque hay que reconocer que es monolingüe, no conoce el mundo, no ha viajado, carece de cuentas bancarias y tarjetas de crédito y su mejor intención es convertir al país en fanático de su pasión: el béisbol.

Pero de ahí en adelante exhibe mejores tarjetas de presentación superando a cualquier estadista contemporáneo. Sabe responder en español a todas las aseveraciones sin importar geografía, estilo, firma o idioma.

Puede reprender al Papa o al Gobierno español.

Presenta la divina virtud de exonerar, bendecir y perdonar, pero también de sancionar, descalificar o castigar.

Es un prodigio de ser humano. Sigue como candidato siendo presidente y también asume la posición de juez electoral. Sus consejos sanitarios contra una pandemia universal hacen que los mandatarios del mundo nos condecoren con adulaciones y festejos.

Es un halago, un prodigio, un asombroso beneficio contar con un personaje de estas proporciones. Gesticula con el rostro, con “el dedito”, sabe que es una chachalaca, les proporciona a sus adversarios epítetos coquetos como al “canallin”.

Manda abrazos, busca a las madres de matones para corregir a sus vástagos y reducir los índices de criminalidad. Sabe buscar en el extranjero a los defraudadores del país y los encuentra para auxiliarlos si presentan anemia o síntomas que ameriten hospitalización.

Vamos es inmune hasta al coronavirus, por tanto, habremos de concluir que los anteriores todólogos fracasaron no por falta de conocimientos, sino por conservadores resentidos, por corruptos.

Hoy en día eso no existe, las dádivas fuera de la ley son “aportaciones” y quienes son presentados ante la opinión pública como defraudadores tiene el permiso de solicitar cárcel para los periodistas. Insanos, malnacidos aquellos neoliberales todólogos, no han entendido a la 4aT.

*Presidente de la Academia Nacional de Periodistas de radio y tv

*Conductor del programa Va En Serio MexiquenseTV canal 34.2

Te puede interesar