Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta solo con…

Se comenta solo con…

por redfinanciera
  • Gestos
  • Por Carlos Ramos Padilla*

RedFinancieraMX

“Con grandeza vive quien hecho a grandeza está”

Jorge Zúñiga Campos

No sólo de palabras (expresión verbal) el hombre y la mujer se definen ante los demás.

Su comportamiento, el lenguaje corporal, los gestos y manías, permiten conocer su personalidad, sus inseguridades y sus fortalezas.

Hombres universales como Kennedy impactan por su contundencia y su integridad en todos sentidos.

Su voz, su tono, su matiz, su expresión, su fuerza, su ánimo, su talento, todo va en un sentido, en una congruencia y entonces impacta y penetra.

Viendo de frente a su nación dice” antes de que termine esta década levaremos a un hombre a la luna y lo regresaremos sano y salvo, y lo vamos a hacer porque la tarea no es fácil sino difícil”.

Obama reunía en la Casa Blanca a lo mejor de lo mejor, lo más selecto en su especialidad para premiarlos, para condecorarlos por su excelencia y servicio al país, no a un partido, no a un grupo: a su nación.

Los condecoraba y más tarde expresaba que de cada uno de ellos había aprendido algo importante: a hacer negocios, a cantar, a bailar, a profundizar en la política, a soñar, a entender al mundo, a compartir, a saber, manejar la fama y que, por ello, por la suma de esos elementos él había podido llegar a ser presidente.

Ángela Merkel, diseña con palabras un plan de acción para defender la vida de los alemanes contra la pandemia.

Con la seriedad del caso gira instrucciones, da recomendaciones, aplica políticas públicas, se crece y crece a los demás, convence y vence: educa. Joe Biden cambia pautas para fortalecer a Estados Unidos, mide la peligrosidad de la pandemia e inicia una vacunación sin precedentes, 20 millones por día, pero es honesto, directa, claro y preciso.

“Durante este mandato y en el futuro ningún estadounidense dirá: no puedo respirar”.

Trudeau explica a su pueblo porque lleva un tatuaje y es debido a que corresponde a sus orígenes y a su tribu.

Trae impreso su pasado para entender su futuro. Se funde con sus raíces para mostrar que el tronco es sólido y el follaje abundante.

Establece las bases para dirigir a su nación a competir con los grandes entre los grandes.

Colosio arremetiendo a contracorriente le dice al pueblo “veo a un México con hambre y sed de justicia” y en esa expresión se liga con los anhelos y sentimientos de la gran mayoría.

O Luther King que con 4 palabras movió la conciencia de millones: “I have a dream”. Se genera entonces el liderazgo. “La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia” expresó Churchill.

“La felicidad es cuando lo que piensas, dices y haces están en armonía”, Gandhi. “el carácter es como un árbol y su reputación como su sombra” apuntó Lincoln.

“Pobre México tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”, Porfirio Díaz. “Si a la gente no le gusta el marxismo culpemos al museo británico” Gorbachov.

“Dios me dio el don de jugar fútbol el resto lo conseguí porque me cuidaba y me preparaba” Pelé. “la libertad no necesita alas, necesita echar raíces” Octavio Paz.

“Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”. “La paz es una elección consciente” John Denver.

“Ser honesto puede no hacerte conseguir muchos amigos, pero siempre te dará los correctos” Lennon.

“La vida es sólo un viaje” Lady Di. “Somos lo que decimos en tribuna” José Monroy Zorrivas.

Sin embargo, hay contrapartes. A falta de argumentación, razones, planteamientos, vienen los ataques, la agresión, la repartición de culpas.

La figura se ve cansada, sin energía en el discurso, cansado, sudoroso.

Se nota desarticulado, descuidado, mal hecho el nudo de la corbata, el pantalón flojo, largo, arrugado.

Ante la inseguridad requiere de un estrado para sostenerse, para darse seguridad.

Al no encontrar respuestas imagina, fantasea y se atropella entre silencios e ideas entrecortadas.

Su caminar es de hartazgo, no pisa firme, no tiene rumbo.

Son personajes que no ven de frente, juguetean con las manos y dedos, les tiemblan las piernas, las balancean.

No dejan huella de su presencia por chaparritos y baratos y distraen con algo así como “por culpa de los periodistas no hay médicos para atender la pandemia…los abogados son traidores de la Patria…cállate chachalaca”.

No encuentran la dimensión exacta de su responsabilidad, se confunden y confunden a los demás.

Gritan para creer que tienen autoridad, no replican a cuestionamientos lo sienten como agresión, “no voy a caer en provocaciones”.

Los factores más importantes para ganar liderazgo, jerarquía, presencia, es saber escuchar, saber analizar, entender, asumir, corregir, evaluar.

Saberse rodear de expertos, de doctos en temas específicos y aprender antes de tomar decisiones es vital. De no hacerlo así viene la imposición, el autoritarismo.

No hay frase sabía que recordar de Nicolás Maduro.

No hay memoria para escribir algo alentador para Cuauhtémoc Blanco.

No trasciende nada en absoluto de figuras como Fernández Noroña porque su objetivo es humillar al semejante y eso no alimenta ninguna relación.

Captar la atención y lograr recordatorios no es tarea fácil.

La mística, los escrúpulos, los valores, la moral, todo junto en empaque se ofrece para la retroalimentación.

¿Qué recuerda usted de Alfredo Adame que pueda instruir a sus hijos, que les pueda transmitir algo nuevo y vigorizante para crecer hoy día?

¿Cuál es el estímulo a la grandeza que le puede regalar Félix Salgado o Epigmenio Ibarra?

Por ello deben ganar espacio los más aptos, los capacitados, los que son premiados por la historia por su fortaleza para crear nuevas sociedades, con más educación.

Vamos los que no engañan ni mienten. En otras geografías se está premiando a los que con su intrepidez están llegando a Marte, son conquistadores; lamentablemente aquí se cobija a quienes más propiedades pueden adquirir, aunque no correspondan a sus ingresos, se les da poder para negociar impunidades compartidas.

Se detona el odio, la separación, el reto imbécil a derrotar al otro a navajazos de vecindad.

Sí, los gestos dicen mucho, pero para mantener firme la mirada y sostener con honor la palabra se necesita algo que pocos alcanzan: tener clase.

*Conductor del programa Va En Serio MexiquenseTV canal 34.2

Te puede interesar