Inicio ColumnistasSe comenta solo con… Se comenta sólo con…

Se comenta sólo con…

por redfinanciera
  • Porfirio
  • Por Carlos Ramos Padilla (*)

RedFinancieraMX

Al paso del tiempo, cada día, Muñoz Ledo y yo sumamos cosas en común, somos universitarios, figuras públicas, compañeros de transmisiones en MexiquenseTV y amigos.

Te conocí por mi ejerció profesional e incluso en alguna ocasión, en serio y no en broma, te cuestioné ante una respuesta muy cimentada como acostumbras, si no te pesaba el coeficiente intelectual.

Eres parte de la historia política de este país y un enorme tribuno, orador de impacto.

Algunos en redes te sellaron como “universal” por tu contundencia al hablar del intento por menospreciar a la Constitución y demoler intencionalmente a los tres poderes de la Unión.

Dijiste: “Este es un viaje sin retorno, o nos vamos a la democracia o nos vamos al autoritarismo… Al tomar posición de la presidencia de la mesa directiva de esta Cámara es definir si merece su nombre de Honorable Congreso de la Unión, aquí parece haberse erradicado la virtud del honor… No formo, con toda la fuerza de mi ser, parte de una violación tan flagrante, innecesaria y reversible a la Constitución… Me opongo, con toda la fuerza y convicción de mi ser, con todo el esfuerzo memorioso que hemos hecho desde 1988 para instaurar en el país un orden democrático y no una Republica  autoritaria a este insensato proyecto de violar posiblemente la Constitución Política del país… Se está y se podría estar cometiendo perjurio, un delito del orden común y significa que se falta a la protesta que se ha cumplido… Lo que más me duele y más me hiere es la violación de mis compañeros de partido… Se está pisoteando la dignidad de las personas… Les digo a mis compañeros de partido, no somos rebaño, no somos cardumen, somos diputados de la nación”. Hasta aquí, algunas citas de su reconocida arenga pero con todo el respeto que nos une Porfirio quiero señalarte que llegas tarde, porque te has dejado engañar y nos han engañado ustedes a nosotros.

Has sido presidente de dos partidos, PRI y PRD, y ambos están en el descrédito.

Rompiste con el sistema que te formó con ideales de cambio, pero sabías perfectamente que te estabas aliando con los grupos de choque más antagónicos a la democracia.

Grupúsculos de golpeadores, sindicatos corruptos, activistas en guerrillas, políticos disfrazados de izquierda sin serlo.

Sabias que gente como Cárdenas, Ricardo Pascoe, Ofelia Medina, Dolores Padierna, Patricia Anchondo y muchos más usaron de trampolín al EZLN para demoler a las instituciones.

Yo te visite cuando eras presidente del PRD para informarte y solicitar tu intervención a fin de evitar que “secuestraran” estaciones de radio en Chiapas por encapuchados y tu respuesta fue: “Cabeza no gobierna pies”.

Supiste que López Obrador cometía actos ilícitos contra las leyes, cerrando vías federales, tomando instalaciones petroleras, bloqueando lo mismo el zócalo que Reforma, y aun así lo apoyaste y lo encumbraron sabiendo que los iba a traicionar.

Caso último, tu intención de dirigir a Morena.

Conociste, Porfirio, a la perfección la estrategia golpista de Camacho y Ebrard para obstruir la campaña presidencial de Colosio y ahí estas compartiendo militancia con Marcelo.

Hoy hablas de respeto y te recordamos con tu interpelación en un Informe Presidencial.

Eres diplomático de primera línea, pero guardas silencio ante el ridículo del presidente en el G20, en Washington o recientemente con la Cumbre sobre Medio Ambiente.

No se trata que seas confrontador con la mayoría de tus colegas diputados morenistas, bien adiestrados y como señala el presidente, “maiceados”, siendo de convicciones tendrías, por las humillaciones y afrentas que has registrado, renunciar a un partido de arribistas y mentirosos que se trepan en tu prestigio para brillas ellos.

Estar ahí es ser cómplice por muchos y buenos discursos mediáticos.

Continuar ahí te hará corresponsable de las políticas crimínales por la pandemia o lo que se espera en las próximas elecciones, y lo sabes.

No seré indiscreto, pero recuerda que un día durante una comida un cercano colega te dijo: “Porfirio, termina tu vida política con estatura para que seas bien recordando”, y diré que ahí estaba también Fausto Zapata (QEPD).

Porfirio estás llegando tarde porque la serie de ocurrencias y desatinos de tus compañeros de partido tienen más velocidad que tus reflejos.

Este no es el país que esperabas pero has colaborado para que así sea.

Entregar las leyes y la nación misma a una chusma de oportunistas no es meritorio de presunciones.

Nada reclamaste cuando al grito de fraude en este país se instauró la presidencia “legítima” o si lo hiciste no fue con la dureza de tu último discurso que fue bien escuchado por millones.

Hoy estas en el equipo de Bartlett. Hoy te meces en la marea de las “mañaneras” aceptando que los periodistas somos “los culpables de que no haya médicos para la pandemia”.

A tus amigos de siempre, con los que guardas lealtad, gratitud y vida, han recibido el tatuaje de mafia, de corruptos, de fifís, de conservadores y hasta de fantoches.

Has sido diputado, senador, secretario de Estado y tu dime si es congruente si es real y verdadero lo que ocurre en la SEP.

Entiendo no te podrían sostener un debate las actuales autoridades y sabes que están ahí por facturas políticas con el Ejecutivo.

Porfirio has transitado por el PRI, PRD, PARM, PT y Morena, eso no habla de congruencia ni encaja, menos cuadra, con tu reciente discurso.

Has sido embajador de México ante la ONU y la UNESCO y han hablado otros y más alto sobre las pifias de la 4aT que tú.

Sí, empleaste la máxima tribuna para lucir tus cualidades de orador, de político, pero insisto, llegaste tarde.

Levantaste la mano al personaje equivocado y usando tus propias palabras sabes Porfirio, el riesgo y peligro que corremos.

Tu no estas acostumbrado ni preparado para entenderte con la delincuencia, con los sicarios, con los defraudadores, con los estafadores, con los arribistas, con los anarcos de corbata.

Defiende a la Constitución en los hechos y a ti mismo y eso se reflejará en los demás, eres doctor en Ciencia Política y en Derecho Constitucional en la a universidad de Paris, no te midas ni equipares con figuraras como Félix Salgado, Epigmenio Ibarra o Cuauhtémoc Blanco, tu historia la han intentado escribirla de manera diferente.

No olvides que al triunfo  de AMLO afirmaste que “el presidente electo Andrés Manuel López Obrador habló de la “Cuarta Transformación del País”, esta podía ser viable y se podría armar un nuevo tejido de relaciones sociales, pronunciándose por un cambio de fondo pero sin imposiciones y un cambio democrático en serio, entregarle la banda presidencial a AMLO representó la culminación de una historia política iniciada en 1988 de desafío al poder, de recuperación de la historia y la democracia y la culminación de su vida pública, mientras que el gran deber será “sanear a las instituciones republicanas”.

Espero rectifiques estas valoraciones en los términos de cambios sin imposiciones y que el, gran deber será sanear a las instituciones republicanas.

Si insistes en ello estás en tu derecho, pero si no es así hay salidas con clase de lugares en donde nos menosprecian.

Ahora, ¿cuál a tu criterio es el desafío al poder? Y que conste que es pregunta.

(*) Conductor del programa VaEnSerio, MexiquenseTV, canal 34.2

Te puede interesar