Inicio Negocios UNNE opera como empresa de clase mundial

UNNE opera como empresa de clase mundial

por redfinanciera
  • Familia, colaboradores y trabajo en equipo, pilares fundamentales para el éxito
  • Anuncia Noé Paredes Meza inversiones por 500 mdd para los próximos 3 años
  • Por Gerardo Flores Ledesma

RedFinancieraMX

Respetado y respetable, con una filosofía de valores donde la familia y el trabajador son pilares fundamentales para el éxito que ha tenido Unión de Negocios (UNNE), corporativo al cual dirige desde que cumplió los 22 años de edad, Noé Paredes Meza, administrador por vocación, pero también político por convicción, observa desde el horizonte hidalguense la forma en qué se ha desarrollado el proyecto que fundaron sus padres y que hoy se ubica entre las 10 más importantes marcas de logística en el país.

Asentado en sus oficinas del municipio de Tula, Paredes Meza señala a sus tres hijos (Noé, Pablo y Daniel) como el eje más importante de su vida; subraya que, como empresario, puede levantar la frente en alto porque todo lo obtenido ha sido gracias al esfuerzo y trabajo personal y de equipo, con su familia y trabajadores.

Egresado de la Universidad Anáhuac e hidalguense de origen, aclara que UNNE tiene todo listo para operar en el mercado bursátil, pero aún no está convencido de ello, y adelanta que en los próximos 3 años invertirá 500 millones de dólares.

Expone que hay un plan maestro para desarrollar un parque industrial verde en Tula, en donde la generación de insumos del parque serán verdes. El proyecto tiene su base en la obtención de energía de los residuos para su uso industrial o residencial.

Y dice: “Con ello, queremos ayudar a quitarle a Tula el nada grato mote del municipio más contaminado del mundo. Es un proyecto a tres años y una inversión por 300 millones de dólares”.

También se desarrollará una terminal de almacenamiento en Atotonilco, Hidalgo, cuya inversión es por 200 millones de dólares, y otros 60 millones de dólares para la creación de un parque de 100 hectáreas en Tula para generación eléctrica-solar.

El director general de UNNE apunta que se tienen contempladas también inversiones para renovar y ampliar una flota de 250 tractocamiones.

Destaca que el sector de los hidrocarburos y la minería, se mantendrá como negocio en el futuro, pero también lo serán la industria eléctrica y el gas natural comprimido.

Considerado como uno de los 10 personajes más influyentes en la vida social, política y económica del estado de Hidalgo, Paredes Meza se autodefine como un hombre católico, priista no vergonzante y absolutamente partidario del honor y del respeto por la palabra empeñada y que se cumple.

Claro y directo en su forma de hablar y actuar, sin tapujos ni rodeos, porque detalla que esa manera de conducirse en la vida no debe ser considerada como agresión, sino como una máxima de que la crítica que construye es la que debe prevalecer. También dice que esa cultura de trabajo se inyecta y adhiere todos los días en todos sus colaboradores.

El director general de UNNE precisa que en el país no se ha terminado la corrupción, ni el huachicol, y que son falsos los dichos del gobierno cuando afirma que se han reducido los delitos, los precios de los combustibles o atajado los elevados costos del peaje en la red carretera nacional.

El hombre que hoy dirige los destinos del corporativo que nació en 1972, cuando sólo era un negocio de venta de materiales para construcción y que celosamente vieron crecer sus padres: Doña Rosalía Meza Rudiño y Don Noé Paredes Salazar, también es conocido en la entidad por ser un férreo impulsor del deporte, la educación y la cultura.

Con las riendas en las manos desde 1994

Desde los 11 años de edad, cuando tomaba como un juego el negocio de sus padres -según rememora-, Noé Paredes Meza vio crecer a la empresa, justo cuando en 1986 nació TransPac y se le dio forma a Expromat, que se dedicó a la extracción y transporte de materiales.

En 1993 se fundó Operadora Comercial Pame, un nicho del negocio de lo que hoy es UNNE que se abocó al renovado de llantas, y un año después -en 1994-, Paredes Meza se hace cargo de la dirección general, porque su padre incursiona en la política como alcalde de Tula.

Da detalles de ese entonces, sin añoranza, pero sí con satisfacción del deber cumplido: “Imagínate, yo agarro los negocios en el 94 y mis buenos días fueron en la crisis de ese año”.

Noé Paredes Meza se refiere a la crisis de los Tesobonos, que trajo consigo la más grave devaluación y quiebra de bancos de que se tenga memoria en México. “Imagínate mi recibimiento como director del grupo… Fue terrible”, agrega.

Y matiza: “En ese año, no teníamos ni para las nóminas, no había trabajo, se nos duplicaron los pagos, nadie nos pagaba, teníamos créditos en dólares. Creo que en un mes aprendí todo respecto a las crisis económicas y financieras”.

El timonel de UNNE, que en 1998 dio vida a Transportación Carretera (TRACSA) y en 1998 a DICOMEX como oferente de combustóleo y diesel, hace un símil de la crisis de 1994 con la pandemia de 2020-2021, con sus debidas proporciones: “Cuando te hablo de pilares es porque hay solidaridad, a la gente se le pagaba sólo una quincena y creyó en nosotros”.

En 2007, el corporativo UNNE da vida a TRAFESA, en asociación con Transportes Especializados Cantú Segovia, para mover refinados de Pemex, y en 2012 nace la Terminal Intermodal Logística de Hidalgo (TILH), negocio que se consolida cuando se hace una alianza con HPH (Hutchison Port Holdings), para facilitar el tránsito y trámites para diferentes productos, incluidos algunos cuyo origen o destino final es el extranjero.

Cumplir leyes y satisfacción de clientes

En 2016 se adquiere Express y Tanques Especializados, operación con la cual fortalecen la transportación de hidrocarburos.

El director general de UNNE se arrellana en su sillón, mientras nos observamos a través de la pantalla de nuestras computadoras, ya que debido a la pandemia las entrevistas vía zoom se han vuelto pan de todos los días. No le veo tomar agua, aunque dejaron a su alcance una botella con el vital líquido. Sonríe y, sin desviar la mirada, puntualiza: “UNNE no le pertenece a la familia Paredes, sino a mil 200 personas que colaboran con nosotros todos los días. Nuestra obligación es cuidar y acrecentar esas fuentes de trabajo”.

Detalla que cada etapa del negocio requiere de nuevas herramientas y tiene un escenario completo de lo que cada segmento requiere.

De ese modo, resume al corporativo hasta el día de hoy: “Estamos en el lugar 8 del transporte en México; somos del top 10 del transporte, y aunque esos logros son motivo de orgullo, lo son también de preocupación, porque implican un reto, un esfuerzo”.

Ejemplifica y añade que las empresas deben cumplir y respetar las leyes, satisfacer a sus clientes, abanicar a la cultura y a la ética en los negocios. “Eso también implica un esfuerzo mayor, porque de repente hacer las cosas fáciles lleva a romper nuestras reglas, y no lo vamos a hacer de ninguna manera”, precisa.

Noé Paredes admite que sería arrogante decir que el 100% de los trabajadores -la mayoría de ellos operadores de grandes camiones de carga- cumple con esta filosofía, pero insiste en que a eso se abocan todos los días. “Incluso en este mes iniciamos un proceso para reforzar nuestra cultura organizacional y para transmitir a los colaboradores de UNEE eso que platico”, detalla.

El director general de UNNE hace hincapié en que no sólo se pule esta filosofía de trabajo, sino que también es partidario del fomento de la responsabilidad para que los equipos trabajen de manera autónoma y expedita. “No queremos que un colaborador pregunte al jefe cómo proceder, sino que los propios equipos se autogestionen”.

En 10 años llegó al Top 10 de las empresas de logística

Explica que el corporativo descrito también se presume como una empresa socialmente responsable, y que sus directivos están preocupados por el ambiente por el tratamiento de los residuos.

– ¿Cuál ha sido el promedio de crecimiento de la empresa?

Paredes Meza se queda reflexivo por unos momentos, mientras saborea la pregunta y retrocede mentalmente en el tiempo. Vuelve la vista a la pantalla del ordenador y jubiloso responde: “Fíjate que hace poco tiempo estuve revisando la tabla del Top 10, porque a veces uno no se detiene en ese tipo de cosas, uno viene y trabaja, pero de repente, volteas -a ver las estadísticas-, y ya estás en el top 100, y luego ya estás en el top 10”.

Toma un instante y agrega inmediatamente: “Pero no analizas lo que haces y a qué nivel. Me dio orgullo saber que somos los nuevos entre los 10 más importantes. Los otros han estado por generaciones, pero nosotros somos de los de más rápido crecimiento para llegar de ese Top 100 a ese Top 10”.

Y precisa: “Es difícil medir estos en números, pero si puedo decir que en 10 años pasamos del Top 100 al Top 10”.

El camino no ha sido fácil, cuenta, porque el consorcio ha sufrido altibajos, pero también ha habido crecimiento gracias a las adquisiciones. “En este camino hemos adquirido tres empresas de transporte y en estas mezclas hemos llegado a estos niveles”, aclara.

Aunque tiene maestrías en Harvard y formación en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE), a Paredes Meza tampoco le gana la presunción de lo académico con la pujanza económica, y se autodefine con claridad cuando se le pregunta: ¿Qué se siente ser de los 10 empresarios más influyentes del estado? Y responde rápidamente: “Significa una gran responsabilidad, porque mucha gente te ve. Cuido mucho el nombre de empresario”.

Prosigue con la remembranza de un éxito fílmico de Disney: “Un día vi el Rey León, y una frase me movió, porque el papa le dice al hijo: “Cuida tus pasos”, y el leoncito le contesta: “Cuida los tuyos porque yo voy siguiendo tu huella”. Esa es otra motivación”.

Con la frente el alto

Noé Paredes dice que para él fue fácil caminar con valores en el mundo empresarial, y que tuvo mucha gente en su alrededor, principalmente sus padres, que no le dieron una empresa sino un nombre y un prestigio.

Agradece las consejas y moralejas que le dejaron sus parientes cercanos, un tío paterno y su abuela materna -uno campesino y la otra viuda a los 39 años con 8 hijos a cuestas-. Aquel le enseñó a no perder el ánimo, a reconocer el valor de una cosecha ganada y cinco perdidas. De ella, nos relata, aprendió el significado de las palabras compromiso, palabra empeñada y trabajo. Ambos -remata-, son motivo de orgullo.

El director general de UNNE, inconmovible, se refiere con irritación, disgusto o escozor, como quieran llamarle, menos envidia, a quienes disfrazados de empresarios se quieren volver o se tornan multimillonarios en un día.

Y puntualiza: “Eso sucede hoy, desgraciadamente, y me da mucho coraje por el país, por el gremio empresarial. Hoy se han revuelto los ladrones con los empresarios, los políticos buenos con los malos, y esa revoltura al país no le ha venido bien”.

Destaca que a UNNE le ha ido bien, gracias a Dios, y aunque no son el consorcio número uno en logística en el país, “puedo dormir tranquilo y presumir a mis hijos con toda libertad lo que hacemos, cómo lo hacemos y a la sociedad la podemos ver con la cara en alto”.

El hombre que ha dirigido el pasado y presente de UNNE, pero que también traza el futuro del consorcio, subraya que ni al gobierno actual ni a los pasados les debe ninguna concesión de privilegio ni tampoco contratos adjudicados.

Noé Paredes Meza resalta que en el actual gobierno hay mucha gente ineficiente en cargos públicos, los cuales no son éticos ni honrados, y tampoco deciden. “No hay con quien hablar”, dice, y agrega hace falta participación en lo político para no dejar que aquellos hagan transas con dinero público y para desarrollar políticas públicas que satisfagan a los mexicanos que tenían un ánimo de cambio y ello no ha sucedido.

Y espeta un colofón lapidario para la población en general, para el gobierno y para sus colegas empresarios: “Sin ser tendencioso, este es el peor momento que he vivido como empresario con un gobierno”.

Te puede interesar